12 de febrero de 2020
12.02.2020
Opinión

Lucentum: 25 años no es nada...

11.02.2020 | 23:23
Lucentum: 25 años no es nada...

Gijón, 3 de junio de 1995. El Ernesto Electrodomésticos caía 69-68 ante el Trébol Gijón en el partido decisivo por el ascenso a la Liga ACB. A los chicos de Luis Casimiro les había podido la presión ante un rival que fue llevado en volandas por los más de 5.000 espectadores que llenaban el Palacio de los Deportes. En un partido igualado de principio a fin que se decidió en el último suspiro, las buenas actuaciones de Javi Moltó (14 puntos) y, especialmente, de Ibarra (21) no fueron suficientes para llegar a Ítaca en el primer intento. El «año cero» de los alicantinos ya era historia y la temporada 1994-1995 había concluido con el Lucentum ahogado en la orilla. Pero este muerto resultó estar muy vivo...

Alicante, febrero de 2020. Un cuarto de siglo después de que Paco Pastor moviera cielo y tierra para que el baloncesto de élite echase a andar en la capital de la Costa Blanca, el club se encuentra de nuevo en la antesala de la máxima categoría del baloncesto español. El equipo que entrena Pedro Rivero y que lideran en la cancha Pitts, Llompart y Bamba Fall marcha quinto en la clasificación de la Liga LEB Oro, tras conseguir ante el Breogán su sexta victoria consecutiva. Parece que después de una época muy oscura (en la que el club pasó en apenas tres meses de ser equipo ACB a jugar en la 1ª Autonómica) el baloncesto de élite vuelve a aparecer en el horizonte alicantino como posibilidad real.

Gardel cantaba como nadie que «veinte años no es nada» pero estos primeros 25 años de vida del club alicantino han dado para mucho: dos títulos de campeón de la Copa Príncipe, ocho denominaciones (Ernesto Electrodomésticos, Lucentum, Proaguas Costablanca, Etosa, Alicante Costablanca, Meridiano, Fundación Lucentum y HLA), cuatro ascensos a la ACB -2000, 2002, 2009 y el no consumado por problemas económicos de 2013- y cuatro descensos (dos de ellos administrativos). Igualmente, en estos cinco lustros, por el club han pasado cuatro presidentes (el propio Pastor, Luis Castillo, Miguel Cano y el actual, Antonio Gallego), varias decenas de entrenadores - Txus Vidorreta, Julio Lamas, Trifón Poch, Andreu Casadevall y Óscar Quintana, entre otros- y más de 200 jugadores que, al fin y al cabo, son los auténticos protagonistas, los que lo mismo infartan corazones como los curan y los que hacen que el cielo y el infierno estén a solo una canasta de distancia.

Se dice que la piel es de quien la eriza. Y, aunque cada seguidor es un mundo, resulta difícil creer que haya algún aficionado al que no se le haya puesto la carne de gallina al ver los pases imposibles de Pepe Sánchez, los «clinics» de tiro de Perasovic o a dos bases sublimes como Calderón y Prigioni al mando de las operaciones. O que no se emocione al recordar al Etosa Alicante de Nacho Rodríguez, De Miguel y los «hermanos» Lewis, que llego a ser líder de la ACB durante muchas jornadas en 2005 o a aquel histórico Lucentum que, adiestrado por Casadevall y liderado por Reggie Fox, contraprogramó el temido «efecto 2000» con una catarata de triples de David Gil, con la que tumbó a un duro Caprabo Lleida y consiguió el primer ascenso.Si escudriñásemos hasta el recoveco más recóndito de la memoria de los seguidores alicantinos completaríamos el crisol de sensaciones que forman el universo Lucentum: Miguel Hernández-Teka y el Pitiu Rochel, Paco Pastor, Miguel Cano y el topicazo de «Alicante no es ciudad de baloncesto»;Ernesto Electrodomésticos, Liga EBA, Martin Luther Keane y el sueño que acabó en Gijón; Centro de Tecnificación, las pancartas de Kali Nord, el eterno Willy Rejón, la «manita» de Jorge García, la final de las finales ante Lleida y el primer ascenso a la ACB; el superclase Lou Roe, los cuartos de la Copa del Rey y los «play-offs» por el título; la llegada a Europa, el pundonor de Iñaki De Miguel y la garra de Lucio Angulo; los hermanos Urtasun, la personalidad de Pere Llompart y el ascenso en Fuenlabrada ante el Melilla;Meridiano, Justin «Capitán América» Doellman, Ivanov, Kyle Singler y el «lockout» NBA; el canon ACB, la leyenda Middleton, LEB Plata y la derrota ante Canoe; el ascenso ante Navarra, la vuelta a la LEB Oro, 5.000 gargantas y un solo grito: LU-CEN-TUM.

HLA Lucentum Alicante, felices bodas de plata. Y que cumplas muchos más, que 25 años no es nada...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.