16 de junio de 2010
16.06.2010
Análisis

El proceso de fusión de las Cajas de Ahorro

Las uniones de las cajas han dado un paso de gigante con el anuncio de fusión entre Caja Madrid y Bancaja

15.06.2010 | 12:30

Las fusiones de las Cajas de Ahorro han dado un paso de gigante con el anuncio de unión entre Caja Madrid y Bancaja, a la que se unirán en una misma estructura otras pequeñas entidades conformando la mayor Caja de Ahorros del país, el proceso de racionalización que empezó hace más de un año, está generando toda una serie de interrogantes:

¿En qué nos afectan a los usuarios las fusiones?

En un principio, todo proceso de concentración elimina competencia, pero en este caso el número de cajas sigue siendo elevado y los beneficios superan los posibles perjuicios, ya que se crean estructuras más fuertes y saneadas económicamente, que pueden competir mejor y seguir ofertando productos competitivos para captar clientes.

¿Qué es una fusión fría? Qué diferencia hay con respecto a las fusiones tradicionales

En una fusión fría, se crea una estructura de gestión común, se integran sus magnitudes económicas pero se mantienen las marcas comerciales independientes con sus propios organismos, mientras en las tradicionales se unifica todo en una única estructura administrativa y comercial.

Comercialmente la fusión fría se asemeja al caso de Banesto y el Banco Santander, forma parte del grupo, pero tiene sus propios órganos administrativos y compite comercialmente con Banco Santander en captar clientes. Una fusión tradicional desaparecen todas las estructuras anteriores, por ejemplo, cuando se creó Caixanova como fusión de las cajas de Vigo, Ourense y Pontevedra o CajaSol de la unión de El Monte y San Fernando.

¿Por qué se hacen ahora estas fusiones?

Aunque se han producido algunas fusiones en los últimos años, el número de cajas es elevado, se ha crecido enormemente en números de sucursales en muchos casos no rentables y los problemas económicos actuales han dejado descubierto situaciones de ineficiencia, tasas de morosidad elevada en algunos casos y dificultades de financiación y captación de recursos y pago de deuda. Por ello se ha hecho un esfuerzo por crear uniones que reestructuren el sector y para ello se ha creado una especie de Fondo de Rescate, el famoso FROB, que inyecte fondos para ayudar a superar estos problemas.

Las fusiones frías están siendo más exitosas en número, por las peculiaridades en la gestión de las Cajas, excesivamente complejas y politizadas, y en la mayoría de los casos impiden las uniones con Cajas de Comunidades Autónomas distintas.

¿Qué ocurrirá con las plantillas?

Existen muchas sucursales no rentables, ya hay entidades que sin fusionarse, están cerrando una parte de ellas, si en las fusiones, especialmente las tradicionales, coinciden varias sucursales en una misma localidad o zona, lo lógico es que se unifiquen y afecte al número de empleados.

En estructuras centrales, especialmente en las fusiones frías incluso puede darse el caso contrario y al crear una unidad de administración mayor por encima de las demás incluso aumente o haya movimiento de trabajadores.

¿En una fusión fría se mantienen los nombres de las entidades?

Si, no hay ningún cambio, y todas las entidades que se unan en una fusión fría mantienen su nombre comercial.


Antonio Gallardo. Director de contenidos www.iahorro.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook