18 de junio de 2010
18.06.2010

CAM y Bancaja acumulan otros 282 millones en inmuebles embargados o entregados en pago

Las dos entidades de la Comunidad acaparan un tercio de todas las propiedades que las cajas españolas tienen en venta

18.06.2010 | 02:00

A pesar de los esfuerzos de ambas entidades por reducirlas, CAM y Bancaja siguen engrosando sus abultadas carteras de inmuebles aunque, eso sí, a un ritmo menor que el del año pasado. En concreto, durante el primer trimestre de 2010 las dos principales cajas de la Comunidad acumularon otros 282 millones de euros en propiedades procedentes en su mayoría de embargos y de entregas a cambio de la cancelación de deuda, según los datos facilitados por la patronal del sector, la CECA.
Entre ambas suman ya 4.916 millones de euros en "activos no corrientes en venta" -como se denomina en los balances a estos inmuebles- lo que supone casi un tercio del total de propiedades que se han quedado las cajas españolas como consecuencia de la crisis, que a finales de marzo ascendía a 15.001 millones de euros, según las mismas fuentes.
En el caso de Bancaja, la entidad valenciana es la más perjudicada por la crisis del ladrillo de todo el país. El valor de las propiedades que tiene a la venta supera en estos momentos los 3.353 millones de euros tras aumentar en 147 millones, un 4,6%, durante el primer trimestre del año. En cualquier caso, este incremento casi habrá supuesto un alivio para los gestores de la caja teniendo en cuenta que en el mismo periodo de 2009 acumuló más de mil millones de euros en viviendas, promociones sin terminar o solares.
Por su parte, Caja Mediterráneo ocupa la tercera posición en esta lista, por detrás de la catalana La Caixa, con unos activos en venta de 1.562,7 millones al cierre de marzo. Esto supone un incremento de 134,1 millones y un 9,3% sobre las cifras que presentaba al inicio del año. En cualquier caso, se trata de un incremento también menor al registrado entre enero y marzo de 2009, que fue de 214 millones. Además, también llama la atención el aumento de 89 a 184 millones en el apartado de "inversiones inmobiliarias", donde algunas entidades computan parte de los inmuebles con los que se quedan.
Por ejemplo, la Caixa tiene en su balance 2.202 millones en activos no corrientes en venta y otros 1.120 en inversiones inmobiliarias; y Caja Madrid declara 981 millones en el primer apartado pero 1.444 millones en el segundo.

Promociones agresivas
Desde la entidad alicantina no muestran excesiva preocupación por este nuevo crecimiento de su cartera de viviendas porque aseguran que las ventas van a "muy buen ritmo", lo que también genera ingresos para la caja. Desde finales del año pasado, la CAM ha puesto en marcha numerosas y agresivas promociones y descuentos para atraer a los compradores. La última, vigente durante este mes de junio, incluye descuentos de hasta el 70% en unos 1.000 inmuebles para que los compradores puedan aprovechar antes de que suba el IVA el próximo mes. En Bancaja tampoco se han quedado quietos y se han sumado a esta batalla por desprenderse del mayor número posible de inmuebles con el "Compromiso Vivienda", que permite a los compradores no pagar nada de hipoteca, ni intereses ni capital, durante los tres primeros años.
También las cajas foráneas lo intentan pero, entre las diez entidades con mayores cargas por culpa del ladrillo, sólo una, Caixa Catalunya, ha logrado reducir sus activos. Entre estas cajas se encuentran también la gallega Caixanova, la castellanoleonesa Caja España, Caixa Tarragona o la vasca Kutxa. En una situación muy diferente se encuentran los nuevos socios de la CAM, que presentan cifras muy modestas. Entre Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura apenas suman 267 millones en inmuebles en venta, apenas una sexta parte que la entidad alicantina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas