07 de noviembre de 2019
07.11.2019
Contenido exclusivo para suscriptores
BBVA Research descarta la crisis pero alerta de un «aterrizaje suave» en el crecimiento

BBVA Research descarta la crisis pero alerta de un «aterrizaje suave» en el crecimiento

El servicio de estudios de la entidad rebaja en tres décimas el crecimiento del PIB de la Comunidad Valenciana para 2019 y lo sitúa en el 2%

06.11.2019 | 22:59 Un artículo de

«Vamos a un mundo de aterrizaje suave en el crecimiento pero no prevemos para 2020 una crisis», aseguró ayer el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Doménech, durante la presentación del informe semestral sobre la situación económica de la Comunidad Valenciana. El servicio de estudios del banco ve claramente que la economía española y la autonómica se están desacelerando como consecuencia sobre todo de la influencia exterior.

La ralentización mundial, fruto del proteccionismo desatado por Donald Trump, que está afectando al principal cliente de la Comunidad, es decir, la Unión Europea, tiene mucho que ver en esta coyuntura, pero Doménech dejó claro que no hay motivos, por ahora, para la alarma, mucho menos para que se repita la hecatombe que supuso la Gran Recesión. De hecho, explicó cómo se están diluyendo dos de las mayores amenazas al crecimiento: la guerra comercial generalizada, una vez que parece posible un pacto entre Estados Unidos y China, y la salida a las bravas del Reino Unido de la UE, dado que tras las elecciones de diciembre todo indica que se aprobará el acuerdo pactado por Bruselas y el primer ministro británico, Boris Johnson.

Perspectivas


BBVA Research, pese a todo, ha reducido de forma significativa sus perspectivas de crecimiento de la Comunidad Valenciana para este año y el próximo. Si en su anterior pronóstico de febrero auguraba que la subida del PIB sería de un 2,3% en 2019 y de un 1,9% en 2020, sus nuevas previsiones calculan un descenso de tres décimas en el primer caso y de cinco en el segundo. Doménech explicó que esta corrección se debe en buena medida a la revisión a la baja de la Contabilidad Nacional que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) y a la menor previsión de crecimiento en la eurozona, que provoca la pérdida de tres décimas en la Comunidad Valenciana.

Aun así, en ambos ejercicios se van a producir aumentos del PIB suficientes para seguir creando empleo. De hecho, BBVA Research calcula que entre este 2019 y el próximo año en la Comunidad Valenciana se generarán 74.000 nuevos puestos de trabajo, tan solo mil menos de los que preveía el pasado febrero.

Así las cosas, la tasa de paro bajará al 13,3% al cierre del año que viene, lo que implica 1,3 puntos porcentuales por encima del nivel precrisis.

El informe indica que persiste la dificultad para cubrir determinadas vacantes por la falta de formación, sobre todo en cuanto a personal cualificado. A este respecto, Rafael Doménech reclamó la utilización de las nuevas tecnologías para crear una gran plataforma que recoja todas las ofertas del mercado.

El gasto de los hogares


Al margen de las consideraciones contables, el menor ritmo de crecimiento de la economía valenciana obedece también a la ralentización del gasto de los hogares. A modo de ejemplo, citó que la compra de coches por familia es muy similar a la de antes de la crisis. El porcentaje de hogares con coche ha caído un 6% por el cambio en el patrón de consumo por motivos medioambientales y de ahorro de costes.

Por último, Rafael Doménech admitió que el ligero aumento de la diferencia entre el PIB per cápita autonómico y el español obedece, principalmente, a la pérdida de productividad que padece la autonomía.

Las manufacturas reducen su aportación a la creación de empleo en Alicante


La creación de empleo en Alicante ha evolucionado en 2019 por debajo del promedio autonómico. La afiliación a la Seguridad Social en la provincia ha presentado síntomas de estancamiento al registrar una variación media del 0,6% de los tres trimestres del año, frente al 0,7% que ha arrojado el promedio de la Comunidad en el mismo periodo. Y este desfase obedece, fundamentalmente, «a la menor aportación del sector manufacturero», según el último informe del BBVA Research sobre la situación económica en la Comunidad. En lo que va de año y, especialmente, en el tercer trimestre, los sectores que más han contribuido al aumento del número de trabajadores cotizantes en Alicante han sido los servicios públicos (0,2%); así como la construcción, el comercio, la hostelería y las actividades profesionales, con una aportación del 0,1%, cada uno. Y por territorios, el informe refleja que la desaceleración en 2019 en la creación de empleo en la provincia se explica, fundamentalmente, por el menor dinamismo en las áreas no urbanas, en la capital y en las grandes zonas urbanas de Dénia, Xàbia y la Costa Blanca. Por contra, Torrevieja y Orihuela mostraron mejor comportamiento, según el informe.