23 de noviembre de 2019
23.11.2019

El conglomerado de plástico de los Sala recupera facturación y vuelve a la cota de los 200 millones

La mejora de las ventas en España y en Europa tira de la cifra de negocios de Samar, que busca nuevos mercados en el Caribe y Centroamérica

22.11.2019 | 21:54
El propietario de Samar Internacional, Vicente Sala Martínez.

La compañía apuesta por los polímeros para la fabricación de envases alimentarios para crecer.

Parece que el acuerdo al que llegaron el año pasado Vicente Sala Martínez y sus hermanas para repartirse la herencia familiar, que dejó en manos del primero el conglomerado industrial de la familia, permitió a la compañía recuperar el pulso comercial y mejorar sus cifras de negocio. Así, tras dos años consecutivos de caídas, la mejora de las ventas en el mercado nacional y en el resto de la Unión Europea devolvieron la facturación de la firma de plástico por encima de la cota de los 200 millones de euros, que había perdido en el ejercicio anterior.

En concreto, de acuerdo con las cuentas consolidadas que Samar Internacional ha depositado en el Registro Mercantil -que se conocen apenas unos días después de que los tribunales exoneraran a Miguel López del asesinato de la matriarca de la familia, María del Carmen Martínez-, el conglomerado alcanzó el año pasado unos ingresos de 205 millones de euros, un 3% que en 2017. Una evolución que, desde la propia compañía, atribuyen al aumento de los volúmenes que distribuyeron las distintas sociedades que componen el grupo y a la estabilidad que registraron los precios de los materiales que comercializan.

Eso sí, esta mejora no se trasladó a los beneficios, que se redujeron notablemente desde los tres millones de euros del año anterior hasta poco más de un millón. Un recorte que se debió, por un lado, al aumento de los costes financieros y, sobre todo, a la negativa evolución de los tipos de cambio de varias divisas sudamericanas, un continente donde la firma especializada en la distribución de polímeros para la fabricación de artículos de plástico tiene alguno de sus mercados más importantes.

No en vano, la compañía tiene filiales en Colombia, Argentina, Brasil, Uruguay, México o Perú, entre otros países de la zona. Además, el año pasado puso en marcha otra sociedad -SM Resinas Americas-, domiciliada en Texas, según consta en el informe de gestión del grupo. Una compañía que el hijo del expresidente de la CAM Vicente Sala ha creado para ejercer de central de compras para el grupo, ya que varios de sus proveedores se encuentran en este estado norteamericano, y desde la que también quieren aprovechar para introducir sus productos en el Caribe y Centro América, según explican desde la mercantil, cuyas oficinas centrales están en la Plaza de Luceros de Alicante.

En este sentido, el propio informe señala que Samar realiza el 79% de sus compras de materias primas a la norteamericana Dow Chemical, con la que opera desde hace décadas y mantiene acuerdos de suministro de productos a largo plazo.

Fuera del continente americano, el grupo también tiene filiales en Marruecos, Emiratos Árabes y Alemania. En España, el grupo se articula a través de las sociedades SM Resinas, Samarlen y Medpack Ibérica y, aunque su domicilio social está en Alicante, tiene uno de sus principales centros de distribución en Tarragona.

Por mercados, el año pasado la compañía facturó 56 millones de euros en España, un 6,8% más; 17,9 millones en el Unión Europea, con un incremento del 32,7%; y 131,2 millones de euros en el resto del mundo, lo que supuso un ligero descenso del 1,5% interanual.

De cara al futuro, desde la compañía apuestan por los polímeros para la fabricación de envases alimentarios flexibles para seguir incrementando sus cifra de negocio ya que, como señalan, en los supermercados la mayoría de productos se distribuyen cada vez en envases más pequeños, lo que eleva la cantidad del plástico necesario para su fabricación.

Aval bancario


Desde abril del año pasado, Samar Internacional es propiedad en casi un 95% de la mercantil Hersa Enterprise, propiedad de Vicente Sala Martínez, tras el acuerdo al que llegó con sus hermanas. Para sufragar la compra, esta sociedad firmó un crédito sindicado de 28 millones de euros. Aunque el grupo no logró cumplir al cierre del año con todos los ratios que la banca le exigía, lo que podría haber supuesto que las entidades reclamaran el pago inmediato de la deuda, Hersa logró una dispensa por parte de estos bancos, que dan así un voto de confianza a la buena marcha del conglomerado empresarial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook