15 de junio de 2010
15.06.2010
Pacto de Toledo

El Gobierno dice que las pensiones no podrán subir como en 2009

Granado advierte de que haría "insostenible" el sistema de la Seguridad Social

15.06.2010 | 18:58

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, alertó hoy de que las revalorizaciones de las pensiones por encima de la inflación real ponen en peligro la sostenibilidad del sistema. "No hay sistema europeo que sostenga revalorizar las pensiones siete veces lo que crece la inflación", alertó Granado durante su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo en la Cámara Baja, donde defendió la congelación de las pensiones que el Gobierno ha aprobado para 2011.

Granado advirtió hoy de que si las pensiones volvieran a revalorizarse como en 2009, cuando subieron un 2% frente al 0,3% de inflación, el sistema de la Seguridad Social "sería insostenible". "Se ha producido una situación que el Pacto de Toledo no había previsto en 1995 (cuando se acordó establecer el 2% como cláusula de revalorización)", reiteró.

"El problema no es que las pensiones se revaloricen con el IPC, sino que el problema es cuando se hace siete veces más que el IPC, tal y como ocurrió en 2009. No hay sistema europeo que sostenga revalorizar las pensiones siete veces lo que crece la inflación", explicó el secretario de Estado. Si esto se produjese cinco ejercicios seguidos sería un "problema", avisó Granado, que para evitarlo pidió que se cumpla la letra del Pacto de Toledo acordada en 1995 por todos los partidos para garantizar el futuro de las pensiones y que fija que las pensiones subirán cada ejercicio el IPC.

Ahora bien, Granado descartó que una vez asumida esta carga de 2009, que cifró en torno a los 40.000 millones, la Seguridad Social tenga que recurrir al Fondo de Reserva, puesto que cerrará el primer semestre de 2010 en superávit. "No recurriremos al Fondo (de Reserva) ni este año ni el próximo año, ni probablemente en los siguientes", aseguró.

Granado también valoró la tasa de morosidad de la Seguridad Social, esto es en el pago de las cuotas, que situó en el 2,5%, justo "la mitad" de la sufren las entidades financieras: "Es una tasa de morosidad muy baja si se tiene en cuenta que no seleccionamos clientes, así como la situación económica del momento".

Sobre la evolución futura de esta tasa, el secretario de Estado aseguró que la predecir la liquidez de las empresas es "muy difícil", aunque sí concretó que las previsiones de recaudación se están "manteniendo", e incluso, "mejorando", eso sí, "hasta ahora".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook