30 de noviembre de 2019
30.11.2019

La operadora de helicópteros Babcock se protege ante un posible Brexit duro

La firma buscará un socio nacional para no perder la licencia si se produce una salida sin acuerdo del Reino Unido

29.11.2019 | 23:07
Uno de los helicópteros de Babcock.

Iberia no es la única compañía aérea española que puede tener problemas si, finalmente, el Reino Unido abandona la UE sin acuerdo. La normativa europea, que exige que al menos el 51% del capital de los operadores esté en manos de nacionales o de empresas de un estado miembro para mantener su certificado, también podría poner en aprietos a la división española del grupo Babcock, la compañía de helicópteros con sede en Mutxamel y que tiene su origen en la antigua Inaer fundada por Luis Miñano, pero que ahora forma parte del grupo homónimo, domiciliado en las islas británicas.

La firma, que tiene adjudicados los servicios de extinción de incendios y de emergencias de numerosos gobiernos autonómicos y otros organismos públicos, ha decidido tomar cartas en el asunto y ha reordenado sus activos con el fin de facilitar rápidamente la entrada de un socio local, en el caso de que fuera necesario para evitar la pérdida de su licencia. Así lo confirmaron ayer desde la propia compañía, después de que las cuentas de varias de sus sociedades españolas recogieran estos movimientos.

En concreto, el grupo ha decidido segregar de su principal firma en el país, Babcock MCS España -la que tiene el Certificado de Operador Aéreo y la que firma los contratos con las administraciones-, la propiedad de las aeronaves y toda la división dedicada a su mantenimiento y reparación, que han ido a parar a a Babcock MCS Fleet Management. Además, ha domiciliado la matriz de la primera en Malta.

De esta forma, el grupo británico tratará de mantener el control total de su filial española pero, si no lo consigue, está preparado para dar entrada rápidamente a un socio local, que tomaría una participación mayoritaria, sin perder la propiedad de los helicópteros.

Cara y cruz


En cualquier caso, fruto de esta segregación, Babcock MCS España ha visto cómo su volumen de activos se ha reducido a la mitad, desde los 302 a los 153 millones de euros, mientras que su volumen de negocio disminuyó de 168 a 133,9 millones. La compañía, además, prolongó la situación de pérdidas en la que ya había entrado en el ejercicio anterior, con unos números rojos de 4,7 millones, con los que la mercantil justificó un recorte de sueldos a sus trabajadores, que provocó las protestas de estos. Por su parte, Babcock MCS Fleet Management, elevó sus activos de 345 a 588 millones, y multiplicó por más de cuatro veces su facturación del año anterior, que pasó de 21 a 89,4 millones de euros. Eso sí, este aumento de la cifra de negocio no se tradujo en mayores beneficios, al contrario, esta sociedad vio caer sus ganancias de los 10,4 millones del ejercicio precedente a 5,4 millones, de acuerdo con las cuentas depositadas en el Registro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook