25 de octubre de 2019
25.10.2019

"Oye Siri: Quiero ir de vacaciones a Benidorm". La inteligencia artificial en el turismo

La inteligencia artificial va a revolucionar el mundo del turismo en los próximos cinco años. El sector prevé que esté implantada en servicios hoteleros en diez años

25.10.2019 | 04:15
La próxima sacudida a la que se enfrenta este sector es la inteligencia artificial

El turismo es una actividad económica relativamente nueva. Su explosión como sector industrial está relacionado directamente con el desarrollo de la aviación comercial por lo que hablamos de una vida aproximada de 60 años, que en términos de Economía puede denominarse un sector en plena juventud.

Sin embargo, en su 'breve' existencia ha vivido ya revoluciones importantes que han vuelto del revés los sistemas de producción de las empresas que no han tenido más remedio que adaptarse sí o sí. La irrupción de internet a principios de siglo ha sido, sin duda, el mayor tsunami que ha vivido la industria turística mundial cuya onda expansiva se sigue cobrando víctimas; Thomas Cook es posiblemente la última conocida.

Pero todos los expertos ya adelantan cuál va a ser la próxima sacudida a la que se enfrente este sector que no es otra que la inteligencia artificial. Nuestra forma de viajar, nuestras relaciones con los proveedores de servicios durante un viaje ya sean aerolíneas, transportes, hoteles, etc€ van a modificarse completamente respecto a lo que ahora conocemos.

 

La inteligencia artificial en la industria turística de la Costa Blanca

 

¿Cómo creemos que va a afectar esta inteligencia artificial a industria turística de Benidorm y de la Costa Blanca? La voz ya está cobrando todo el protagonismo. La mayor parte de las actividades para las que ahora usamos las manos, un bolígrafo, o incluso una operación de pago podrán realizarse a través de la voz. Los asistentes virtuales van a jugar un papel fundamental y se van a encargar de gestionar una gran parte de nuestras decisiones turísticas. Así que vayan acostumbrándose a tener a Siri, Alexa o Cortana como compañeras de viaje.

Las barreras de los idiomas cada vez serán menos barreras. La inteligencia artificial va a permitir casi una traducción simultánea por lo que viajar a lugares remotos o adaptar establecimientos a cualquier idioma será mucho más sencillo.

En relación con los puestos de trabajo, ya no hay ninguna duda en que la inteligencia artificial será capaz realizar aquellos trabajos de repetición mecánica sin ningún valor: procesos de recepción, check-in y check-out, custodia de equipajes, comandas en bares y restaurantes, incluso algunos procesos de limpieza basados ya en aspiradores autónomos que se usan en los hogares. Exclusivamente serán los puestos de valor emocional los que estén desarrollados por las personas y, aun así, todos los trabajos se volverán hiperespecializados. Pero no debe cundir el miedo: no por ello se destruirán, sino que se transformarán.

Y esta pregunta es válida para cualquier empleo: pregúntate si tu trabajo tiene valor emocional. Si no lo tiene, empieza a pensar seriamente en que tienes poco tiempo para adaptarte al cambio. Si no lo haces puedes terminar como el viejo Thomas.

 

Las cifras de la inteligencia artificial en el turismo

 

  • 73%

de las labores manuales en un hotel tiene el potencial técnico de ser automatizado a través de procesos de inteligencia artificial.

  • 10%

Es lo que se estima que podrían crecer los ingresos en una empresa usando inteligencia artificial, así como reducir un 15% sus costes, según el informe de Colliers Internacional.

  • 2030

El sector prevé que la inteligencia artificial esté implantada en amplias áreas de prestación de servicios hoteleros en el plazo de diez años.

 

¿Cómo organizar un sistema de economía circular en empresas turísticas?

 

Separar nuestros residuos ya no es suficiente. Este gesto de contenedores de colores ha evolucionado a una nueva forma de economía. Una economía que supone una sustancial mejora tanto para las empresas como para los consumidores y que es todo lo contrario a un modelo obsoleto basado sólo en el gasto y consumo.


Separar nuestros residuos ya no es suficiente.


Estrategias sobre el diseño y el uso de materiales, incorporar biodegradables, reintroducir en la cadena de valor de artículos que puedan tener una segunda vida, y sobre todo la reducción de residuos, son algunas de las cuestiones que ya deberían estar incorporadas en el «genoma» turístico.

El papel de las organizaciones empresariales como Hosbec es fundamental para inocular estas tendencias. Por ello el próximo miércoles 30 de octubre hay una cita en Invattur donde se tratará en exclusiva la Economía Circular en Turismo.

El debate girará en torno a los problemas que tienen los hoteles para reciclar residuos que producen: plástico, papel y cartón, residuos electrónicos como televisiones, ordenadores y teléfonos, colchones y mobiliario, productos de limpieza, maquinaria y pequeño electrodoméstico, así como volúmenes importantes de residuo orgánico producido en las cocinas y restaurantes. Algunos de estos residuos tienen un importante valor económico por ejemplo para la producción de textiles, zapatos o componentes, decoración y elementos aislantes lo que reduciría la necesidad de uso de nuevas materias primas.

El reto está servido. ¿Circulas ya en esta economía?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook