23 de junio de 2010
23.06.2010

El gol vuelve a ser esquivo con Messi

Argentina jugará los octavos de final ante México tras derrotar a Grecia en un partido en el que los suplentes no se arrugan

23.06.2010 | 02:00
Messi sigue reñido con el gol. En la imagen, el argentino yace en el suelo en un momento del partido ante Grecia.

Argentina cerró ayer con un pleno de victorias su primera fase del Mundial, tras derrotar a Grecia 2-0 con un equipo plagado de cambios que, sin embargo, buscó el ataque tanto como el titular. Con menos ocasiones que en los dos primeros partidos, Argentina derrotó a Grecia gracias a un tanto de Martín Demichelis, el segundo que consigue un defensa argentino en Sudáfrica, tras el de Gabriel Heinze en el debut contra Nigeria, y otro de Martín Palermo, en los minutos finales. Una vez más, el gol se le resistió a un Leo Messi que lo intentó en innumerables ocasiones. Y ya ha dejado claro que quiere dejar su huella en este Mundial. Grecia había dispuesto un muro táctico que le prestaba especial atención. Y tenían a un Tzorvas en estadio de gracia. Hasta el tanto de Demichelis.
Los helenos no salieron de sus cuarteles de invierno pese a que el empate les mandaba a su casa. Fieles al estilo de su seleccionador, el alemán Otto Rehhagel, fiaron su suerte a la fortaleza de contención y a los balones largos destinados a un Georgios Samaras que trató de dañar a la zaga argentina con su velocidad. A la otra versión de Argentina le faltó algo de la intensidad ofensiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook