09 de febrero de 2019
09.02.2019

Así será Distrito Digital: Una puerta a la revolución tecnológica en Alicante

Este ecosistema de empresas creará más de 3.000 puestos de trabajo en cinco años y asentará en la Comunitat Valenciana grandes sociedades que la convertirán en un campus tecnológico de prestigio

09.02.2019 | 04:15
La Generalitat Valenciana quiere poner en pie un ecosistema basado en la economía digital.

Tecnología, innovación, gaming, big data, inteligencia artificial, tratamiento de datos o venta on-line son algunos de los términos sobre los que se construye Distrito Digital.

Un proyecto que la Generalitat Valenciana ha puesto en marcha con el objetivo de convertir la Comunitat en el epicentro tecnológico sobre el que se asienten multitud de empresas llegadas de todos los puntos del globo terrestre.

Este proyecto de la Comunitat Valenciana, con sede principal en la ciudad de Alicante, se extiende a distintos espacios y proyecta crecer en los próximos dos años con la construcción de nuevos edificios que se instalarán en el muelle cinco del puerto de Alicante, tal y como explicaba el presidente Ximo Puig días atrás.

De esta forma, la Generalitat Valenciana quiere poner en pie un ecosistema basado en la economía digital y contribuir así al cambio de modelo económico.

La revolución tecnológica es un fenómeno que ha cambiado nuestras vidas y su presencia es cada vez más frecuente en los fenómenos cotidianos.

Muchas son las empresas que llevan a cabo productos y procesos que contribuyen a poner en marcha esta revolución que ha venido para quedarse y que conforme surgen los días se hace más presente en los hogares y puestos de trabajo.

Fruto de esta revolución nace Distrito Digital, un proyecto que arranca con el objetivo de incentivar la rama empresarial de la innovación con la atracción de empresas del sector digital y tecnológico. Su epicentro se marca en Alicante como lugar de impulso, aunque pretende interactuar tanto a nivel nacional como internacional.

Además del desarrollo empresarial, el proyecto pretende fomentar la formación a través de cursos con profesionales especializados y crear así un amplio tejido en materia de innovación digital y tecnológica que genere riqueza y empleo en este ámbito.

Por otra parte, la vertiente académica pretende completarse con la celebración de eventos que atraigan a sujetos relacionados con este sector a Distrito Digital y que de esta forma el proyecto vaya creciendo hasta alcanzar la instalación de más de 120 «start ups» y 40 microempresas de gaming y E-sports. Estas cifras llevan aparajedas más de 500 trabajadores que darán vida a las sedes del proyecto a finales de este 2019.

Los albores de Distrito Digital

La Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana arranca este proyecto a partir de los datos que demuestran que el 5,6% del PIB de España está representado por esta tipología de empresas y que su representación se sitúa únicamente en el 13,65%.

Es por ello que la Generalitat Valenciana pone en marcha Distrito Digital, para impulsar el desarrollo de un ecosistema de start ups y fomentar la creación de capital humano digital y así, abrir un amplio marco de posibilidades que permita a la Comunitat Valenciana potenciar este sector y convertirse en los líderes de su avance.

Los dos edificios ubicados en las inmediaciones de Ciudad de la Luz y la Estación Marítima se han convertido ya en las principales sedes del proyecto. Las dos primeras ya presentan actividad y en tan solo dos meses ya cuentan con más de 200 trabajadores.

Firmas tan relevantes como Indra, se encuentran ya trabajando desde la capital alicantina y han dado vida a lo que será un centro de operaciones tecnológico que alcanzará más de 3.000 puestos de trabajo a lo largo de cinco años.

Por su parte la Estación Marítima ultima las obras para acoger el proyecto empresarial que Accenture llevará a cabo en esta sede de Distrito Digital en la que se instalarán un total de 250 empleados.

La ocupación de empresas llegará a un total de 76 a finales del próximo mes de marzo, 51 de las cuales han recibido incentivos económicos para favorecer su participación en el proyecto. Estas ayudas económicas forman parte del Plan de Atracción de empresas para el que la Generalitat Valenciana ha destinado 2,5 millones.

La primera fase, ejecutada entre marzo y octubre de 2018, ha benficiado a un total de 51 empresas a las que se han sumado además 19 firmas sin incentivos que se han convertido en empresas tractoras del proyecto.

El proyecto se expande

El espacio destinado a este proyecto ha crecido en las últimas semanas. La gran demanda de espacio por parte de las empresas ha hecho que la Generalitat Valenciana haya presentado un proyecto que será realidad a finales de 2020 y que tendrá una capacidad para 550 personas.

Con una superficie de 1.200 m2 este espacio pretende ampliar la capacidad empresarial que oferta el proyecto y así poder albergar a un mayor número de sociedades.

Tal y como ha indicado el director general de SPTCV, Antonio Rodes «en marzo el proyecto estará al 80% de implantación, aunque hay un gran número de firmas que han manifestado su interés por formar parte de Distrito Digital y, que esperamos que formalicen su llegada a la capital alicantina para continuar con su crecimiento».

Atracción empresarial

Las empresas de procedencia europea han visto Distrito Digital como una oportunidad para ubicar una sede de su empresa en un punto estratégico. La calidad de sus conexiones, su clima así como su ubicación estratégica respecto a Madrid o Barcelona, son algunos de los atractivos que han llevado a estas empresas a sumarse a este proyecto.

Finlandia es sin duda el país que más sociedades ha desplazado a la capital alicantina. En total 33 empresas se han instalado en Distrito Digital para expandir así su proyecto y actividad económica. Aunque el país nórdico encabeza el pódium también forman parte del proyecto sociedades llegadas de Alemania, Suiza, América, México y Brasil.

Como no podría ser de otra forma Distrito Digital también cuenta con firmas españolas, hasta la fecha once han llegado a las sedes del poyecto.

Estos datos confirman que este ecosistema empresarial ha traspasado fronteras y ha sido valorado muy positivamente a nivel internacional.

El director de Sociedad Proyectos Temáticos ha explicado que «estas empresas tienen que llevar a cabo un proceso administrativo muy denso y laborioso que acentúa aún más su mérito de querer formar parte de Distrito Digital».

Ha puntualizado además que «desde SPTCV hemos puesto a su disposición todos los medios para poder facilitarles los trámites». Ha insistido además en que «en ocasiones el proceso administrativo supera los tres meses desde que solicitan su venida hasta que todas las administraciones resuelven la documentación pertinente».

Rodes ha indicado además que «por nuestra parte hemos intentado dar todas las facilidades y vamos a seguir con el plan de atracción para que todas las empresas que quieran formar parte de Distrito Digital puedan hacerlo».

Sin duda, Distrito Digital ha hecho que el nombre de la Comunitat Valenciana suene aún más fuerte a nivel de innovación, tecnología y dinamización económica y sea impulsor de un nuevo modelo económico.

Distrito Digital, impulso al cambio del modelo económico

Antonio Rodes Juan: Director General de Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana

Antonio Rodes Juan

Uno de los más nítidos objetivos del Govern del Botànic fue la transición hacia un nuevo modelo económico.

Superar la etapa del tejido productivo valenciano que, más allá de los sectores y empresas tradicionales, basaron el desarrollo en la promoción inmobiliaria y la construcción generando un clima especulativo que tuvo consecuencias devastadoras cuando sobrevino la crisis.

La economía valenciana y, especialmente en el sur de la Comunidad, sufrió un impacto muy negativo. Y lo que es peor, quedó sin instrumentos para remontar. El modelo, que con tanta frivolidad llegó a reputarse de desarrollo perpetuo, estalló y quedó sin armas para la inevitable diversificación empezando por los recursos humanos que orientados tan rotundamente a la construcción se encontraban poco capacitados para reinventarse.

El modelo a seguir era, necesariamente, apostar por un modelo que se apoyase en las opciones de futuro, sostenibles, generadoras de alto valor añadido y capaces de promover un medio profesional más capacitado. Eso conducía, obviamente, a la nueva economía, a la economía digital.

En el Debate de Política General del año 2017 el president de la Generalitat anunció el Distrito Digital. Se trataba de poner nombre a un proyecto que él mismo impulsó desde principios de esta legislatura y que fue tomando forma con la colaboración de profesionales del sector, especialmente de Alicantec y su presidente Andrés Pedreño a la cabeza, y con la Sociedad de Proyectos Temáticos como instrumento para identificar y ejecutar los resortes en que debía basarse el proyecto.

Se trataba de generar un ecosistema digital que potenciase el ya existente en la Comunidad Valenciana, especialmente robusto en Valencia y muy exitoso en Alicante, mediante una política de impulso público a la atracción de empresas nacionales y extranjeras en el sector.

Un proyecto capaz de utilizar las ventajas competitivas de nuestra zona como el clima, la hospitalidad, la gastronomía, la conectividad con un aeropuerto tan competitivo a la cabeza, y algunos activos ociosos como determinados edificios de la propia Generalitat que podían ser utilizados para alojar el talento que quisiera venir a vivir y trabajar a nuestra tierra.

Se diseñó un Programa de Atracción de Empresas para dos años. El primer programa de 2018 se publicó en marzo en el DOGV y el plazo para acogerse al mismo se cerró el 30 de octubre. La acogida fue un éxito. Hubo más solicitudes que ofertas. La mayor parte, extranjeras. La respuesta, no obstante, no se limitó a acogerse al programa de incentivos, hubo muchas empresas que se acogieron al Distrito al margen del incentivo. Y acudieron a la llamada empresas tractoras. Las expectativas de empleo se dispararon, de medio millar en dos años se ha pasado a un compromiso de tres mil en cinco años en función de la disponibilidad de recursos humanos capacitados.

Cabe pensar que el impulso del Govern y de su president era acertado. Las ventajas competitivas del sur de la Comunidad han funcionado como se esperaba. Hemos demostrado ser capaces de atraer talento. Ahora tenemos que demostrar que somos capaces de retenerlo. El talento es muy exigente. No tiene atadura alguna y se permite elegir espacios diez. Pero exige condiciones muy competitivas al entorno: conectividad, clima, hospitalidad, infraestructuras de telecomunicaciones, oferta cultural potente€ Y esa es una tarea de todos.

Si estamos a la altura haremos realidad el germen de un impulso del cambio de modelo en la dirección correcta. Hay dos cosas que parecen fuera de discusión. La primera es que esta tierra lo necesita. La segunda, que es muy capaz de conseguirlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook