05 de septiembre de 2011
05.09.2011
40 Años
Cierre de la jornada

Pánico en las bolsas por el temor a una nueva recesión

Los parqués europeos han registrado pérdidas de más de un 4% - El Ibex se ha dejado el 4,69% - La prima de riesgo supera los 341 puntos

05.09.2011 | 11:23

El temor a la recesión mundial, que ha terminado de avivar el Fondo Monetario Internacional este fin de semana, generó una espiral bajista en los mercados, que hizo que la  bolsa española registrara su tercera mayor caída del año (el 4,69 %), mientras la prima de riesgo española escaló hasta niveles de hace un mes.

El principal selectivo del mercado español, el IBEX 35, que ya el viernes puso fin al rebote de finales de agosto con un retroceso del 3,40 %, se hundió hoy hasta los 8.066,50 unidades, arrastrado por el mal comportamiento del sector financiero y del resto de valores cíclicos (los que se ven afectados por la evolución de la economía).

El resto de indicadores europeos registraron en su mayoría pérdidas superiores, a las que se podrían sumar mañana los índices de Wall Street, cerrada hoy por la festividad del Trabajo.

Fráncfort bajó un 5,28 %, Milán se dejó un 4,83 %, París perdió un 4,73 %, Madrid cedió un 4,69 % y Londres lo hizo un 3,58 %.

El nuevo terremoto bursátil lo generó la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que advirtió este domingo del riesgo de que la economía mundial vuelva a entrar en recesión de forma "inminente".

Aunque esa situación todavía se puede evitar, Lagarde aseguró que la capacidad de actuación es ahora menor que hace dos años y que para ello hace falta recapitalizar la banca europea, que necesitaría unos 200.000 millones de euros adicionales.

La contestación del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que afirmó que la Unión Europea crecerá de forma modesta pero sin caer en una recesión, no calmó el ánimo vendedor de los inversores.

En la evolución de la banca no sólo pesaron las declaraciones de Lagarde sino también las incertidumbres sobre la reestructuración de la deuda de Grecia (por eso resultaron más penalizadas las entidades europeas frente a las españolas, menos expuestas al país heleno).

Grecia se ha convertido en el problema de fondo del mercado de deuda europeo, aunque hoy una de las notas dominantes fue la compra masiva de bonos alemanes por su carácter de activo refugio ante la crisis de las bolsas y el temor a la recesión.

Esa apuesta por activos seguros y la consiguiente venta de bonos italianos y españoles hizo que la prima de riesgo de la deuda española repuntara desde los 311 puntos básicos del viernes a 341 puntos básicos al cierre de la jornada, un nivel que no se tocaba desde que el Banco Central Europeo (BCE) intervino en el mercado de deuda a principios de agosto.

Ni las compras de deuda pública española e italiana por parte del organismo consiguieron hoy evitar la fuerte ampliación de la prima de riesgo.

Como el problema de base es el de Grecia, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, trató de calmar los ánimos al asegurar hoy que la UE debe aumentar la presión sobre el país heleno para que lleve a cabo las reformas que se ha comprometido a realizar como condición para recibir asistencia financiera.

Van Rompuy también iba a tratar de apagar el fuego de las disensiones de Finlandia sobre el rescate de Grecia, en un encuentro con el primer ministro finlandés, Jurki Katainemhoy.

A corto plazo, los expertos esperan que la volatilidad de los mercados europeos continúe, ya que no se han producido avances en la crisis de la deuda europea y "los últimos datos y declaraciones apuntan que la actividad económica se está desacelerando más de lo que se esperaba y puede haber una vuelta a la recesión", como señala en declaraciones a EFE la directora de Análisis de Renta 4, Natalia Aguirre.

En cuanto a los valores más castigados, en el mercado español destacaron por su peso el Santander, que se desplomó el 5,94 %, y el BBVA, con el 5,79 %.

No obstante, se quedaron lejos de las caídas de competidores como el Deutsche Bank, que se hundió el 8,859 %, seguida de Société Générale, con el 8,64 %, y de ING, con el 8,529 %.

En el mercado continuo, las cuotas participativas de la CAM fueron las que más cayeron, el 9,52 %, hasta colocarse en 1,90 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine