11 de junio de 2010
11.06.2010

UGT cree que Caja Madrid dejará de existir en Valencia y Bancaja, en Madrid

La solución, a juicio del sindicato, siempre que no se decida el cierre de oficinas y la reducción de plantilla, será que las entidades se traspasen sucursales y empleados

11.06.2010 | 22:20

INFORMACION.ES

UGT consideró hoy que Caja Madrid dejará de existir en la Comunidad Valenciana y en las Islas Baleares cuando cierre su alianza con Bancaja, al tiempo que esta entidad desaparecerá en Madrid y Castilla-La Mancha.

Según explicaron a Efe fuente sindicales, la unión que pretenden formalizar las dos entidades de ahorro impedirá que Caja Madrid use su marca comercial en los territorios considerados "naturales" para Bancaja: Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

Al mismo tiempo, Bancaja no podrá usar su nombre en los territorios "naturales" de Caja Madrid: la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha.

La solución, a juicio del sindicato, siempre que no se decida el cierre de oficinas y la reducción de plantilla, será que las entidades se traspasen sucursales y empleados.

De esta forma, unas 160 oficinas de Caja Madrid -131 en la Comunidad Valencia y 29 en Baleares- pasarían a ser controladas directamente por Bancaja, mientras que más de 120 sucursales de la caja valenciana tendrían que quedar en manos de la entidad madrileña.

Bancaja posee 93 sucursales en Madrid, sumando las del negocio de particulares y empresas, más 28 en Castilla-La Mancha.

Además, el sindicato augura en un comunicado remitido hoy a los empleados de Caja Madrid, que las demás sucursales y empleados de ambas entidades en el resto de España pasarán a formar parte del nuevo grupo financiero que les aglutine, que dan por hecho desde ya que será un banco.

En cuanto a lo que pasará con las oficinas y empleados de la caja Insular de Canarias, Caixa Laietana, y las cajas de Ávila, Segovia y La Rioja, entidades que también formarán parte del Sistema Institucional de Protección (SIP), las fuentes mostraron algunas dudas.

Aún así, aventuraron que la marca comercial de una caja tendería a desaparecer en la comunidad de origen de alguna de sus socias.

De esta forma, la peor parada sería Caja Madrid, por su amplia presencia, ya que según esa hipótesis, abandonaría su marca en las Islas Canarias, Ávila, Segovia, La Rioja y quizá, aunque "aquí hay más dudas", en Cataluña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook