13 de marzo de 2019
13.03.2019

Mercadona toca techo en España y apunta a Italia

Logra una facturación récord durante 2018 con 24.305 millones (+6%) y un beneficio neto de 593 (+84%)

13.03.2019 | 01:42
Mercadona toca techo en España y apunta a Italia

Juan Roig anuncia una inversión de 10.000 millones de euros hasta 2023 para transformar la compañía.

Mercadona cosecha el mejor resultado de su historia en 2018 y acelera el plan de transformación de la compañía, que incluye su nuevo canal de ventas online, hasta el año 2023. El presidente de la empresa líder en España del sector de la distribución comercial, Juan Roig, presentó ayer una cifra de facturación y de beneficio récord al tiempo que reconocía tocar techo en España con una red comercial próxima a las 1.650 tiendas.

Por eso, el máximo dirigente de la compañía familiar no tuvo reparos en reconocer que «Italia lo tengo en mente, como hay tres o cuatro países. Normalmente (la expansión) será en mancha de aceite y empieza por I...», explicó Roig tras descartar la compra de activos de otras compañías como Dia y analizar los nuevos retos en su expansión internacional. Estos pasan, en primer lugar, por Portugal, donde proyecta la apertura de sus primeras tiendas en Oporto.


Un año de récords

«Cuanto más te preocupas por el jefe (cliente en la terminología de Mercadona) más ganas». Así justificó Roig los logros obtenidos por el buque insignia de la distribución de España y líder en facturación -ya supera incluso a multinacionales como Repsol- tras lograr unas ventas de 24.305 millones de euros en 2018, un 6% más que un año antes, y conseguir un beneficio neto de 593 millones, lo que representa una ganancia un 84% superior a la de 2017. «Este año estamos jugando muy fuerte, más fuerte que nunca en nuestra historia», comentó Roig rodeado de su comité de dirección y anunciar también que la mercantil invertirá 10.000 millones de euros durante el próximo lustro para abrir nuevas tiendas (sobre todo en Portugal, Madrid y País Vasco), reformar y trasladar otras, así como para completar sus bloques logísticos.


Mercadona afronta nuevos tiempos al reformar sus tiendas (que incorporan cocinas, comida recién hecha para llevar, máquinas de café o bebidas frescas, entre otras novedades), expandirse en Portugal, cambiar su estrategia con proveedores más especialistas de cada producto y potenciar el canal de ventas por internet. «Este esfuerzo inversor de Mercadona -según Roig- se enmarca en la determinación de hacer todo lo que sea necesario , con medidas valientes, aunque sean impopulares y molestas. Esto me lo explicó una vez el exdirigente socialista Alfredo Pérez Rubalcaba sobre las leyes de Tráfico. Yo aplico esta idea en Mercadona», indicó.

Desde la puesta en marcha en 2017 de este proyecto de transformación disruptivo, Mercadona ha registrado un incremento acumulado de más de 125 tickets por tienda y día de media. Ha finalizado 2018 con 1.636 tiendas, tras abrir 29 nuevos supermercados y cerrar 20 que no se ajustaban a los estándares de amplitud y comodidad de la cadena. Ha seguido reformando su red de supermercados y ha finalizado el año con 400 del nuevo modelo de tienda eficiente tras reformar 215 establecimientos.


Digitalización

A la hora hacer balance del canal de ventas electrónicas Roig bromeó con su célebre frase de que «la web era una mierda», porque eso ha cambiado desde hace un año. «¡Ahora es mucho mejor!», aclaró. Así, tras la puesta en marcha de su primera «colmena» (en mayo de 2018), un almacén desde donde se centraliza la preparación y distribución de los pedidos online y que sirve a 97 municipios de la provincia de València, las ventas ya se elevan a 2,2 millones de euros al mes; es decir, un 120% más que antes. Este dato avala la decisión de la compañía de iniciar el servicio en Barcelona a mediados de este año. Después abrirá otros almacenes especiales en Madrid, A Coruña, Bilbao, Zaragoza, Palma, Alicante, Murcia, Sevilla, Málaga y Las Palmas.

También ha decidido aprovechar todos sus puntos fuertes para hacer evolucionar las figuras del interproveedor y del proveedor especialista. En este contexto, ha puesto en marcha el modelo llamado proveedor Totaler, del que ya forman parte 1.400 proveedores, tanto interproveedores como proveedores especialistas, y que se constituye como un proyecto abierto en el que no importa el tamaño del fabricante y sí su especialización y agilidad «para satisfacer a sus clientes con productos diferenciales y con una excelente calidad, lo que genera una responsabilidad compartida», aseguró Roig.

Mercadona ha creado 1.800 nuevos puestos de empleo en 2018, lo que le ha permitido cerrar el año con una plantilla de más de 85.800 personas, de las que 300 son portuguesas. Además, ha seguido apostando por la promoción interna, con un total de 860 personas ascendidas a puestos de mayor responsabilidad; y por la igualdad, como pone de manifiesto el hecho de que haya finalizado 2018 con una plantilla mayoritaria de mujeres, y de que éstas ocupen el 47% de los puestos directivos.




Previsiones para 2019

La compañía tiene previsto acometer una nueva inversión histórica de más de 2.300 millones de euros en 2019. Creará 1.000 nuevos empleos. Esta partida se destinará a la apertura de 49 nuevos supermercados, 10 de ellos en Portugal; a la reforma de 390; a seguir desarrollando el proyecto de frescos global, y a la implantación de la nueva sección de listo para comer, que está previsto se amplie a otros 250 también a lo largo del año. Con todo eso, espera conseguir unas ventas de 25.200 millones y unas ganancias de 435 millones (-27%). Hasta 2023 cerrará 40 tiendas «ineficientes», según Roig.

El nuevo marco laboral de Mercadona (2019-2023) apuesta por mejorar el poder adquisitivo de la plantilla con un sueldo mínimo de 1.328 euros al mes/brutos, a los que se suman, además de la prima por objetivos, otros complementos propios que suponen incrementos de un 11% anual que se alcanza tras cuatro años en la empresa, y un incremento progresivo del salario base vinculado al IPC y a la productividad.

Roig: «Las cocinas, a mitad del siglo XXI, no existirán»

Se define como «muy español» y «anticentralista» y se muestra preocupado por el conflicto político de Cataluña
Roig nunca deja a nadie indiferente con sus reflexiones sobre la situación de la economía y la sociedad, la evolución del consumo o las actuaciones de los dirigentes políticos. El mandatario de la cadena familiar -vigilado de cerca por el comité de dirección, también asistió su hija Hortensia (presidenta de Edem)- afirmó que mantendrá su plan estratégico y de crecimiento durante los próximos años sin preocuparse por el resultado de las elecciones generales y autonómicas (en el caso de la Comunidad Valenciana) del próximo día 28 de abril.

Según el conocido patrono «da igual si ganan las derechas que las izquierdas, Mercadona seguirá yendo bien. No va a pasar nada». «Mercadona va muy bien y va a ir mejor, sobre todo en Portugal». Así de contundente se mostró el empresario valenciano, quien comentó que «no hemos notado nada respecto a la evolución del consumo». Y comentó que «España vive del turismo y hay que cuidarlo». Respecto al pago de tributos, Roig comentó que «Mercadona se siente muy «orgulloso» de estos resultados de 2018, en los que un 25% se ha repartido entre la plantilla, en total 325 millones de euros. Además, ha pagado 293 millones de euros (el 22% del total de las ganancias) en conceto del tributo de Sociedades. «Pagar impuestos es igual de bueno que dejar de fumar». También reconoció que «pagar impuestos es bueno, pero también si bajan».

Roig pidió a los políticos «de un lado y de otro» hacer las cosas «sin tanto lío y tanta incertidumbre». Se definió «muy español y anticentralista» y lamentó que «todos los AVE salen y vuelven al mismo sitio pero no hay corredor mediterráneo». Además se mostró «preocupado» por la situación de Cataluña. «El tema entre Barcelona y Madrid es un problema entre Barcelona y Madrid y las dos partes lo lían mucho. Necesitamos tranquilidad y que nos pusiéramos todos de acuerdo», añadió.

Sobre la crisis citrícola y las importaciones prefirió no hablar, porque asegura que hay que tomar «medidas antipopulares». Y a la hora de justificar cambios disruptivos de Mercadona sentenció que «el cliente nos pide productos que estén más cerca de la boca. La cocina, a mitad del siglo XXI, no existirá. En los hogares se terminarán los platos, y la paella se cocinará por hobby».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook