31 de julio de 2010
31.07.2010

Casado desempolva la estampa de Cacho

31.07.2010 | 02:00
Pie ie d ac si ut cogiata praeclarare elonte, no nudio.

Final de 1.500 metros. Arturo Casado desempolvó la estampa victoriosa de Fermín Cacho en los Juegos de 1992 al cruzar la meta de la final europea con la misma expresión de asombro y la misma insospechada ventaja sobre sus adversarios, rematando un éxito español al que se sumó Manuel Olmedo con la medalla de bronce.

Casado, madrileño de 27 años, se proclamó campeón de Europa con un tiempo de 3:42.52 en un esprint sostenido de 200 metros, en tanto que Olmedo, campeón de España, hubo de abrirse a la calle cuatro y sortear el codazo del británico Tom Lancashire para llegar tercero a la meta en una carrera a cara de perro.
El tercer español, Reyes Estévez, perdió la medalla en el último metro en beneficio de Olmedo, que alcanzó al barcelonés pero no tuvo terreno para hacer lo mismo con el alemán Carsten Schlangen, un corredor peligroso a ritmos lentos como en de la final de ayer.
La final de 1.500 era una de las dos pruebas (la otra, el 5.000) en las que España soñaba con un triplete que sólo Gran Bretaña ha conseguido, en Stuttgart'86, con tres históricos: Sebastian Coe, Tom McKean y Steve Cram. El mejor resultado español sigue siendo el doblete de Helsinki'94 con Fermín Cacho e Isaac Viciosa.
La carrera ofrecía, por tanto, un choque espectacular entre las escuelas española y británica, ambas con tres atletas en pista.
Estévez y Casado controlaron la carrera en las primeras vueltas, con los británicos a la expectativa por la calle dos. Olmedo marchaba atrás y hubo de salir a la calle tres para irse colocando a falta de dos vueltas.
España contaba con un trío de garantías. Olmedo, pese a su condición de novato en la distancia, ha sido este año campeón de España y ha vencido en Oslo (3:36.98); Casado presentaba el tercer mejor registro europeo del año, conseguido en esta misma pista el pasado día 9 (3:35.02), y Estévez, que corría en casa, ya ha sido campeón (1998) y subcampeón (2002) de Europa.
A 500 metros Lancashire pegó un tirón pero el grupo, sin castigo en las piernas hasta ese punto, respondió en bloque, de modo que la carrera se decidió en un esprint de 200 metros.
El británico Andy Baddeley, líder europeo del año con 3:34.50, sólo pudo terminar sexto y mejor británico.
Reyes Estévez, cuarto clasificado, ha explicado tras la prueba que el hecho de haber "llevado el peso de la carrera" le ha restado frescura "en los últimos 200 metros" para optar a las medallas.
El corredor catalán ha calificado la carrera de "táctica y muy lenta" y ha comentado que le ha faltado capacidad para acelerar en la última recta.
"La gente que iba detrás de mí ha gastado menos y eso ha hecho que llegase más fresca al final", ha añadido, resignado a su cuarta plaza. "Cuando dentro de unos años me pregunten qué hice en el Europeo de Barcelona diré que cuarto, aunque no me guste, y eso es lo que vale", ha destacado.
Estévez intentará aprovechar su estado de forma para correr varias reuniones, aunque ha confirmado que la prueba de Barcelona ha sido su "última participación con la selección española en el 1.500". El fondista de Cornellà ha dicho que intentará buscar la medalla que le falta, "la olímpica".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook