07 de noviembre de 2019
07.11.2019

El fabricante de aerogeneradores Enair entra en concurso

La firma de Castalla solicita el procedimiento voluntario, por lo que conservará la administración del negocio

06.11.2019 | 22:59

El fabricante de aerogeneradores de Castalla Enair Energy SL ha entrado en concurso de acreedores, después de que la propia mercantil solicitara el inicio de este proceso de forma voluntaria, según el auto del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante , que publicó ayer el Boletín Oficial del Registro Mercantil. Al tratarse de un procedimiento voluntario, los actuales responsables de la firma conservan sus facultades de administración, aunque deberán rendir cuentas ante el administrador concursal designado, el despacho madrileño Zubizarreta Concursal.

Desde la compañía no quisieron realizar ayer ningún comentario sobre las causas que han llevado a esta decisión ni sobre sus planes para salir de la misma. Aunque uno de sus fundadores y actual administrador solidario de la firma, David Bornay Rico, lleva en el negocio de los aerogeneradores desde los años setenta, la compañía se constituyó formalmente en 2010, bajo la denominación de Enair D. Bornay Energy, de acuerdo con la información del Registro Mercantil, y fue en 2012 cuando cambió a su denominación actual, tras un acuerdo ratificado judicialmente para evitar un conflicto por el uso de la marca con otra compañía también de Castalla y del mismo sector.

Las últimas cuentas que la mercantil ha depositado son las de 2017, que arrojan una facturación de 1.218.952 euros, lo que supuso un incremento del 30% sobre las cifras del año anterior. Además, la compañía cerró el ejercicio con unos beneficios declarados de 13.145 euros. Los pasivos financieros de la compañía ascendían entonces a 1.457.010 euros, de los que 955.962 euros eran deudas a largo plazo.

Según destaca en su propia web, la compañía ha realizado instalaciones en 17 países. Está especializada en la producción de aerogeneradores de pequeña potencia para el autoconsumo de empresas y particulares, que pueden funcionar con una brisa de sólo dos metros por segundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook