11 de marzo de 2020
11.03.2020
Punto y aparte
CORONAVIRUS
Escritor y presidente de Analistas Financieros Internacionales

Emilio Ontiveros: « Hay que tener miedo a la inacción más que al coronavirus»

El escritor aplaza su participación en las Veladas Literarias Maestral de Alicante prevista para el viernes

10.03.2020 | 23:11
El escritor y economista Emilio Ontiveros.

Su libro se titula Excesos . Y Amenazas a la prosperidad global es el subtítulo. ¿Serviría para definir el momento que vivimos por el coronavirus?
Bueno, cuando concebí el libro no pensaba en una epidemia de este tipo, pero es verdad que es una especie de ejemplificación de algo de lo que trata, que es la interdependencia, la interconexión entre todos los países y la necesidad de responder a los problemas globales con un gobierno global. El coronavirus pone de manifiesto que con independencia de lo que haga un país o una región, si al final no se acaban adoptando decisiones comunes siempre habrá residuos, tanto en el tema de salud como en la economía.

Le digo algunos titulares: La Bolsa española sufre su mayor caída desde el Brexit; la epidemia marca un antes y un después en la economía mundial; Wall Street detiene la cotización 15 minutos para frenar el miedo al virus; la economía mundial entra en doble shock por el coronavirus. ¿Tenemos que tener miedo?
A lo que debemos tener miedo es a la inacción, al bloqueo, a la ausencia de decisiones económicas que neutralicen lo que está ocurriendo. Por eso son relevantes decisiones como las que debe tomar esta tarde (por ayer) la Unión Europea o mañana (por hoy) el Banco Central Europeo. El miedo condiciona la inversión empresarial, el consumo, y es cuando las instituciones y los gobiernos tienen que tratar de desbloquear esa situación. Por eso Europa, que es el bloque más amenazado, debe tomar decisiones de inversión y señalizar al sector privado cuál es la dirección para hacerlo.

En la situación concreta de España, que estaba en un momento de crecimiento, ¿hasta qué punto resulta crucial lo que está pasando?
Es importante porque es verdad que España crecía un poco más que el promedio de Europa y estaba tratando de digerir la desaceleración del resto de países. Pero si economías como Alemania, que es una gran locomotora y un gran cliente de España, se paraliza, la economía española sufre. Por eso es muy importante no tanto ver el margen de maniobra que tiene el gobierno español, que es limitado, sino decisiones que contribuyan a la movilización de recursos en Europa. A España lo que más le interesa es que sus principales clientes, que son las potencias europeas, no se paralicen. Si hubiera que escribir solo una carta a los Reyes Magos, no pediría que España haga malabares sino que la eurozona movilice recursos para la inversión a través del Banco Europeo de Inversiones.

¿Qué sector va a sufrir más?
Es que esta crisis tiene tres dimensiones importantes. Es una crisis de oferta, porque en la paralización de China se han interrumpido cadenas de producción transfronterizas; pero luego hemos visto también una crisis de demanda por el efecto temor en todo el mundo; y la tercera dimensión, el tercer choque, es una pérdida de riqueza financiera brutal. Llevamos tres semanas de sangrías en los mercados de acciones. Eso es importante porque está bloqueando determinados tipos de inversión.

Alicante es una provincia eminentemente turística y la incertidumbre no es buena. ¿Cómo ve la situación?
Desde luego la incertidumbre es mala y todo lo que sea comercio internacional lleva tiempo ya cayendo antes del coronavirus y eso es importante para la Comunidad Valenciana y para Alicante en concreto. En turismo hay que esperar a ver si el temor se reduce y si el verano atenúa esto, pero llevamos tres meses de 2020 en los que los transportes están sufriendo mucho. Aunque haya una recuperación a partir del segundo o tercer trimestre el daño ya está hecho.

En esta provincia se junta el coronavirus y el tema del Brexit. ¿Va a llegar la sangre al río o no será para tanto?
No, yo creo que el impacto del Brexit ya está asimilado en gran medida. El único efecto que podemos percibir a medio plazo es una depreciación de la libra frente al euro que podría frenar un poco los flujos turísticos hacia España o erosionar la capacidad adquisitiva de los británicos que viven en nuestro país.

¿Esta crisis es comparable a otra?
No cabe decir que esta crisis va a ser tan grave como la de 2008. Ha habido pérdidas bursátiles que no conocíamos desde entonces, pero confío en la capacidad de control y decisión de las autoridades que deben reaccionar mucho más diligentemente que en 2008. EE UU está reaccionando bien y hace falta que Europa no se duerma.

¿Para la economía, es peor el coronavirus o Trump?
Para la economía global, Trump no ha sido positivo pero él es muy cortoplacista y lo que quiere es llegar a fin de año con la economía que crezca no menos del 2 por ciento de cara a su reelección. Y como no tiene prejuicios va a adoptar las políticas de estímulo que sean necesarias para que el empleo no caiga y llegar con crecimiento a fin de año.

El viernes presenta Excesos en el comedor de un restaurante con sus lectores alrededor. Esperemos que no les amargue la noche a los comensales...
(Risas) No, voy a intentar que no.

Algo bueno de nuestra economía podrá contarles...
Pues que los últimos cuatro años de la economía española han sido en promedio bastante mejores que los de la Eurozona. Y sobre todo han mejorado las pequeñas y medianas empresas. Ha mejorado la estructura financiera, se ha llevado a cabo un proceso de desendeudamiento y la empresa media española está en mejor situación para aguantar una eventual recesión que hace diez años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook