14 de julio de 2010
14.07.2010

Míriam da la cara por Carbonero

La esposa española del viceprimer ministro británico Nick Clegg exige a "The Times" una rectificación por responsabilizar a la periodista de la derrota de España frente a Suiza

14.07.2010 | 02:00
Míriam González, en una imagen reciente.

Míriam González, la esposa española del viceprimer ministro británico Nick Clegg, ha escrito una carta al diario "The Times" en la que le invita a excusarse por haber acusado a la reportera Sara Carbonero de distraer a su novio, el guardameta Iker Casillas, en el partido que España perdió frente a Suiza. "Ahora que España ha ganado el Mundial y que Iker Casillas demostró el domingo que es un excelente guardameta con independencia de que su novia, Sara Carbonero, le siga o no desde el lateral, tal vez les toque a ustedes presentar excusas", escribe González.
"Culpar simplemente a Sara de la deficiente actuación (del once español frente al helvético) cuando se limitaba a hacer su trabajo es indigno de un periódico que debería tratar a las mujeres por lo que hacen y no por lo que puedan hacer sus compañeros", escribe la esposa del político liberaldemócrata. En un comentario en la misma página que ayer informó la acogida a la selección española en Madrid, "The Times" señala que se hizo simplemente eco de los rumores que corrían entre los hinchas españoles sobre la posibilidad de que la presencia de Carbonero hubiese distraído a su novio guardameta durante aquel partido.
""The Times" cree que al informar simplemente de la reacción en España no cometió error alguno", explica el periódico, que añade que, no obstante, "en un espíritu de buena voluntad, su director, James Harding, ha decidido responder a Míriam González felicitándola por la victoria de su equipo en el Mundial".
"Usted en particular se alegrará de saber que reconocemos a las mujeres por lo que son y no por lo que hacen sus compañeros", escribe Harding en referencia a la profesión de abogada de González. Y haciendo irónica alusión a la frase inglesa utilizada por ésta para exigir excusas al periódico -"eat humble pie" (comer un pastel hecho con productos de casquería: comida tradicional de pobres)-, Harding le dice que en el periódico no son especialmente aficionados a ese plato, pero "si usted, Sara Carbonero o Iker Casillas pasan por aquí, les invitaremos a un pincho de tortilla española".
El periódico recuerda acto seguido, y en el mismo tono conciliador, que a diferencia de otras esposas de políticos británicos, Míriam González rara vez acompañó a su marido durante la campaña electoral, lo que ella atribuyó posteriormente a su trabajo. "No tengo el lujo de un empleo que pueda simplemente abandonar durante cinco semanas, y me imagino que es lo que le ocurre a la mayoría de las personas en este país", dijo entonces González para explicar que no se la viese muchas veces en los actos de campaña del líder liberaldemócrata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine