06 de septiembre de 2012
06.09.2012

El juez ordena a la Federación la readmisión "inmediata" del Orihuela CF en Segunda B

El juzgado de lo Mercantil dictamina que la decisión de la RFEF de bajar a Tercera al equipo por  el impago de un aval es contraria a derecho

06.09.2012 | 02:00
Aficionados del Orihuela mantean ayer al presidente Antonio Felices tras conocerse el fallo judicial.

El Orihuela le ha ganado la batalla abierta en los juzgados a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y recupera la categoría de Segunda División B, una vez que el juez Luis Seller Roca de Togores del Juzgado de lo Mercantil número tres de Alicante, con sede en Elche, dictó ayer un nuevo auto por el que ordena a la RFEF readmitir de forma inmediata al club de la Vega Baja en la categoría de bronce del fútbol español.
El conflicto se inició cuando la Federación anunció al Orihuela que debía depositar un aval de 200.000 euros para poderse inscribir en Segunda B. Ya entonces, la entidad oriolana envió un escrito al organismo que preside Ángel María Villar para hacerle saber que no podía cumplirlo por estar en concurso de acreedores. Ante la negativa de la RFEF de hacer una excepción con el Orihuela, la directiva del club decidió reclamar por la vía judicial. Tras un primer auto del juez el 17 de julio en el que instaba a ambas partes a entenderse y no dejaba claro quién tenía la razón, la Federación descendió al equipo a Tercera.
Se inició así un segundo paso mediante un recurso que se resolvió el uno de agosto con otro auto del mismo juez que daba la razón al club en el sentido de que no tenía que presentar el aval por estar en proceso de Ley Concursal. Sin embargo, no emplazaba a la Federación devolver la categoría. De ahí que los oriolanos siguiesen con el proceso judicial que debía reiniciarse el 3 de septiembre al no ser hábil el mes de agosto. Mientras, la competición empezó y el conjunto amarillo tuvo que iniciar la liga en Tercera. Ayer llegó el auto judicial definitivo y de esta forma, el club hace buena la lucha llevada a cabo durante dos meses, con una huelga de hambre incluida.
La parte dispositiva de la resolución judicial que obliga a la Federación Española a devolver al Orihuela a Segunda B, dice textualmente: "Se comunica a la RFEF que los acuerdos adoptados por los que se requiere al Orihuela CF a la prestación de aval para poder participar en la temporada 2012-2013 en la Segunda División Nacional B, son contrarios tanto al artículo 8.4 como al artículo 43.2 LC. Siendo competencia del juez del concurso su exigencia o, en su defecto, autorización que no ha sido solicitada".
Asimismo, añade que "las consecuencias derivadas de lo anterior, en especial la denegación de acceso a la categoría de Segunda División B, son igualmente contrarias a la norma concursal. Es por ello, que se requiere a la RFEF para que, de acuerdo con lo expresado en los fundamentos jurídicos de esta resolución y en esta parte dispositiva, proceda de manera inmediata a adoptar las medidas necesarias para dejar sin efecto los acuerdos de requerimiento de aval y especialmente el de 17 de julio de 2012 por el que se deniega el acceso a la categoría de Segunda División B al Orihuela CF para la temporada 2012-2013".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook