07 de diciembre de 2012
07.12.2012

Compró Marsans a través de una empresa de Ontinyent también vinculada a Gürtel y Nóos

El abogado Ramón Cerdá aparece como administrador en Posibilitumm, la firma que adquirió la agencia de viajes

07.12.2012 | 01:00
Ramón Cerdá Sanjuán.

La trama de evasión de capitales detectada tras la "Operación Crucero", que ha supuesto la detención del expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y de los empresarios valencianos Angel de Cabo e Iván Losada, apunta a conexiones con algunos de los episodios de corrupción más sonados de los últimos años en España, como el sumario Gürtel, el expediente Nóos-Urdangarin o el caso Fabra.
Un gestor-abogado de Ontinyent, Ramón Cerdá Sanjuán, a quien la Policía conoce desde hace años por sus actividades como vendedor de empresas en crisis, es el hilo conductor que suele aparecer cada vez que las fuerzas de seguridad del Estado desmantelan una trama corrupta. Desde su despacho Sociedades Urgentes de Ontinyent, que más bien es un auténtico "vivero" de negocios durmientes, Cerdá Sanjuán ha gestionado y vendido al menos un centenar de compañías, muchas de ellas empresas-fantasma que después se han visto implicadas en casos de supuesta corrupción, como el que ahora salpica a Ángel de Cabo y a su mano derecha, el ejecutivo castellonense Iván Losada.
Es Cerdá Sanjuán quien aparece como administrador único, junto a De Cabo, al frente de Posibilitumm Business SL, la empresa interpuesta que compró la endeudada Marsans a Díaz Ferrán. El enigmático gestor de Ontinyent y también novelista aparece además en el voluminoso sumario del caso Gürtel. Las informaciones judiciales revelan que en su despacho se consumó la venta de Good and Better SL, la sociedad que junto con Easy Concept se vio supuestamente favorecida con contratos "a dedo" por Esperanza Aguirre. Otra somera consulta en el Registro Mercantil permite averiguar que Cerdá Sanjuán transfirió otra compañía fantasma -De Goes Center-, a Mario Sorribas Fierro, el supuesto testaferro del Duque de Palma, Iñaki Urdangarín. Y el círculo se completa con la participación del gestor de Ontinyent en la compra de Nueva Rumasa, propiedad del singular José María Ruiz-Mateos. En este caso otra empresa con nombre rimbombante, Back in Business 2011, fue la elegida para que De Cabo y Losada se hicieran con el dominio del imperio de la abeja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook