05 de junio de 2010
05.06.2010
Reforma laboral

UGT insiste en la huelga general si no hay consenso

CCOO aseguró que el anuncio de la intención del Gobierno de aprobar una reforma por decreto "desincentiva"

02.06.2010 | 14:04

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha calificado los últimos plazos dados por el Gobierno para alcanzar un acuerdo sobre la reforma laboral de "indiferentes" y ha reiterado que si el Ejecutivo impone una solución sin consenso habrá una huelga general.

Preguntado por el periodo dado por el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, para que la negociación acabe en un máximo de ocho días, Méndez ha recalcado que el proceso no depende "de los plazos sino de la voluntad", y ha asegurado que UGT está haciendo un "esfuerzo de aproximación" que debería tener "cierta correspondencia" por parte de la patronal.

Para Méndez, lo importante es que haya un acuerdo "equilibrado" y que "no menoscabe los derechos" de los trabajadores, por lo que si el Gobierno aprueba una reforma en el sentido contrario habrá huelga general.

Méndez ha valorado la disminución del paro en mayo aunque interpreta que el dato "respalda" la posición de los sindicatos sobre que el Gobierno central "ha cometido un profundo error con su plan de ajuste".

Según el líder de UGT, refleja que el Ejecutivo se ha equivocado con el plan de ajuste, que perjudica a funcionarios, pensionistas y dependientes, porque se confirma que "la reducción del paro no depende de la reforma laboral" sino de la actividad y crecimiento económico.

En este sentido, ha sostenido que si la reforma laboral es positiva puede ayudar a mejorar la situación y que "si es mala y sin calidad" puede perjudicar, pero que "ni la una ni la otra son la solución última al problema del paro".

Por su parte, CC.OO. aseguró que el anuncio realizado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre la intención del Gobierno de aprobar una reforma laboral por decreto el próximo 16 de junio si no hay acuerdo, "desincentiva" las negociaciones en la mesa del diálogo social.

"No nos gusta ese tono conminativo", indicaron las mismas fuentes antes de añadir que "es como si el Gobierno quisiera proyectar (con este mensaje) una imagen de firmeza y de capacidad de Gobierno", aseguraron fuentes del sindicato.

Al respecto, desde CC.OO. señalaron que, al fin y al cabo, esta necesidad del Gobierno "es parte de los problemas" que han desembocado en la aprobación del decreto de medidas de recorte del déficit.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook