17 de noviembre de 2017
17.11.2017

El Sabadell también traslada a Alicante la sede social de su correduría de seguros

Bansabadell Mediación cerró el año pasado con una facturación de 126,2 millones de euros y logró unos beneficios de 30 millones

16.11.2017 | 23:12
El presidente del Sabadell, Josep Oliu, en la sede del banco en Alicante.

La entidad se llevará a Madrid otras tres filiales del segmento asegurador, cuya propiedad comparte con Zurich.

Los cambios del Grupo Sabadell como consecuencia de la incertidumbre generada por el proceso independentista en Cataluña no acaban con el traslado de la sede social de la entidad a Alicante. Los máximos responsables del banco no quieren correr ningún riesgo que pueda volver a situarlos en la diana en los mercados, por lo que han decidido sacar también de Barcelona el domicilio social de sus filiales relacionadas con el negocio asegurador, uno de los segmentos que mayores dividendos ofrece a la entidad en estos momentos, en que el negocio puramente bancario se ve afectado por la falta de rentabilidad que acarrean los bajos tipos de interés actuales.

De esta forma, por un lado, el banco ha decidido establecer en Alicante la sede social de su correduría de seguros -Bansabadell Mediación-, que es la responsable de intermediar todas las pólizas que comercializa su red de sucursales. Y, por otro lado, se lleva las aseguradoras propiamente dichas -Sabadell Vida, Sabadell Seguros Generales y Sabadell Pensiones-a Madrid, donde también se acaba de trasladar la sucursal en España de Zurich, la compañía con la que el banco presidido por Josep Oliu tiene su contrato de bancaseguros. De hecho, la firma suiza es la copropietaria al 50% de estas compañías.

En el caso de Bansabadell Mediación, en realidad, se trata de una vuelta a casa ya que el origen de la firma está en Mediterráneo Correduría de Seguros, la filial que creó la CAM para esta finalidad en 1989 y que pasó a manos del Sabadell cuando el grupo catalán se adjudicó el negocio financiero de la extinta caja alicantina. Como ya ocurrió con Mediterranean, la inmobiliaria de la CAM que fue el germen de la actual Solvia, Oliu y su equipo decidieron aprovechar esta infraestructura y dos años más tarde, en 2013, encargaron a esta firma la mediación de todos los seguros comercializados en su red de oficinas. La sociedad también absorbió el resto de corredurías del grupo.

La apuesta del Sabadell por fomentar la venta de pólizas en sus sucursales, dentro de su estrategia de ventas cruzadas para aumentar la rentabilidad del grupo, ha llevado a que la facturación de la firma haya aumentado notablemente en los últimos ejercicios. Así, cerró el pasado 2016 con unos ingresos de 126,2 millones de euros, un 19% más que en el ejercicio precedente. Se trata, además, de una firma muy rentable ya que sus beneficios ascendieron a 30,6 millones de euros, un 26% más.

De esta forma, Alicante albergará dos de las filiales del grupo que mayores dividendos ofrecen, ya que la citada Solvia, con la que ahora compartirá domicilio social en el 37 de la avenida de Óscar Esplá de Alicante, también ganó el año pasado 57,8 millones, tras facturar 157 millones.

Sin cambios de personal

Como ya ocurrió con el cambio de sede social del propio banco, desde la entidad señalaron ayer a este diario que el traslado del domicilio social de Bansabadell Mediación no implicará el desplazamiento de trabajadores, aunque en este caso buena parte de la plantilla ya estaba radicada en Alicante, por el origen de la firma.

Tampoco se prevén traslados de plantilla por el desplazamiento de la sede social de las «joint venture» con Zurich a la capital del Estado. En este caso, el cambio se suma al anunciado traslado del gabinete de presidencia del banco a Madrid, donde el grupo quiere incrementar su presencia institucional para consolidar su carácter de entidad de ámbito nacional.

Fue el pasado jueves, 5 de octubre cuando el consejo de administración del Sabadell aprobó el cambio de su domicilio social a Alicante ante la caída que estaba registrando la cotización de sus acciones y las retiradas de fondos que se empezaban a producir por la inestabilidad ocasionada por el proceso soberanista catalán. Una decisión a la que ahora se suma el traslado de sus filiales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook