29 de julio de 2010
29.07.2010

Viajes Marsans despedirá a los 1.400 trabajadores de su plantilla a través de un ERE

Los nuevos dueños niegan que el expediente de extinción de empleo suponga la liquidación de la sociedad

29.07.2010 | 02:00
Imagen de archivo de una agencia de Marsans en Alicante.

Los dueños de Viajes Marsans han acordado con los representantes de los trabajadores la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta al total de la plantilla de la empresa, aunque han negado que ello implique la liquidación de la sociedad.
Fuentes de la empresa indicaron que el ERE se va a aplicar en dos tramos, por una parte a 1.350 trabajadores a fecha 31 de julio, a los que se irán sumando otros 50 empleados que lo harán de forma diferida hasta el 30 de octubre, mientras que otros 50 se mantendrán en la sociedad de una forma voluntaria e indefinida para intentar recuperar la actividad. Aunque el comité de empresa y UGT consideran que se trata de una liquidación de la actividad y del cierre de esta empresa que cumple este año 108 de existencia. Desde Posibilitumm, los nuevos dueños de Marsans, se niega tal posibilidad. Un portavoz de Posibilitumm indicó que hay que seguir pendiente del plan de viabilidad de Marsans, que sigue basándose en tres "patas" y que si éstas se cumplen permitirán recuperar la actividad de la empresa. Estas tres "patas" son la reducción de costes, la generación de tesorería y la recuperación de la actividad. Ello se puede conseguir, ya que "continuamos pendientes de realizar la venta de algunos activos", que permitiría afrontar algunos pagos y retomar la actividad; mientras que el ahorro proviene del ERE actualmente acordado con los trabajadores.
Precisamente, y por ello se ha incluido en el preacuerdo del expediente, que se otorgue "prioridad de contratación" ante la posible reapertura de la actividad a los trabajadores afectados por el ERE, o la venta a un tercero para su explotación. Los nuevos dueños de Marsans que compraron la compañía a Gonzalo Pascual y a Gerardo Díaz Ferrán, el 10 de junio, y el administrador concursal, acordaron el pasado martes la firma de un acuerdo de expediente de extinción de empleo para toda la plantilla de la compañía, que ayer se hizo público.
El ERE contempla el pago de 32 días por año trabajado con 30 mensualidades y hasta un máximo de 70.000 euros, de esta cifra el FOGASA se hará cargo de un máximo de 26.915 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine