17 de junio de 2010
17.06.2010

Mediapro y Sogecable reabren la "guerra del fútbol"

Acusaciones: Mediaproducción SL solicita la apertura de un concurso de acreedores y acusa a Sogecable de "grave" incumplimento de contrato al no cumplir con sus obligaciones de pago.

17.06.2010 | 02:00
Edificio que acoge la sede de Mediapro en Barcelona.

Los pagos pendientes que tienen contraídos entre sí las empresas Mediapro y Sogecable han motivado la reapertura de la "guerra del fútbol", que desde hace varios años enfrenta a ambos grupos. La empresa Mediaproducción SL -perteneciente al grupo de empresas de Mediapro- pidió ayer la apertura de un concurso de acreedores, similar a la antigua suspensión de pagos, y acusó a Sogecable de un "grave" incumplimiento contractual al no cumplir sus obligaciones de pago.
Por su parte, y según informa en su edición digital el periódico "El País" (editado por el grupo PRISA, accionista de Sogecable), Sogecable se dirigió el pasado lunes por burofax a Mediapro para reclamar un aval bancario o alguna otra garantía que garantice que Mediapro abonará 104 millones de euros que debe pagar, según sentencia, a Sogecable.
El pasado mes de marzo, el juzgado número 36 de Madrid condenó a Mediapro a pagar 97 millones de euros, más siete de intereses, a Sogecable por los daños causados desde el inicio de la temporada futbolística 2006-07, en lo que se conoció como la "guerra del fútbol" entre los dos grupos.
El citado juzgado estimó íntegramente la demanda presentada en julio de 2007 por la empresa Audiovisual Sport (empresa participada al 80 por ciento por Sogecable) contra Mediapro por incumplimiento contractual, pero la sentencia no es firme y está recurrida. Sogecable, según la información publicada en la edición digital de "El País", debía abonar a Mediapro antes del día de ayer 90 millones de euros, correspondientes al primer pago de los derechos de la temporada de fútbol 2010-2011, si bien, según este diario, ese pago se podía retrasar hasta el 30 de junio.
Así, el pasado lunes, Sogecable se dirigió a Mediapro para reclamar, ante el "grave riesgo" de que incumpliera sus obligaciones contractuales, un aval bancario que asegurara el pago del dinero previsto en la sentencia cuando esta sea firme. Pero la empresa Mediaproducción SL, que gestiona los derechos audiovisuales del fútbol, ha solicitado la apertura de un concurso de acreedores y ha acusado a Sogecable de un "grave" incumplimiento contractual al no cumplir sus obligaciones de pago.
Mediaproducción SL mantiene que ese incumplimiento contractual supondrá que Canal+ y Canal+ Liga no podrán emitir los partidos de la liga de fútbol de Primera y de Segunda División la próxima temporada.
En una nota de prensa que hizo pública ayer, la empresa Mediaproducción SL aseguró que seguirá explotando "con total normalidad" los derechos de la Liga española, y subrayó que la solicitud del concurso de acreedores no pone en duda la rentabilidad y viabilidad de la empresa. Sogecable, según la nota, les comunicó por escrito el pasado lunes la decisión de no cumplir con sus obligaciones de pago correspondientes al contrato por los derechos de emisión de la Liga de fútbol.

"Desequilibrio"
Esa situación puede llevar a Mediaproducción SL a "un desequilibrio en los flujos de caja", según esta empresa, que ha decidido, "por un elemental sentido de la prudencia", solicitar la protección judicial mediante la apertura de un concurso de acreedores. En la misma nota, Mediaproducción SL insiste en que pedir ese concurso no supone poner en duda la viabilidad de la empresa, ya que ésta ha estado motivada "únicamente" por la decisión de Sogecable de no hacer frente a sus obligaciones de pago.
Además, anunció que ejecutará todas las acciones legales necesarias para exigir el resarcimiento de los daños y prejuicios causados. Mediaproducción SL es una empresa englobada dentro de la sociedad Imagina, formado por los grupos Globomedia y Mediapro, cuyas empresas no se verán "en absoluto" afectadas por la decisión de acudir al concurso de acreedores, según la misma fuente.
El concurso que se ha solicitado se limita a esa empresa y no tendrá "ninguna" repercusión en el resto de empresas del grupo Imagina, Globomedia o Mediapro ni a ninguna de sus filiales. El concurso voluntario de acreedores debe ser aceptado por la Justicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook