04 de junio de 2010
04.06.2010
Tenis

La joya del Montemar

El tenista alicantino Albert Alcaraz se prepara desde enero para dar el salto a categoría junior tras culminar 2009 como campeón de España individual y del Mundo por selecciones en sub-14

04.06.2010 | 02:00
La joya del Montemar

Con 15 años recién cumplidos, el tenista alicantino Albert Alcaraz se se prepara desde enero para dar el salto de categoría. Después de una progresión envidiable desde que se iniciará en el Club Atlético Montemar a los siete años culminó su último año como sub-14 como campeón de España individual y del Mundo con el combinado nacional. Un logro que la última vez que la obtuvo la selección española en esa categoría fue en 2000 y en el equipo estaba enrolado el que a partir del domingo puede volver a ser número uno, Rafa Nadal.
"Ahora es el momento más difícil de su carrera. Va a pasar de jugar mucho y perder poco a jugar menos y perder más", reconoce su entrenador, Álvaro Carbonell, quien admite que su físico y su juego le va a permitir dar un doble salto de categoría -de infantil a junior-. Tras más de cinco meses de preparación -cuatro horas por la mañana y dos horas tres tardes a a la semana?-, Alcaraz está listo para empezar el próximo 14 de julio una nueva temporada. Pero antes de que llegue ese momento, el tenista alicantino está inmerso en los exámenes de final de curso. Alcaraz no descuida su formación académica. Estudia a distancia con un profesor particular y se examina cada tres meses.
Es consciente que a partir de ahora no va a tener rivales fáciles porque aumenta la exigencia. Sin embargo, esa exigencia se convierte en incremento de nivel, reconoce su entrenador. "Antes ganaba porque era mejor que los demás".
Albert Alcaraz y su entrenador no se ponen ninguna meta concreta a corto plazo. "Es el momento más difícil de su carrera porque viene de ser el favorito, de tener éxito y queremos que esté tranquilo y se dedique a mejorar", admite Álvaro Carbonell. Un tiempo de transición que el tenista alicantino espera culminar la próxima temporada con la disputa de algún Grand Slam como junior.
Álvaro Carbonell define a su pupilo como perfeccionista y ganador. "Siempre quiere mejorar y hacerlo mejor pero el tenis es un deporte de errores y le cuesta asumirlos". Su ídolo es Federer pero no tiene reparos en reconocer que en un duelo entre el suizo y Nadal se decanta por el español. Sueña con ser profesional y levantar un trofeo en la tierra parisina de Roland Garros. De momento, se tendrá que conformar con ver la final de este año el domingo por televisión y seguir aprendiendo.
El trabajo tiene su recompensa y a principios de año, Alcaraz recibió el premio al mejor deportista promesa que le concedió la Asociación de la Prensa Deportiva de Alicante y ahora está nominado en esta misma categoría a los premios que concede la Diputación. Toda una joya que desde el Club Atlético Montemar ya se afanan en conservar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook