06 de enero de 2019
06.01.2019
FÚTBOL . LaLiga Santader

El Huesca gana su primer partido en casa esta temporada frente al Betis

Esta victoria permite al conjunto aragonés atemperar su delicada situación en la clasificación

06.01.2019 | 08:42

El Huesca acabó con el estigma de no ganar en su estadio de El Alcoraz al derrotar este sábado al Betis tras remontar un marcador adverso, lo que le permite atemperar su delicada situación en la clasificación y creer en la salvación.

El conjunto altoaragonés se rearmó moralmente tras superar al conjunto verdiblanco y conseguir por fin la primera victoria de la temporada y de su historia en su estadio de El Alcoraz en la máxima categoría, lo que le concede un aporte extra de oxígeno en forma de puntos y moral.

Por el contrario, la derrota corta la excelente racha del equipo sevillano, que había sumado 10 de los 12 últimos puntos en juego, y que le impide seguir progresando en la clasificación en busca de los puestos de Liga de Campeones.

Aunque todavía quedan muchos partidos por disputarse el hecho de que el Huesca sea colista y que tuviera antes de este encuentro la salvación a ocho puntos (a la espera de lo que sea capaz de hacer el domingo el Villarreal, equipo que marca la salvación), daban al enfrentamiento contra el equipo de Quique Setién un carácter de final, y así se lo tomó.

El Huesca consiguió la primera victoria en su estadio en Primera en la novena intentona y fue festejado por todos, jugadores, cuerpo técnico y aficionados como una liberación y como si de un título se tratase con unos minutos posteriores de catarsis colectiva pensando en que por fin se levantaba la pesada losa psicológica de no ganar en El Alcoraz, tal y como reflejaron los cánticos de los seguidores azulgranas con el clásico "sí se puede".

Tras los últimos buenos partidos del equipo de "Francisco" Rodríguez en casa y el sufrimiento y la decepción que produjeron los resultados negativos cosechados injustamente, frente al Betis ha recogido los frutos del trabajo obteniendo así su segundo triunfo de la temporada, algo que no lograba desde la primera jornada liguera disputada el 19 de agosto del año pasado en el campo del Eibar.

De inicio ambos conjuntos intentaban lograr la posesión del esférico pero eran los visitantes los que más tiempo lo tenían en su poder.

A pesar de ello, eran los propietarios del terreno los que más se acercaban al área bética, casi siempre en alguna jugada de contragolpe o en robos de balón en la salida de su área de los andaluces.

Sin embargo, al Huesca, como en tantos otros encuentros, le faltó precisión y potencia en los remates que intentó y también en los centros que puso al área porque ninguno encontró rematador cuando sus jugadores se encontraban en buenas posiciones de disparo.

El equipo de Francisco realizó una excelente labor de presión que incomodaba al equipo sevillano, pero a costa de recorrer muchos kilómetros y de mucho desgaste físico que tuvo el premio de recuperar numerosos balones. Sin embargo, como ya está siendo habitual en el actual campaña, no supo culminar.

El conjunto de Quique Setién no pareció tener prisa y mantuvo su estilo a pesar de los errores en zonas de peligro intentando madurar el partido y esperando su oportunidad para hacerla efectiva.

No fue capaz de lograrlo en los primeros 45 minutos en los que circuló el balón con Sergio Canales y el portugués William Carvalho dirigiendo las operaciones, pero sin acciones de peligro en el área del conjunto azulgrana que no pisó salvo en algún balón colgado de manera esporádica.

Tras el descanso el encuentro discurrió por los mismos parámetros pero con la diferencia de que una arrancada del Cristian Tello en el minuto 55 fue frenada en falta dentro del área por Xabi Etxeita, transformando el penalti el paraguayo Antonio Sanabria. Era la primera ocasión clara de los visitantes y se convirtió en gol.

El tanto espoleó a un Huesca que volvió a derrochar coraje marchándose todavía más arriba y arriesgando más porque no le quedaba otra y eso trajo como consecuencia las peligrosas contras de su rival.

La primera de ellas llegó en el 68 con un gran pase de Canales a Tello que, en el área, erró el pase decisivo. En la segunda, tres minutos después, el centro, nuevamente de Tello, fue despejado con muchos apuros a córner por la zaga aragonesa.

Cuando parecía que el tanto de la sentencia podría llegar el recién ingresado Alex Gallar, en el minuto 74, ganó la línea de fondo para poner un centro medido a la cabeza de David Ferreiro que, en plancha y a puerta vacía, igualaba la contienda.

El partido, con los dos equipos buscando la victoria, se partió por el cansancio en ambos bandos. El regreso a defender en los dos lados se hacía más costoso y propiciaba más espacios y también más faltas para evitar las ocasiones.

En una de estas, en el minuto 79, un balón colgado al área del conjunto foráneo fue rechazado de cabeza por el sistema de contención andaluz pero Christian Rivera lo enganchó con una gran volea para adelantar a los suyos y hacerles soñar con la victoria.

La gélida noche de Reyes de 2019 quedará grabada con letras de oro en la historia del modesto club oscense como el día de la primera victoria en casa en Primera División y también del primer triunfo de Francisco como técnico oscense.

Ficha técnica:

2 - SD Huesca: Huesca: Santamaría; Akapo, Exteita ("Chimy" Ávila, min.59), Insua, Pulido; Rivera; Miramón, Moi Gómez, Melero (Gallar, min.66), Ferreiro; y "Cucho" Hernández (Sastre, min.85).

1 - Real Betis: Pau López; Mandi, Bartra, Feddal; Francis (Joaquín, min.81), Javi García (Guardado, min.59), William Carvalho, Canales, Tello; Sanabria y Loren (Lo Celso, min.59).

Goles: 0-1. min.55: Sanabria; 1-1. min.74: Ferreiro; 2-1. min.79: Rivera.

Arbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Etxeita, Moi Gómez y "Cucho" Hernández y a los visitantes Javi García y Francis.

Incidencias: partido correspondiente a decimoctava jornada de Liga disputado en el estadio de El Alcoraz de Huesca ante 6.135 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento Maria Luisa Laliena, madre del presidente del Huesca, Agustín Lasaosa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Final del primer tiempo

¿Qué hacen los futbolistas cuando cuelgan las botas? Abandonar una pasión como el fútbol y alejarse de LaLiga no es fácil