15 de junio de 2018
15.06.2018

Golovin y Cheryshev devuelven la ilusión a los anfitrones

La selección rusa destruye a Arabia Saudí con una manita - Dos de los goles llegaron en los últimos minutos

14.06.2018 | 23:32
Cheryshev celebra un gol.
Rusia 50Arabia Saudí

Rusia, impulsada por el fulgor de Aleksandr Golovin y Denis Cheryshev, inauguró su Mundial 2018 como ansiaba y como pocos creían en el país, no por el triunfo, esperado, sino por la claridad de la victoria (5-0) que logró ante una endeble Arabia Saudí, muy permeable atrás e ineficaz en ataque.

De nada le valió al equipo del hispano-argentino Juan Antonio Pizzi tratar de manejar el balón, de adueñarse de la mayor posesión posible e incluso de llegar de forma esporádica a las inmediaciones del área de Igor Akinfeev.

Rusia, sin hacer nada del otro mundo, tan solo con los destellos de Yuri Gazinsky, pretendido por algún grande como el Juventus, y por Denis Cheryshev, jugador del Villarreal español, que había relevado al lesionado Alan Dzagoev, resolvió el trámite sin mayores problemas antes del intermedio.

Para venir de donde venían los rusos el paso, sin ser definitivo, es tremendamente importante e ilusionante. Pizzi encontró esta oportunidad tras no poder clasificar a Chile.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook