03 de diciembre de 2018
03.12.2018
ANÁLISIS

El año dorado de las chicas

Campeonas de Europa y del mundo, la selección liderada por Toña Is sigue rompiendo barreras

03.12.2018 | 01:14
La selección española sub´17 celebra el Mundial ganado el sábado por la noche ante México en Uruguay.

De la mano de una Claudia Pina colosal, autora de los dos goles que decantaron la final, la selección sub-17 brindó al fútbol español su primer título mundial en categoría femenina, en un 2018 memorable para las pupilas de Toña Is.

Campeonas de Europa a su llegada a Uruguay, las españolas abandonaron Montevideo como campeonas del mundo, un calificativo hasta ahora esquivo para ellas. Y es que en 2014, en el Mundial sub-17, el destino de La Roja fue la plata. En 2010 y 2016, el bronce.

En el último Mundial sub-20, la generación comandada por Patri Guijarro, Aitana Bonmatí, Maite Oroz y Carmen Menayo salió igualmente derrotada de la final, pero tres jugadoras prometieron revancha. Eva Navarro, Claudia Pina y Catalina Coll, presentes en ese torneo, se fijaron a su regreso con la selección sub-17 el objetivo del oro.

«No es una revancha personal, sino más bien una revancha con el fútbol. Porque antes me quitó un sueño, pero hoy me lo ha podido dar», celebró Claudia Pina.

La delantera azulgrana, Balón de Oro y Bota de Plata de este Mundial sub-17, dio al fútbol femenino español algo que, según Toña Is, «merecía hace tiempo». Por el primer título mundial llevaban años pujando sin suerte Jorge Vilda y Pedro López -actuales seleccionador absoluto y sub-19, respectivamente-, pero ninguno de ellos había logrado derribar ese muro.

Toña Is, en su segundo intento, sí. La entrenadora asturiana es, desde que asumió su cargo, historia de la disciplina. Con su nombramiento a finales de 2015, se convirtió en la primera mujer seleccionadora de fútbol en España.

Tres años después, su currículum es envidiable. Bajo su tutela, la selección sub-17 consiguió cinco metales en otros tantos grandes campeonatos: dos oros en el Mundial y en el Europeo de 2018, dos platas en los Europeos de 2016 y 2017 y un bronce en el Mundial de 2016, disputado en Jordania.


«Indescriptible»

En Uruguay llegó un triunfo «indescriptible». «No lo puedo explicar», aseguró en la rueda de prensa posterior a la final. Su celebración a pie de campo fue mucho más elocuente.

Toña Is, quien como futbolista logró la medalla de bronce en la Eurocopa de 1997, se hizo un hueco entre las internacionales, alcanzó el trofeo y lo besó antes de arrancarse a cantar junto a todas las jugadoras una frase que siempre les acompañará: «Somos campeonas del mundo».

La victoria en la final ante México fue la culminación a un certamen sobresaliente. La selección española lideró el Grupo D, con 7 puntos, tras ganar a los conjuntos de Corea del Sur (4-0) y Canadá (5-0) y empatar ante Colombia (1-1).

En cuartos de final, en una agónica tanda de penaltis, apeó a la anterior campeona, la escuadra de Corea del Norte. En semifinales doblegó al cuadro neozelandés por 2-0 y, ya en la final, Claudia Pina aseguró para ella y para sus compañeras un lugar preeminente en la historia del fútbol femenino español.

El primer título mundial femenino acompaña a los dos masculinos, que España consiguió en el Mundial absoluto de 2010 y en el Mundial sub-20 de 1999. Y estas chicas a buen seguro que seguirán haciendo historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook