10 de diciembre de 2011
10.12.2011

La provincia lideró la venta de vivienda turística a extranjeros en España en el tercer trimestre

Alicante registró 2.097 operaciones de compraventa, más del doble que la Costa del Sol y el triple que las realizadas en Barcelona

10.12.2011 | 01:00
Vista general de una urbanización de viviendas destinadas a segunda residencia en la Marina Baixa, en una imagen de archivo

Alicante se convirtió durante el tercer trimestre del año (julio-agosto-septiembre) en la provincia española que lideró la venta de viviendas a compradores extranjeros con un total de 2.097 casas, según el balance hecho público ayer por el Ministerio de Fomento. Cifra menor si se comparan con las que se daban en los años del "boom" inmobiliario, pero positivas tras unos meses en los que este segmento del mercado -vivienda vacacional y segunda residencia- había estado completamente paralizado.
Las más de dos mil viviendas vendidas a los extranjeros colocaron a la provincia muy por encima de zonas clásicas de venta de casas de vacaciones a ciudadanos foráneos como Málaga (Costa del Sol) con 951 viviendas; Barcelona (607); Baleares (516) y Santa Cruz de Tenerife (476). En total, en la Comunidad Valenciana se realizaron un total de 11.420 operaciones de compraventa, lo que supuso un ligero descenso (0,9%), respecto a las ventas del tercer trimestre de 2010.
El dato se conoció, por otro lado, justo una semana después de que el Consell pactara con las cámaras de comercio de la Comunidad crear una comisión mixta de trabajo cuya misión será promocionar la venta en la Unión Europea del "stock" de viviendas que no han encontrado respuesta en el mercado debido a la crisis económica y la falta de financiación.
Los datos positivos de la provincia y la Comunidad contrastaron con los facilitados por el Ministerio de Fomento a nivel nacional. En el conjunto de España la venta de viviendas cayó un 6,3 % en el tercer trimestre con respecto al mismo periodo de 2010 y alcanzó las 75.462 operaciones, la segunda menor caída desde que explotó la "burbuja inmobiliaria".
Con esta nueva caída, la compraventa de viviendas continúa sin dar señales positivas tras los descensos registrados tanto en el primer como en el segundo trimestre del año, cuando se desplomó un 30,4 % y un 40,8 %, respectivamente.
Ha pasado ya más de un año del ligero repunte que se produjo antes de la subida del IVA para la vivienda nueva, del 7% al 8 %, y el de los últimos meses de 2010 por el efecto llamada ante la supresión de las deducciones fiscales por compra de vivienda habitual para rentas superiores a 24.000 euros.
A pesar de que el descenso de la venta de viviendas entre julio y septiembre consolida la tendencia negativa que comenzó a principios de año en España, el ritmo de la caída ha sido menor que en trimestres anteriores.
Entre los factores que han ayudado a amortiguar el descenso se encuentra, según Fomento, la rebaja del IVA del 8% al 4% aplicada por el Gobierno en agosto -expira el próximo 31 de este mes-, con el objetivo de incentivar la compra de casas y dar salida al "stock" si vender. Con respecto al trimestre anterior, la compraventa se desplomó un 16,8 %, en tanto que en los últimos doce meses se realizaron 391.167 transacciones ante notario.
Por el tipo de vivienda, entre julio y septiembre se registraron 24.945 operaciones de vivienda nueva, el 33,1 % del total, y 50.517 de segunda mano, el 66,9 %. Frente al mismo periodo de 2010, la venta de vivienda nueva bajó un 1 % y la de segunda mano un 8,7 %.
Sólo cinco comunidades autónomas registraron variaciones interanuales positivas, destacando Navarra y Cataluña, con un crecimiento del 14,4 % y del 13,6 %, respectivamente, según el comunicado del Ministerio de Fomento.

El valor ha caído un 20% en cuatro años
La crisis ha provocado un drástico descenso del valor del patrimonio inmueble de la franja costera. En total ha caído un 20% desde diciembre de 2007, el porcentaje más alto de España. Una vivienda tipo (100 m2) construida en uno de los municipios litorales de la provincia vale este año, de media, 38.000 euros menos que en 2007. Es decir, que de los 2.505 euros el metro cuadrado de media en los que se tasaba un casa en la playa en la primavera de 2007, se ha pasado a los 2.131 euros actuales, 374 euros menos. El motivo no es otro que el que la recesión afecta más a la compraventa de viviendas turísticas o de segunda residencia, aunque también hay excepciones. Los promotores sostienen que las casas en primera línea del mar han perdido mucho menos valor o, incluso, ninguno.
El ligero repunte del tercer trimestre no ha evitado que en los diez primeros meses del año, la solicitud de visados para viviendas (nuevas y reformadas) volviera a batir su récord negativo con tan sólo 1.264 visados, un 27% menos que en el mismo periodo el año anterior, y a una distancia sideral de los, por ejemplo, 42.180 que se solicitaron entre enero y octubre de 2006, según el Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Alicante.
En esta coyuntura, los promotores insisten en exigir mejoras fiscales y la apertura del grifo financiero para poder reactivar un sector que, según un informe de la patronal, crea 2,5 puestos de trabajo al año por cada piso construido. F. J. B.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook