09 de junio de 2010
09.06.2010

Industria plantea subir la luz un 4% a los hogares y las pymes desde julio

09.06.2010 | 02:00

El Ministerio de Industria propone que las tarifas eléctricas de acceso suban en julio un 10 por ciento para los hogares y pequeños comercios y un 5 por ciento para la mediana industria, en tanto que para los grandes consumidores (cementeras, químicas o siderúrgicas) opta por mantenerlas estables. Así se recoge en la propuesta de orden ministerial para la revisión de las tarifas de acceso -que retribuyen costes regulados como el transporte, la distribución o las primas a las renovables- remitida a la Comisión Nacional de Energía (CNE). Las asociaciones de consumidores rechazaron de plano esta subida.
Según fuentes del mercado consultadas por Efe, este aumento en los peajes de acceso supondría un incremento de en torno al 4 por ciento de la tarifa de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno y a la que pueden acogerse 26,8 millones de hogares y pymes. Además, en julio, el IVA que se aplica en el recibo de la luz se elevará del 16 al 18 por ciento.
En el cálculo de la TUR influyen los peajes de acceso, los impuestos y el resultado de las subastas CESUR para la adquisición de la energía, que, según los expertos, arrojarán un precio superior al de las del primer semestre.
La orden también establece la eliminación del pago por el alquiler de contadores analógicos, que actualmente suponen en torno al 1,4% del recibo de la luz. El borrador fija un incremento de los peajes del 10% para la baja tensión (hogares y pequeños negocios), del 5% para la alta tensión del escalón 1 (industria en zona urbana) y del 0% para el resto de la alta tensión (grandes consumos).

"Inaceptable" para las familias
Mientras, las principales asociaciones de consumidores mostraron su total oposición a la posible subida de la luz en un momento de crisis como el actual y calificaron la medida como "del todo inaceptable" para las familias.
En declaraciones a Efe, el portavoz de la confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Antonio López, manifestó que "si finalmente este aumento del precio de la luz es aceptado por la CNE", será "absolutamente inaceptable que, en un momento de crisis profunda y con una inflación que no llega al uno por ciento, se penalice así a familias y pequeños consumidores". "Es una afrenta en toda regla, en este momento de crisis. Si la subida rondase la inflación o incluso estuviera unas décimas por encima del IPC, podríamos estar de acuerdo, pero en ningún caso podemos aprobar una subida del diez por ciento porque es una cifra del todo descabellada", advirtió.
En la misma línea, la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu, rechazó frontalmente una subida de la luz por encima del IPC porque, en estos momentos, cualquier aumento superior a esa cifra es "un golpe directo a la línea de flotación del consumidor".
También recordó que en este contexto de crisis, "con expectativas de mejora aún muy lejanas, una subida en un servicio básico como la luz, aunque sea en la tarifa de acceso, es un golpe importante para los bolsillos, que además coincidirá con el aumento del IVA de julio y puede que a algún otro incremento fiscal".

La portavoz de la OCU ha advertido además de que este aumento aplicado en la tarifa de acceso repercutirá sobre muchas personas que han traspasado su contrato a compañías liberalizadas y que "no saben que estas empresas actualizan sus precios con las tarifas de acceso y no con las de último recurso".

Para la OCU, antes de aprobar una tarifa de la luz, es necesario hacer una reflexión "clara" del déficit tarifario, "para ver cuánto cuesta la generación de cada kilowatio, porque no cuesta lo mismo si procede de energía nuclear, eólica o hidráulica, y aclarar y hacer transparente esa factura".
Entre otros conceptos, los peajes retribuyen elementos regulados como las primas a las renovables o el déficit de tarifa que se genera porque los ingresos obtenidos vía recibo de la luz no cubren todos los costes que soporta el sistema. En la propuesta, el Gobierno añade que las condiciones económicas del primer trimestre obligan a revisar al alza las previsiones de diciembre de 2009 de la demanda para 2010.

Así, este año se cerrará con un incremento de la demanda eléctrica del 1,5% respecto a 2009, según el documento, que considera que el consumo será un 2,25% superior al previsto en diciembre del año pasado.

La orden establece una previsión final de costes de actividades reguladas para el conjunto del año de 13.090 millones de euros, mientras que los ingresos de acceso se cifran en 13.100 millones de euros, lo que arrojará un "superávit" de 10 millones de euros.

Sin embargo, en la orden sobre peajes que entró en vigor en enero se establecían unos costes por actividades reguladas de 16.050 millones -con unas primas al régimen especial de 5.888 millones de euros- y unos ingresos de 13.784 millones.

El Gobierno, que actualmente trabaja en la revisión del sistema de las primas a las renovables, había fijado para este año que el déficit de tarifa eléctrica no podía superar 3.000 millones de euros. rutrum montes, cras quis eu eleifend in vitae dignissim. Pharetra sapien, ipsum vel feugiat vulputate vivamus, vitae hac. Ut per est, risus etiam aliquam, lobortis sodales aliquam, suspendisse ante wisi lacus nulla et. Ante malesuada duis mauris tempor et eu, orci commodo volutpat, luctus pede pellentesque sit blandit. Pulvinar feugiat adipiscing, vestibulum a sed velit iaculis donec, non penatibus vivamus morbi sodales, enim eget nunc convallis pede a, eleifend hendrerit integer urna quis at sed. Pharetra scelerisque etiam morbi, nulla sem lacus amet, enim libero vitae et velit eu, velit vitae quisque torquent nonummy odio maiores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook