26 de junio de 2019
26.06.2019

El juzgado de cláusulas suelo acumula más de 9.500 denuncias sin resolver

El número de causas pendientes no deja de crecer en la provincia pese a que la cifra de sentencias también se ha disparado gracias a los refuerzos

25.06.2019 | 19:43
El juzgado de cláusulas suelo acumula más de 9.500 denuncias sin resolver

Los abogados especializados aseguran que la demora media supera el año.

El atasco del juzgado especializado en cláusulas abusivas de las hipotecas no deja de crecer. A pesar de los refuerzos y de que el número de sentencias también se ha disparado a medida que sus responsables han cogido rodaje, la cifra de nuevos asuntos que ingresan cada día sigue siendo muy superior a la capacidad de este órgano para darles salida. El resultado es que, lejos de disminuir, el número de denuncias pendientes no para de aumentar trimestre a trimestre desde su puesta en funcionamiento, hasta el punto que al cierre del pasado mes de marzo ya sumaban más de 9.500, en concreto, 9.538.

Así lo revelan las últimas estadísticas elaboradas por el Consejo General del Poder Judicial, que señalan que hasta la citada fecha este juzgado apenas ha logrado cerrar el 28% de las demandas presentadas por los afectados: unas 3.800 de un total de 13.334 asuntos ingresados. El resultado de todo esto es que los señalamientos de las causas superan holgadamente el año, según los abogados especializados consultados por este diario.

«Solo en admitir las demandas a trámite ya se están tardando meses», se lamenta Pedro Pérez, de Pérez Cortés Abogados, que considera que fue un error concentrar todos estos asuntos en un único juzgado en lugar de repartirlos entre el conjunto de los de la provincia.

Por su parte, desde el decanato de los juzgados alicantinos reconocen el gran volumen de asuntos pendientes, pero defienden el buen funcionamiento de este órgano especializado que, además, ha recibido numerosos refuerzos desde su puesta en marcha. Así, tras arrancar en junio de 2017 con una única juez en prácticas, en la actualidad ya cuenta con cuatro jueces con dedicación exclusiva y otro a tiempo parcial. Esto ha permitido que el volumen de demandas resueltas se haya incrementado desde las 81 de su primer trimestre de funcionamiento a las 880 que logró solventar entre octubre y diciembre del año pasado, o los 1.338 casos cerrados en el arranque de 2019.

Los estamentos judiciales esperaban que esta «velocidad de crucero» fuera suficiente para que el atasco inicial empezara a revertir, sobre todo a medida que el flujo de entrada de nuevos casos empezara a aminorar. El problema es que este descenso de demandas, aunque notable, no ha sido tan pronunciado como se preveía e, incluso, ha repuntado en los primeros meses de este año, cuando ingresaron 1.706 nuevas causas.

El motivo hay que buscarlo en las sucesivas resoluciones del Tribunal Supremo y de la Justicia europea que han declarado abusivas distintas prácticas habituales en el mercado hipotecario español. Así, aunque la avalancha inicial se produjo por las denominadas cláusulas suelo -las que impedían que el cliente se beneficiara de las bajadas de tipos-, pronto fueron más numerosas las relativas a los gastos iniciales de los créditos, a las que se han sumado los problemas de las hipotecas multidivisa e, incluso, las denuncias por considerar abusivos los intereses de demora.

La siguiente oleada podría llegar de aquellos hipotecados que tienen sus préstamos referenciados al IRPH, un indicador alternativo al euribor que utilizaban sobre todo las cajas de ahorros y que, en la práctica, acabó funcionando como las cláusulas suelo, ya que se mantuvieron en un nivel muy superior al anterior. Ahora el Tribunal de Justicia de la UE debe decidir sobre la legalidad de este indicador y la transparencia de su método de cálculo. Si lo declara ilegal, se espera una nueva avalancha de demandas, especialmente si permite reclamar las cantidades pagadas de más de forma retroactiva, lo que también pondría en apuros a algunos bancos, que ya han empezado a provisionar cantidades muy significativas en sus cuentas de resultados.

A pesar de todo lo anterior, en los juzgados alicantinos siguen confiando en que la situación mejore notablemente en los próximos meses. No obstante, se baraja la posibilidad de solicitar un sexto juez a tiempo parcial, aunque las posibilidades de obtenerlo se consideran remotas.

Proceso extrajudicial


En paralelo a la creación de los juzgados especializados, el Gobierno también obligó a los bancos a articular un proceso de reclamación extrajudicial de las cláusulas suelo para evitar el colapso total de las instancias judiciales. Hasta el pasado mes de marzo, los bancos habían recibido a través de este mecanismo 1.190.694 solicitudes en todo el país, según datos del Ministerio de Economía, de las que sólo habían estimado 526.657, es decir, menos de la mitad. Unas 412.000 habían sido inadmitidas -por ejemplo, porque el demandante no era consumidor-, y unas 233.000 desestimadas.

Sin embargo, lo cierto es que mientras que las entidades nacionalizadas como Bankia o, en su día, BMN devolvieron el dinero a todos los clientes que lo solicitaron, otras entidades se han mostrado más reacias y han denegado la mayoría, lo que también ha contribuido a engrosar posteriormente la cifra de demandas judiciales, que en todo el país rozan las 400.000.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook