11 de enero de 2020
11.01.2020

¡Sí, se puede!

El Orihuela afronta esta noche (21.00) en Los Arcos la eliminatoria ante el Villarreal con el sueño de pasar ronda

10.01.2020 | 23:28
Once inicial que el Orihuela presentó ante el Nàstic la pasada semana.

En 10 ocasiones un club alicantino de tercera categoría consiguió eliminar a un Primera.

David contra Goliat, con un balón de por medio. Una historia mil veces contada y en la que no siempre gana el poderoso, más aún en Copa del Rey. Con el nuevo formato, una quincena de clubes modestos han dormido esta noche con el sueño de eliminar a un Primera División y protagonizar las habituales escenas de celebración en telediarios, periódicos y, hoy en día, vídeos de Twitter e Instagram. Uno de ellos, el Orihuela.

El conjunto de la Vega Baja afronta su duelo frente al Villarreal (21.00, Los Arcos) en un curso complicado. La Copa es un oasis en un campeonato liguero que no está yendo como se deseaba cuando se produjo el retorno a la categoría de bronce del fútbol español el pasado verano. Tras eliminar al Cornellà de forma agónica, el siguiente capítulo en la historia oriolana es el «Submarino Amarillo», un clásico de la élite en el siglo actual. ¿Hay opciones para soñar con la épica?

La historia dice que sí. Pese al evidente salto de categorías, el fútbol ha dejado numerosos ejemplos de equipos de Segunda División B (o Tercera cuando esta categoría no existía) que han sido capaces de eliminar a entidades poderosas de Primera. En el caso de equipos alicantinos, un total de diez «Davides» han eliminados a sus respectivos «Goliats» en la historia de la Copa.

Curiosamente, el primer caso tiene a Orihuela como protagonista. En la temporada 1969/70, el Orihuela Deportiva (anterior al actual y desaparecido en 1995) fue capaz de eliminar a un Mallorca de Primera. Los de la Vega Baja militaban en Tercera y consiguieron en la ida la suficiente renta, que aún se quedó corta por un arbitraje que tendió hacia el equipo grande, al imponerse por 3-1.

Pareda, Seano (marcando un penalti lesionado, el clásico «gol del cojo») y Caselles, con sus tantos, desataron la euforia de una afición que llenó el recinto oriolano y que abucheó al colegiado tras anular el 4-1, obra de Torres. En la vuelta, la derrota en las islas por 1-0 fue suficientemente dulce para que los alicantinos pasaran de ronda, a unos octavos de final donde el Murcia puso fin a su andadura en aquella edición de Copa.

El siguiente caso de milagro alicantino no llegaría hasta la década de los 90, cuando el Benidorm lo hizo por partida doble. En la temporada 1992/93 eliminó al Celta de Vigo contra todo pronóstico, tras empatar sin goles en Foietes y ganando con un espectacular resultado de 3-4 en Lalín, ya que Balaídos estaba clausurado. Villaescusa, Andrés y Matías, con un doblete, fueron los héroes de un equipo que llevó en todo momento el dominio del marcador ante un Celta en el que jugaban ilustres como Cañizares, Otero, Mandiá, Patxi Salinas o Tito Vilanova.

Un lustro más tarde, en la 1998/99, la ciudad costera volvió a celebrar un gran triunfo de su equipo de fútbol, capaz de eliminar al Tenerife en Cuarta Ronda. Tras empatar 2-2 en el Heliodoro Rodríguez, los pupilos de Pedro Valentín Mora aguantaron el 0-0 en casa gracias a una defensa liderada por San Román, padre del actual portero del Elche, capaz de frenar a Felipe Miñambres, Juanele, Makaay y compañía. El premio gordo fue medirse en la siguiente ronda al Barça de Louis van Gaal.



La Copa de los modestos


Ya en el siglo actual y en eliminatorias a partido único, los clubes alicantinos de Segunda B también han protagonizado diversas hombradas, sobre todo en la edición 2002/03, en la que cayeron cuatro «primeras» a manos de equipos de la provincia. La victoria más sonada fue la del Novelda, que ya venía de derrotar el año anterior a Valencia (por alineación indebida) y Las Palmas. El «bombazo» lo guardó para el Barcelona.

Aquella noche de otoño de 2002 pasó a la historia como la noche de Madrigal. El experimentado delantero firmó un hat-trick contra los azulgranas que le hizo copar las portadas de los periódicos a la mañana siguiente. La exhibición del Novelda no fue la única alicantina de aquel día, ya que el Alicante venció al Espanyol por 1-0 y el Hércules al Villarreal por 2-1. En la siguiente eliminatoria, mientras noveldenses y herculanos doblaban la rodilla frente a Terrassa y Mallorca, el Alicante dio otro golpe de gracia al Valencia, que venía de jugar dos finales de Champions League consecutivas, al vencerles en la tanda de penaltis tras empatar un 1-3 en la prórroga. En octavos, el Deportivo puso fin al sueño copero alicantino.

El último caso de sorpresón en Copa de un conjunto de la provincia lo protagonizó el Alcoyano en la temporada 2005/06, al golear al Mallorca por 4-1 en El Collao con goles de Parrado, Mesa y Antoñana, por partida doble. Al menos así consta en los libros de historia hasta esta noche, en la que el Orihuela quiere escribir la undécima épica del fútbol alicantino.

Un partido para disfrutar


Orihuela vivirá hoy una noche histórica de fútbol con el sueño de la Copa del Rey, que le enfrentará al Villarreal de Primera División, once años después de la última vez que disfrutó de una experiencia parecida con la visita del Atlético de Madrid.

Desde el club, han tomado la eliminatoria a partido único como una fiesta de fútbol para disfrutar, tanto los 4.000 oriolanos que llenarán las gradas de Los Arcos, como los propios jugadores que compartirán terreno de juego con varios internacionales.

El equipo dirigido por Gerard Albadalejo ha entrenado toda la semana con la mente puesta en este importante duelo, pero también en el próximo encuentro liguero ante el Ejea el miércoles 15 de enero. Una doble cita en Los Arcos que obliga al técnico a pensar en ambos encuentros, si bien dará especial importancia al de Copa de hoy por ser el más inmediato. Albadalejo ya logró la gesta de eliminar un Primera División, en concreto a la Real Sociedad, cuando entrenaba al Lleida, y se muestra ilusionado de tener la oportunidad de repetir la gesta.

El técnico cuenta con todos los jugadores a excepción de Urzáiz y Antonio que están realizando trabajo de recuperación al margen del equipo.

Por su parte, el Villarreal tiene la baja de Bruno Soriano, a la que se pueden unir Rubén Peña y Toko Ekambi, que con un golpe en el muslo el primero y unas molestias el segundo, son duda y casi seguro baja para este partido. Además, jugadores como Sergio Asenjo, Pau Torres, Anguissa, Moi Gómez o Gerard Moreno, entre otros, podrían tomarse un descanso en esta cita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.