25 de marzo de 2020
25.03.2020
Información
CORONAVIRUS

La hora de la gran biblioteca virtual

La Miguel de Cervantes de la Universidad de Alicante aumenta sus visitas durante el encierro, en especial los portales de personajes históricos y literatura infantil y juvenil. También se incrementan las consultas desde el ordenador y los usuarios menores de 24 años

24.03.2020 | 22:24
La hora de la gran biblioteca virtual

El acceso se realiza desde ordenador y suben los usuarios menores de 24 años.

Desde 1999, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes abrió al mundo una ventana al conocimiento. Veinte años después sigue ahí, como demuestran los cerca de 15 millones de usuarios únicos y las 70 millones de visitas que registró el año pasado. Y en las circunstancias críticas que atravesamos se muestra como un túnel del tiempo que acerca la cultura a los ciudadanos.

En los últimos diez días, los que llevamos de confinamiento, las visitas han aumentado y, sobre todo, las realizadas desde ordenador por encima de las de móvil, que es lo que ocurre en circunstancias normales. «La gente consulta más desde el ordenador de casa, como es lógico», apunta Jesús Pradells, director de la BVMC, dependiente de la Universidad de Alicante. Y también se ha registrado un incremento en el segmento de edad de usuarios menores de 24 años.

Una forma de contribuir a divulgar el contenido de esta institución, que cuenta con 657 portales y 287.430 obras, está siendo la difusión en redes sociales, «donde vamos mencionando los materiales que tenemos, haciendo recomendaciones, para recordarles que es acceso libre y gratuito».

El aumento de visitas en esta semana se ha registrado sobre todo en los portales de personajes históricos y, especialmente, en el de literatura infantil y juvenil. Los espacios dedicados a Simón Bolivar, Benito Pérez Galdós, Mario Benedetti o Federico García Lorca, además del dedicado a reyes y reinas de España, son algunos de los más visitados en estos días de encierro.

En cuanto a la obra más consultada o descargada, el primer puesto lo ocupa El Quijote, seguido por El Lazarillo de Tormes y El Conde Lucanor, que encabezan habitualmente el ránking. También han tenido un aumento significativo, según los datos de la BVMC, la consulta o descarga de las obras de Federico García Lorca La Casa de Bernarda Alba y Bodas de sangre, y, entre los clásicos, La vida es sueño, de Calderón de la Barca.

Jesús Pradells se mostró muy satisfecho con estos datos que sitúan a este centro virtual «casi por encima de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos».

La Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes ya es historia


La Universidad de Alicante asume la gestión de la BVMC y del centro Impact, tras acordar la disolución con el Banco Santander

La Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes ya ha pasado a la historia. El patronato de la institución reunido ayer telemáticamente dio forma oficial a la desaparición de esta entidad anunciada hace un año cuando el Banco de Santander se retiraba de ese organismo.

El patronato aprobó la extinción de la fundación y la distribución de los bienes y derechos resultantes de la liquidación, que supone que la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes y el proyecto de digitalización Impact se quedan en la Universidad de Alicante. «Teníamos tres grandes proyectos en la Fundación: la Biblioteca Virtual, cuyos bienes y derechos pasan a la UA; la Cátedra Vargas Llosa, que pasa a la Fundación Internacional para la Libertad -constituida para estrechar las relaciones entre Latinoamérica, EE UU y España bajo el signo de la libertad-, también presidida por Vargas Llosa; y el Centro Impact, que pasa a ser gestionado por la Fundación General de la UA», tal como aseguró ayer el rector de la Universidad de Alicante y miembro del patronato, Manuel Palomar.

El rector considera este paso una buena solución, ya que «recuperamos la Biblioteca Virtual, que la gestionará íntegramente la UA, como cuando se fundó. Creo que esta distribución ha sido adecuada porque vamos a seguir gestionando la BVMC y el Impact con todo lo que conlleva».

En cuanto al tema económico, Palomar recordó que el Centro Impact se subvenciona a través de fondos europeos y la biblioteca la asume la UA. «No con el coste íntegro que tenía porque no podemos, pero el no tener la Fundación en Madrid aligera loa costes, por lo que continuaremos con los 600.000 euros que poníamos anualmente». Ahora se abre el proceso de liquidación que debe aprobar el Protectorado y que tardará entre tres y cuatro meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook