08 de noviembre de 2019
08.11.2019

«La gente se identifica con el estilo del HLA: correr, saltar y partirse el pecho»

Rivero, técnico del Lucentum, se felicita por el creciente respaldo de la afición alicantina a su equipo, que esta noche (21.00) busca en Castellón su quinta victoria

07.11.2019 | 23:27
El entrenador del HLA Alicante Pedro Rivero, ayer en el Pabellón Pedro Ferrándiz.

El entrenador recalca que la llegada de Busquets no cambia el objetivo de la salvación.

Reforzado por su épica victoria en el último suspiro ante el Almansa (83-82) de la última jornada y por la llegada del alero Pep Busquets, cedido por el Joventut, el HLA Alicante intentará esta noche (21.00) en Castellón ante el TAU dar continuidad a su buen momento de forma y a su condición de equipo revelación de la Liga LEB Oro. El entrenador Pedro Rivero se felicitó ayer por el hecho de que la afición lucentina se ha vuelto a enganchar por el ilusionante comienzo de su equipo, al tiempo que recalcó que la cesión de Busquets no cambia los objetivos ni el nivel de exigencia de la HLA, cuya meta sigue siendo la permanencia en la categoría de plata. «Que no esperen locuras de un jugador joven porque venga de la ACB. Es uno más en la rotación; incorporamos a Busquets y no a Prepelic», destacó.

Quinto en la tabla con cuatro victorias y tres derrotas, el cuadro alicantino visita la difícil cancha del Castellón -13º con un triunfo menos- con todos sus jugadores disponibles tras la «paliza» de los tres últimos partidos en apenas ocho días con viaje intersemanal incluido a Lleida. El pívot Bamba Fall, decisivo desde la primera jornada, se ha recuperado de sus molestias «y no debe tener problemas», según el técnico, para seguir siendo esta noche uno de los jugadores más determinantes de la Liga.

Rivero reconoce que el equipo viaja a Castellón con «la euforia» propia de la victoria sobre la bocina del pasado sábado, después de varias derrotas en los últimos instantes. «No habíamos tenido la de ganar en los últimos partidos, pero sí la de empatar dos veces y no entraron con dos triples solos. Esta vez nos tocó a nosotros; al final el deporte es así», indicó.

En todo caso, el técnico saludó la nueva ola de optimismo en la que se mueve la afición alicantina, con 3.500 espectadores en el Pabellón Pedro Ferrándiz el pasado sábado. «Al pabellón cada vez viene más gente y en la calle nos paran mucho más que antes. Y al final eso es bonito, que la gente se identifique», reconoció el entrenador, que reivindicó el patrón de juego de su equipo, basado más en la lucha que en la brillantez: «Y no me dicen que jugamos muy vistoso. Lo que quieren es que se partan el pecho todos los días, que corran, que salten. La gente se identifica mucho con el estilo del equipo».

Precisamente un equipo «muy físico» es lo que se espera enfrente Rivero esta noche en Castellón. El técnico aplaudió la incorporación del joven Busquets, de 20 años, por el que ya se interesó el HLA en verano, pero negó que su llegada le cambie al Lucentum su objetivo de la salvación. «Es un tres que tiene capacidad para jugar de escolta y que tira muy bien con los pies parados», le definió Rivero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sin emoción, no hay fútbol

Manu Vallejo y Rubén Sobrino, jugadores del Valencia CF, clausuraron el Área Movistar LaLiga con una respuesta multitudinaria