29 de octubre de 2019
29.10.2019
XXII Congreso de la Empresa Familiar

El Rey anima a las empresas familiares a apostar por la transición ecológica y la economía circular

Felipe VI considera que la internacionalización es clave para el futuro y aconseja a los casi 700 directivos presentes en el foro empresarial celebrado en Murcia que exploren el mercado de Corea

28.10.2019 | 23:11
El Rey anima a las empresas familiares a apostar por la transición ecológica y la economía circular

Destaca la mayor presencia de la mujer en la dirección y la longevidad como distintivos de las compañías familiares.

El rey Felipe VI, que este lunes inauguró en Murcia el XXII Congreso de la Empresa Familiar, elogió los valores que distinguen a estas compañías y resaltó especialmente la mayor presencia de la mujer en los órganos de dirección, su longevidad y su apego al terreno. Animó a los empresarios a apostar por la revolución digital, la transición ecológica y la economía circular, además de salir al exterior.

El monarca fue recibido en el Auditorio Víctor Villegas por casi 700 empresarios procedentes de toda España, entre los cuales se encuentran los presidentes de grandes compañías nacionales. Recordó que se trata de un encuentro al que lleva asistiendo varios años y aseguró que no se siente «ajeno» a los problemas que afrontan las empresas creadas por las familias.

Apenas un mes de después de haber visitado Los Alcázares y la provincia de Alicante para conocer los desastres causados por la gota fría a mediados de septiembre, Don Felipe quiso enviar «un mensaje de afecto» a las personas que han sufrido los efectos de las inundaciones en la Región murciana, Comunidad Valenciana, Andalucía, Cataluña, Andalucía y Baleares. También quiso recordar a las víctimas que han perdido la vida a consecuencia de las fuertes lluvias y a los profesionales que han ayudado a los damnificados.

En su nueva visita a Murcia, el rey animó a los empresarios presentes a mantener los valores que permiten orientar el crecimiento hacia «un desarrollo sostenible», basado en «la revolución digital, la transformación ecológica y la economía circular», advirtiéndoles de «el futuro nos alcanza a una velocidad de vértigo».

En opinión de Felipe VI, las compañías familiares son «una referencia económica y social esencial» para España y están llamadas a desempeñar un papel decisivo en el crecimiento social y medioambientalmente sostenible. Un referente en «valores, tradición y apuesta por la competitividad que es esencial apoyar aplicando medidas que dinamicen su crecimiento», subrayó.

Recordó que la empresa familiar representa más del 80% del tejido empresarial y generan más de seis millones de empleos.

Apuntó también que «llevan en su ADN valores que transmiten de generación en generación», y aseguró que presentan rasgos distintivos, como una mayor presencia de la mujer en los órganos de dirección y una mayor longevidad, dado que trabajan con los ojos puestos en unos objetivos distintos. «Las empresas familiares se caracterizan por tener mayores tasas de supervivencia en épocas de dificultad», indicó.

Aprecia en ellas «una cultura emprendedora» que contribuye a la preservación y el mantenimiento del patrimonio.

También animó a los empresarios a «profundizar en la internacionalización, un reto de presente y de futuro que merece el mayor apoyo» en «una Europa más unida». Don Felipe aconsejó a los directivos de las compañías presentes en el congreso que también «exploren el mercado de Corea», país que ha visitado la pasada semana, al regresar de Japón. «Para mí fue un descubrimiento», explicó, por «el enorme dinamismo económico» y por «el aprecio y el cariño hacia España» que ha percibido durante los encuentros que ha mantenido en el país asiático. A su juicio, en Corea existe verdadera «pasión» por todo lo español.

El jefe del Estado también aseguró compartir la preocupación por la enseñanza que preside los debates del congreso de la empresa familiar y coincidió en que «la educación es el pilar del progreso económico y social».

Aludió a la declaración firmada este domingo por las organizaciones territoriales que integran el Instituto de la Empresa Familiar en la demanda de una reforma de la Formación Profesional que contribuya a adaptar la preparación que reciben los jóvenes a las necesidades reales del mercado laboral y de las demandas de las empresas. Consideró que «apostar por la educación es una visión a largo plazo de apoyo a la sostenibilidad» y de respaldo a los jóvenes que tratan de abrirse camino en el mundo laboral y, sobre todo, «a los jóvenes que sufren las consecuencias del desempleo».

María Jesús Montero sustituirá a Pedro Sánchez en la clausura


La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, clausurará hoy el XXII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, en sustitución del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que finalmente no podrá asistir al acto. Fuentes del PSOE informaron de que el jefe del Ejecutivo tiene previsto ofrecer hoy un mitin en Palencia. En la jornada de clausura también está prevista la presencia del presidente del PP, Pablo Casado, que ofrecerá una conferencia. El encuentro que las empresas familiares celebran anualmente ha reunido en Murcia a casi 700 directivos, que desde el domingo debaten sobre la adaptación de la enseñanza a las necesidades del mercado laboral y los retos de la digitalización.

El optimismo económico se enfría


La encuesta realizada entre los directivos presentes en el foro augura una menor creación de empleo

Los directivos que participan en el XXII Congreso de la Empresa Familiar también acusan los efectos de los nubarrones que ensombrecen la economía, como el Brexit o la guerra arancelaria. La Encuesta de Percepción Económica del Instituto de la Empresa Familiar realizada este lunes entre los participantes en el foro revela un menor optimismo, que ha llevado a los directivos a rebajar la nota de la economía actual. Del 5,48 que le pusieron en 2018 han bajado al 5,33 (entre el 0 y el 9).

La puntuación de este año se sitúa prácticamente en los niveles de 2016, después de haber llegado al 6,22 en 2017, que fue el momento de mayor optimismo después de la crisis. Los directivos que intervienen en la encuesta empezaron a puntuar a la economía por encima del aprobado a partir de 2015 (5,31). Teniendo en cuenta que la escala va del 0 al 9, el aprobado se sitúa en el 4,5.

También se han enfriado las previsiones de seguir incrementando las ventas, que bajan del 64% de 2019 ( lo que significa que dos de cada tres empresas preveían mejoras en su facturación) al 46% en 2020, lo que supone una caída de 18 puntos.

Por el contrario, el porcentaje de empresas que augura un reducción en sus ventas aumenta del 8% de este año al 19% en 2020.

Solo la proporción de compañías que prevé mantenerse en cifras similares a las de este año aumenta al pasar del 28% al 35%.

Las previsiones de empleo resultan igualmente más pesimistas que las de hace un año. El porcentaje de empresas que confían en seguir ampliando plantilla cae del 57% al 36%, lo que supone un descenso de 21 puntos. En contrapartida, la proporción de compañías que prevé «un crecimiento frágil» en la creación de empleo sube del 41% al 63%.

También se rebaja del 68% al 59% la reinversión de los beneficios en la empresa, mientras que la aportación destinada a rebajar la deuda aumenta del 12% al 19% y se mantiene en el 8% el reparto de beneficios. De cara a 2020, las perspectivas de inversión bajan del 80% al 73%. Finalmente, los encuestados consideran que «la supervivencia de la empresa» es su principal objetivo.

Nadia Calviño: «España está capeando mejor que otros países la actual situación»


Asimismo, la titular del departamento económico del Gobierno indicó que este crecimiento sigue siendo «más estable, equilibrado y sostenible» que en otros momentos la historia reciente. «Tenemos un crecimiento rico en creación de empleo, sin burbujas inflacionistas, ni aumentos del déficit», destacó Calviño, para subrayar la necesidad de diseñar una hoja de ruta basada en tres principios básicos: estabilidad presupuestaria, sensibilidad social, reformas estructurales. Una agenda, que según apuntó, «está alineada con las preocupaciones de la empresa familiar» En este sentido, hizo mención a la responsabilidad fiscal, porque España sigue manteniendo todavía un «elevado» ratio de deuda pública con respecto al PIB, que debe seguir corrigiendo.

Los empresarios piden un gobierno estable y la vuelta de «la normalidad» a Cataluña


El presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco J. Riberas, anfitrión del congreso inaugurado este lunes, ve inaplazable que España tenga «un gobierno estable» y aboga por la recuperación de «la normalidad» en Cataluña. Riberas alertó del impacto que pueden tener en la economía y en la proyección exterior las imágenes de las protestas que se están produciendo y mostró su solidaridad con las empresas catalanas. «Es preciso recuperar la normalidad lo antes posible, ya que es muy peligroso proyectar esta imagen ante los clientes e inversores internacionales por más tiempo», apuntó .

Recordó que también se está produciendo una escalada de la tensión entre EE UU y China y apostó por «un modelo económico y social más sostenible». «España tiene la oportunidad de desempeñar un papel más relevante en Europa. Somos conscientes de que estos cambios van a tener una enorme importancia», señaló.

Francisco Riberas reivindicó también la reforma educativa que las empresas familiares demandan en la declaración institucional firmada este domingo por los presidentes de las organizaciones territoriales. Destacó la necesidad de adaptar la formación a los cambios que marca la demanda y señaló que «estamos en un momento histórico. Podemos y queremos hacer más por contribuir al desarrollo de nuestro país», indicó. Ofreció a la ministra de Economía, Nadia Calviño, presente en el congreso, la contribución de la empresa familiar al «Plan Estratégico que necesita España. Queremos ser parte de este nuevo modelo», cuya misión es conseguir que «los jóvenes estén mejor preparados».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook