22 de diciembre de 2018
22.12.2018

Fundesem saldará su deuda de 1,2 millones con el Ivace en diez años

El patronato de la escuela de negocios alicantina debe ratificar el próximo jueves el preacuerdo alcanzado

21.12.2018 | 23:28
El edificio donde se ubica la escuela de negocios Fundesem.

Después de casi dos años de negociaciones, los responsables de Fundesem y del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) han logrado alcanzar un principio de acuerdo sobre la deuda de 1,2 millones de euros que la escuela de negocios alicantina arrastra con el organismo autonómico por los alquileres atrasados de su sede. Finalmente, el instituto que dirige Júlia Company ha accedido a refinanciar esta cantidad en un plazo de diez años, con la condición de que el centro formativo abone la primera anualidad en el momento en que se produzca la firma.

Igualmente, frente a la pretensión de Fundesem de que el organismo público rebajara en casi medio millón de euros la deuda a cambio de asumir las reparaciones que necesita el edificio, los negociadores han acordado crear una comisión que estudie de forma independiente el coste real de los trabajos. Tendrá un plazo de seis meses y, en función de los resultados, se decidirá si la cantidad se resta de la deuda o si el Ivace ejecuta las obras. Además, como ya estaba previsto, se rebaja el alquiler que abonará a partir de ahora la escuela de negocios desde los 165.000 euros anuales de la actualidad -un precio fijado en plena burbuja inmobiliaria- hasta la cifra de 95.000 euros.

Según las fuentes de ambas partes consultadas por este diario, el acuerdo ya cuenta con todas las bendiciones de la Generalitat y sólo falta que lo ratifique el patronato de Fundesem, que ya se ha convocado para el próximo jueves con este objetivo.

El centro formativo dejó de abonar el alquiler de su sede en el año 2011, cuando el recrudecimiento de la crisis y la desaparición de CAM y Bancaja -que aportaban un buen número de alumnos- provocaron una drástica caída de la cifra de negocios y la descapitalización de la escuela, todavía bajo el mandato del anterior equipo gestor. Con el cambio de dirección de la escuela, los nuevos responsables lograron atajar los números rojos y enderezar la situación, pero quedaba por resolver la deuda por el arrendamiento del edificio, que fue construido en su día por el entonces Impiva sobre suelo municipal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook