14 de noviembre de 2017
14.11.2017

Atrapados en la pobreza

Un informe refleja que seis de cada diez parados de la Comunidad y cuatro de cada diez empleados con un contrato temporal son pobres

13.11.2017 | 22:16
Foto de archivo del Banco de Alimentos de Alicante.

La reducción de la tasa de protección de desempleados durante la crisis y el aumento de las jornadas parciales han agravado la situación.

La economía española y de la Comunidad Valenciana ha mejorado en los dos últimos años. Sin embargo, pese a este avance todavía hay familias en las que no entran ingresos porque sus miembros llevan varios años sin empleo. E, incluso, hay trabajadores que aun habiendo conseguido un contrato, su salario no les permite llegar a fin de mes o cubrir suficientemente los gastos básicos.

Estas son algunas de las situaciones que se reflejan en el último informe «Análisis y Perspectivas Comunidad Valenciana 2017» del Observatorio de Investigación sobre Pobreza y Exclusión en la Comunidad Valenciana, que conforman la Universidad CEU Cardenal Herrera, Cáritas y la Fundación Foessa. El estudio revela dos conclusiones muy contundentes. De una parte, que seis de cada diez parados de la Comunidad son pobres y, de otra, que cuatro de cada diez trabajadores con un contrato temporal también lo son. «Sigue existiendo un porcentaje significativo de personas que aun teniendo empleo remunerado no pueden salir de la pobreza. Esta "pobreza laboral" es una realidad que parece asentarse en el actual proceso de creación de empleo y hace que la consecución de un trabajo no sea necesariamente un camino para salir de la pobreza y la privación», según subraya el profesor de la CEU UCH, Enrique Lluch, director del Observatorio.


Colectivos desfavorecidos

En esta edición, el informe ha revisado los datos agregados de la población, pero también la «situación específica actual de los colectivos más desfavorecidos del mercado de trabajo y que más sufrieron la crisis económica: parados, los menores de 25 años y las mujeres», añade Lluch. Uno de los colectivos más desfavorecidos es el de los desempleados. Y en el caso de los que no tienen trabajo en la Comunidad, su situación se agrava, dado que los instrumentos del Bienestar para suplir su falta total de ingresos son inferiores en la Comunidad a la media del Estado, con una tasas de cobertura que se han reducido a lo largo de la crisis.

«El porcentaje de beneficiarios de prestaciones por desempleo respecto al total de parados ha caído 21 puntos en seis años, pasando del 68,9% al 47,9% en 2016. Este último año, la tasa de cobertura a los desempleados en la Comunidad es 4,1 puntos inferior a la media española», añade el director del Observatorio.

En el último ejercicio, el empleo ha repuntado en España y en la autonomía, aunque la mejora «ha sido inferior a la del año anterior», añade el estudio, que también subraya que en el aumento de las oportunidades de trabajo, como consecuencia de la recuperación económica, han experimentado un destacado crecimiento las jornadas a tiempo parcial, frente a las de horario completo. Una circunstancia que «ha implicado una evolución negativa de los salarios».

Salarios inferiores al SMI

El porcentaje de asalariados con retribuciones por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en la Comunidad ha pasado del 33,7% en 2009 al 37,6% en 2014, retrocediendo solo al 36,8% en 2015, según los datos recogidos por el informe de la Agencia Tributaria. Esta cifra asciende al 41,7% en el caso de las mujeres. Además, la caída en términos generales del poder adquisitivo de los salarios es del 9% en la Comunidad, un punto por encima de la media española.

De forma paralela, el estudio refleja que las personas que llegan con dificultad o mucha dificultad a final de mes no deja de crecer. Aunque la tendencia al alza se ha frenado en los dos últimos años, «sigue por encima de las cifras previas a la crisis económica y afecta a más del 40% de los hogares». Por ejemplo, el porcentaje de familias que no pueden mantener su vivienda a una temperatura adecuada en invierno «no ha dejado de incrementarse desde 2011, alcanzando a uno de cada cinco hogares valencianos en 2016», añade el estudio.

Alicante y el primer trimestre

Por otra parte, en el análisis que se realiza de la evolución del empleo, el informe indica que la comparativa de los datos del primer trimestre de 2016 y los del mismo periodo de este año, indica que en los tres primeros meses de 2017 se han creado 51.700 empleos más que hace un año en la Comunidad, «frente a los 56.500 del año anterior. Por tanto, aunque la economía sigue generando empleo, lo hace a un ritmo menor. Y a ello se suma que sólo 5.500 nuevos empleos son a tiempo completo, es decir, nueve de cada diez son a tiempo parcial, un 35% de los cuales son, además temporales», señala el estudio.

En este capítulo, la provincia más destacada en la creación de trabajo es Alicante, al concentrar «el 86% de los nuevos empleos en la Comunidad y el 64% del decenso del paro», explica Lluch, coautor del informe junto a Eduardo Esteve y Miguel Torrejón. De los 51.700 nuevos puestos del primer trimestre, en Alicante se han creado 44.500, mientras que la cifra de Valencia se queda en 6.500 y la de Castellón no llega a mil. «Nos encontramos otro año en que la provincia más dinámica en cuanto a cifras agregadas de empleo y desempleo es la alicantina», indica Lluch.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine