30 de noviembre de 2018
30.11.2018
TENIS

David Ferrer siente que competirá al máximo sus últimos seis torneos

"Cuando no ganas los partidos que estás acostumbrado a ganar o no puedes jugar los torneos que te gustaría, creo que es un buen momento para dejarlo y abrir una nueva etapa en tu vida"

30.11.2018 | 19:20
David Ferrer siente que competirá al máximo sus últimos seis torneos

En su mirada todavía se notan las ganas y la ilusión por darlo todo hasta el final. "Jugaré estos seis últimos torneos como siempre, al máximo. Tengo la motivación suficiente para hacerlo bien", explica un David Ferrer que afronta desde enero sus últimos meses como tenista profesional.

Y es que para una leyenda como es el tenista de Jávea, estos dos últimos años no han sido nada sencillos, lejos de su mejor nivel y sin sentirse al 100%. "Cuando no ganas los partidos que estás acostumbrado a ganar o no puedes jugar los torneos que te gustaría, creo que es un buen momento para dejarlo y abrir una nueva etapa en tu vida", comenta a sus 36 años en un acto en el que ejerce como embajador del último Peugeot 508.

Y es que a pesar de que la retirada está a la vuelta de la esquina, el que antaño fuera número tres del mundo reconoce que ha sido "duro" no sentirse competitivo estos últimos meses, sin embargo, no quiere pensar en la despedida. "Voy semana a semana, ahora estoy ilusionado porque estoy haciendo una buena pretemporada".

"Intento no pensar en cómo será, porque te generas unas expectativas y luego son otras. Si algo he aprendido es a no predecir el futuro, sino a hacer lo mejor posible el día a día y jugar los torneos que me queden dando el máximo".

Aunque entre risas y buenas caras, admite que a partir de ahora aceptará mejor la derrota. "Espero disfrutar más que nunca".

Ferrer tiene claro que lo deja cuando toca, "me reafirmo en mi decisión", aunque explica que va a echar "mucho de menos el tenis y la competición. Me encanta jugar, si fuera por eso seguiría en el circuito", admite antes de repasar algunos de sus grandes momentos de toda su trayectoria.

Antes de entrar en detalle suspira, echa la vista atrás, "ha habido muchos en tantos años, es complicado". Y es que su currículum es extenso y variado. "Uno muy especial fue ganar la primera Copa Davis en Sevilla, en casa, con toda la gente. También tengo un gran recuerdo del triunfo en París Berçy -su único Masters 1000-".

Además, recuerda con crudeza y dolor la final de Copa Davis perdida en Praga. "Fue un momento muy duro, se perdió por nada, pero tengo la sensación de que ahí estaba jugando mi mejor tenis".

La conversación tenística prosigue y sale a la palestra el nombre de Rafa Nadal cuando reconoce que le hubiese gustado completar su palmarés con un Grand Slam. Y es que en el camino de Ferrer se cruzó la leyenda de Manacor, que le superó en la final de Roland Garros 2013. "No es una espinita, pero me habría gustado ganar uno, sí. Y completar así mi currículum. No me duele, porque yo lo he dado todo. Puedo asegurar que no ha sido por no haber hecho todo lo posible, pero es verdad que es lo que me ha faltado".

Lejos de excusarse en que ha compartido época con tres leyendas como Roger Federer, Novak Djokovic y el propio Rafa Nadal, el valenciano le da vuelta a la tortilla y considera "una suerte haber coincidido con ellos. Me han hecho mejor tenista. Haber llegado a ser número tres del mundo con ellos en frente, me hace estar tranquilo de que he hecho muchas cosas bien", resume.

Además, tiene claro que gracias a Nadal él es mejor tenista. "Imagino que al revés no pasa, que Rafa se ha retroalimentado más de Federer o Djokovic, pero a mí me ha ayudado a ser cada día mejor jugador".

"Seguro que habrá otro David Ferrer, pero será casi imposible que haya otro Rafa Nadal"
Ferrer no escatima en elogios al tenista manacorense, campeón de 17 Grand Slams. "Es que es increíble. Seguramente no habrá otro tenista como él, tenemos que disfrutarlo y celebrar que lo estamos viviendo. Llegarán otros jugadores, que serán buenos, que estarán arriba y que ganarán un Grand Slam. Quiero decir, que habrá otro David Ferrer, eso seguro, pero es que Nadal es otra cosa", resume.

Echa un vistazo a su alrededor para buscar a Pablo Carreño con la mirada, también presente en el acto de Peugeot. "Ahí tienes a Pablo, a Rober -Bautista-, que están unos cuantos años entre los veinte mejores y parece que no hagan nada, que solo está Rafa".

Antes de cerrar la charla, toca de pasada el tema de la nueva Copa Davis, una competición en la que él ha forjado parte de su leyenda, ya que es el tenista español con más triunfos en toda la historia de la competición. "Creo que los cambios serán buenos de cara al futuro, es un buen proyecto y es cuestión de tiempo que acabe teniendo más repercusión".

Aún así, es consciente de que hay algunas cosas que se deberán ir mejorando poco a poco. "Hay que ajustar el tema de la fecha. Ahora será a final de año y la mayoría de jugadores llegan muy cansados. Pero es verdad que el formato antiguo de jugar tres o cuatro eliminatoria era muchísimo, es algo que los jugadores no podían plantearse con el calendario individual de cada año".

Sobre el David Ferrer que se verá una vez cuelgue la raqueta, el de Jávea reconoce que no es algo que le quite el sueño ahora mismo. "No estoy pensando en ello. Se que siempre estaré ligado al mundo del tenis, pero ahora también necesito tiempo para estar en mi casa, con mi familia. Haga lo que haga, espero poder hacerlo bien y estar formado. Siempre que he intentando hacer algo me gusta hacerlo estando bien preparado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook