06 de noviembre de 2019
06.11.2019

La familia Orts ya puede llamar Huerto del Cura a la empresa que gestiona el jardín histórico

Los empresarios cambian el nombre de la firma, tras comprar la sociedad murciana que tenía el registro

05.11.2019 | 22:16
La Palmera Imperial, en el Huerto del Cura.

Hace ya un siglo que la familia Orts se hizo con la propiedad del Huerto del Cura, cuando los herederos del capellán Castaño decidieron subastar el recinto, tras la muerte del religioso. Desde entonces consiguieron que se reconociera el espacio como Jardín Artístico Nacional, prestigiaron aún más el nombre y forjaron un entramado empresarial a su alrededor, cuyo máximo exponente fue el hotel homónimo, del que se desprendieron el año pasado, cuando lo vendieron al presidente de Hosbec, Toni Mayor.

Los empresarios ilicitanos tenían la marca registrada para su uso en la hostelería y en otro tipo de actividades, pero, curiosamente, nunca pudieron utilizarla como denominación oficial de las sociedades que crearon. Cuando lo intentaron, en el momento en que constituyeron la firma a la que traspasaron la propiedad del jardín -hasta entonces propiedad directa de la familia-, descubrieron que ya existía una compañía en Molina del Segura que se les había adelantado y había inscrito la sociedad Huerto del Cura SA para administrar una explotación agrícola. Tuvieron que conformarse con adoptar la denominación Hostelería y Jardines SL

Hasta ahora, cuando, finalmente, los Orts han logrado comprar la compañía murciana y la han fusionado por absorción con la anterior, para poder usar este nombre. Así lo recogía ayer el Boletín Oficial del Registro Mercantil, donde se ha hecho efectivo el cambio de denominación, de tal forma que la propietaria del recinto pasa a llamarse definitivamente Huerto del Cura SL. Una compañía que, además, ahora cobrará más protagonismo ya que deberá asumir la explotación del jardín, que hasta la fecha se hacía de forma conjunta con la de los hoteles que se han traspasado, según confirmaron a este diario fuentes oficiales de la firma.

En este sentido, desde la mercantil reconocían ayer que se trataba de una simple cuestión «estética», una «espinita que la familia tenía clavada», sin trascendencia real en la actividad del jardín o del resto de sociedades. Sin embargo, según relatan las mismas fuentes, los empresarios ilicitanos decidieron aprovechar la oportunidad cuando detectaron que la compañía murciana permanecía varios años sin actividad, por lo que optaron por averiguar quiénes eran sus accionistas para formular una oferta por la misma.

La compra cuajó el año pasado, casi coincidiendo con la venta de los hoteles Huerto del Cura y Milenio al grupo de Toni Mayor, aunque desde la firma desvinculan por completo ambas operaciones. Tras unos meses en los que han estado actualizando y poniendo al día el papeleo de la empresa, ha sido ahora cuando se ha producido la fusión de las compañías y el cambio de denominación. En este sentido, cabe destacar que, además de gestionar el jardín histórico, Huerto del Cura SL también recibirá una contraprestación por el uso de la marca por parte del hotel, según el acuerdo al que se llegó para facilitar su venta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook