28 de noviembre de 2019
28.11.2019
Pero reduce el beneficio

La concesionaria del hospital de Dénia mejora su facturación pero reduce el beneficio

Marina Salud reconoce en sus cuentas 93 millones en liquidaciones pendientes al Consell y sus proveedores

28.11.2019 | 00:23
El hospital de Dénia.

La concesionaria del área sanitaria de Dénia, Marina Salud, vio incrementada su cifra de negocio el año pasado, en el que ingresó hasta 124,4 millones, lo que supuso un aumento de 845.000 euros, gracias a las mayores aportaciones de la Generalitat, que lograron compensar la caída de los pagos realizados por otro tipo de clientes. Así consta en las cuentas anuales que la compañía, participada en un 65% por DKV y en otro 35% por Ribera Salud, acaba de depositar en el Registro Mercantil.

En concreto, las aportaciones del Consell pasaron de 114,9 millones a 118, debido al aumento de la población protegida por la sanidad pública en su zona de influencia, según fuentes oficiales de la firma. En cualquier caso, la concesionaria no fue capaz de trasladar este incremento a los beneficios, que se redujeron a la mitad, al pasar de los 3,3 millones contabilizados en 2017 a los 1,7 del pasado año. Una diferencia que se justifica por el aumento del gasto en productos farmacéuticos -que se incrementó de 16,3 a 17,9 millones- y también de la partida de personal, que se elevó de 50,6 a 53,6 millones de euros.

En este sentido, cabe recordar que la concesionaria ha tenido que hacer frente este año a las movilizaciones de sus trabajadores, a los que un juzgado reconocía el pasado mes de julio el derecho a recibir el complemento por carrera profesional, aunque estas cuentas aún no recogen el efecto de esta decisión.

Lo que sí consta en los balances de la mercantil es una partida de 93 millones de euros en liquidaciones pendientes que, como el propio informe indica, en su mayoría corresponden con cantidades que la concesionaria debe devolver a la Generalitat tras ajustar el dinero recibido al realmente gastado en las prestaciones públicas. Un ajuste de cuentas que debería efectuarse anualmente pero que, sin embargo, no ha sido hasta este año cuando la Conselleria de Sanidad ha empezado a aplicarlo. Así, el pasado julio realizó los cálculos de los ejercicio de 2009 a 2013 que, en aquella ocasión, resultaron con un saldo favorable a Marina Salud de algo más de un millón. Sin embargo, Sanidad prepara ahora las liquidaciones de 2014 a 2016 que, según las fuentes consultadas, obligarán a la concesionaria a devolver alrededor de 50 millones, a los que luego se añadirán los de los años posteriores. En este sentido, desde la Generalitat aseguran que siguen con las negociaciones para revertir la concesión y devolver el área a gestión pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook