23 de julio de 2019
23.07.2019
Extra economía y empresas

La empresa de hoy en día cuida a sus trabajadores

Para que la productividad sea mejor el empleado debe ser feliz y sentir la compañía como una familia

23.07.2019 | 07:48
El salario emocional se ha puesto de moda

Una empresa de hoy en día tiene que poner mucho de su parte para que los trabajadores se queden y estén a gusto. Ya no es suficiente un buen salario o complementos como un seguro médico.

Para retener a un verdadero talento en la empresa, esta tiene que optar por medidas que conviertan al empleado en parte intrínseca de la compañía.

¿Cómo lo hacen? Muchos son los ejemplos dentro y fuera de nuestras fronteras de cómo una empresa puede convertirse en una segunda familia para un trabajador.

La productividad viene de la mano de la felicidad

No hay nada mejor que un empleado feliz, ya que su productividad será mucho mejor y esto beneficia a la empresa. Para conseguirlo, es muy importante hacer que se sienta a gusto en su rutina diaria y en su puesto de trabajo. Y todo ello pasa por convertir a la empresa en una gran familia.

Fomentar las relaciones interpersonales entre los empleados es vital para conseguir un buen clima laboral. Esta es la base de buena parte de la felicidad, puesto que son tantas las horas que se dedican a trabajar que es sumamente importante que el entorno sea agradable y haya confianza.

Para conseguirlo, la empresa puede optar por jornadas fuera de la oficina en las que las personas se conozcan. Juegos de escape, concursos, brain building, coaching en grupo o incluso sesiones de cocina pueden fortalecer intensamente los lazos de unión en una plantilla.

Por otra parte, contar con espacios de relajación aumenta la sensación de bienestar en el trabajo. Atrás quedaron las oficinas grises y sin vida para dar paso a espacios llenos de rincones en los que tomar un refrigerio, descansar o poder realizar alguna actividad divertida en grupo. La idea es que el día a día en el trabajo no se vea como una obligación y comience a verse más como una opción que se toma felizmente.

El salario emocional

Este término se ha puesto de moda en los últimos años para denominar a todas aquellas ventajas que una empresa ofrece a un empleado además del salario monetario propiamente dicho. Se trata de una forma de aportar beneficios al trabajador incluyendo extras que mejoren su experiencia en la empresa.

Parte importante del salario emocional es la flexibilidad laboral, poder optar por el teletrabajo y no tener problemas para conciliar la vida dentro y fuera de la empresa. Además, se puede reforzar con complementos que mejoren la calidad de vida de la persona, como pueden ser descuentos o beneficios para gimnasios o diversas actividades. Fomentar el ejercicio tanto dentro como fuera de la empresa es una fuente de recursos positivos para los trabajadores.

Las empresas que mejor lo hacen

Hay algunas empresas que han sabido llevar a la práctica muy bien toda la teoría sobre cuidar a sus trabajadores. Algunas, como Mercadona, cuentan con servicio de guardería en el propio trabajo. Otras, como Repsol, se centran en la gestión del tiempo y hasta cuentan con un banco de tiempo a través del cual se consigue que el empleado cuente con periodos libres y de calidad fuera del trabajo, sin dedicarlos a tareas relacionadas con su puesto.

Fuera de nuestras fronteras, empresas como L'Oreal se toman muy en serio la flexibilidad laboral. Así, el trabajador no encuentra obstáculos en la conciliación de su rutina laboral y familiar. En el caso de Cofidis, su concepto de convertir la oficina en un segundo hogar se ha hecho realidad a través del llamado 'corner zen', un lugar en el que los trabajadores hasta pueden recibir masajes o tomarse una relajante infusión.

Y es que una empresa actual tiene que mimar a sus empleados en el día a día dándoles el mayor cuidado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook