02 de junio de 2010
02.06.2010

Fitch rebaja la calificación de CAM, Bancaja y el Sabadell

En el caso de la entidad alicantina, la agencia no ha tenido en cuenta el acuerdo para la creación del SIP

02.06.2010 | 02:00

La agencia Fitch anunció ayer la rebaja de la calificación de la deuda a largo plazo de Caja Mediterráneo (CAM), Bancaja y su filial, el Banco de Valencia; y el Banco Sabadell debido a su fuerte exposición a la crisis del ladrillo y a la debilidad de la economía española. Esta agencia es la misma que la semana pasada recortaba la nota de la deuda soberana española.
En el caso de la CAM, el "rating" de su deuda pasa de "A-" a "BBB+" con perspectiva negativa. Es decir, cabe la posibilidad de que se le aplique una nueva rebaja a corto plazo, según informó ayer la propia entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los motivos que esgrime Fitch para tomar esta decisión son el importante nivel de exposición de la caja al sector inmobiliario y la más que notable cartera de inmuebles que la entidad ya acumula (sólo en su página web tenía ayer más de 5.000 a la venta) y cuyo valor se está deteriorando en la misma medida en que bajan los precios medios de la vivienda.
No obstante, en su nota a la CNMV la CAM especifica que Fitch no ha tenido en consideración su reciente acuerdo para constituir un Sistema Institucional de Protección con Cajastur y las cajas de Cantabria y Extremadura, que ha mejorado su nivel de solvencia. De hecho, el principal objetivo de este tipo de uniones es compartir riesgos y apoyarse mutuamente en caso de necesidad.
Bancaja es otro de los afectados por la decisión de la agencia de "rating", con el agravante de que partía de una situación peor. Su deuda a largo plazo tenía la calificación de "BBB+" y queda en "BBB", un peldaño más abajo, por idénticas razones a las esgrimidas para justificar la rebaja de la CAM. Del mismo modo, su filial, el Banco de Valencia, del que posee el 38,4% de sus acciones, también sufre el castigo y su deuda pasa a calificarse del "BBB". En este caso, Fitch señala que sufre un elevado apalancamiento y "presiones de liquidez".
En cuanto al Sabadell, su nota pasa del "A+" al "A", pero con perspectiva estable. Esta rebaja refleja el deterioro de los activos del banco debido, sobre todo, a su exposición al sector de la promoción, uno de los más afectados por la actual situación de crisis económica.
Las agencias de calificación se encargan de evaluar las probabilidades de que un gobierno o una empresa sea capaz de hacer frente a sus deudas. Sus notas van des la "AAA", la máxima, hasta la D, la de los bonos basura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook