29 de febrero de 2020
29.02.2020

Una distopía en clave de comedia para la III Residencia Estruch

Maror Produccions llevará a escena La langosta no se ha posado, de Francisco Suárez Lema, dirigida por Iván Jiménez

28.02.2020 | 22:16
Xavier Monzó, Tomás Mestre, María Dolores Padilla, Iván Jiménez, Elena Candela, Mila García y Diego L. Juan.

Durante ocho semanas se ensayará en el Principal de Alicante, donde se estrenará el 25 de septiembre.

Un avión en pleno vuelo, la presidenta, una azafata y un azafato, y un piloto que es un robot. Con estos curiosos personajes que sobrevuelan un mundo en decadencia y en vías de extinción, Francisco Javier Suárez Lema, una de las voces más destacadas de la dramaturgia contemporánea, ha creado La langosta no se ha posado, una distopía en tono de comedia. Y esta obra es la que llevará a escena la compañía Maror Produccions gracias a la Residencia José Estruch, que llega a su tercera edición impulsada por el Teatro Principal de Alicante.

Seis proyectos se presentaron a esta convocatoria, cuyo jurado finalmente se decantó «por unanimidad» por esta propuesta de Maror como ganadora y por Vivan las trágicas, de La Sogorb Artes Escénicas, con dramaturgia de Josi Alvarado, como finalista.

La langosta no se posó se llevará por primera vez a los escenarios, con dirección de Iván Jiménez y con Tomàs Mestre, Mila García, Elena Candela y Diego L. Juan como elenco de este montaje, que cuenta con Xavier Monzó como productor, Alberto Fermín como iluminador y Aitana Mestre como diseñadora de vestuario.

El equipo trabajará durante ocho semanas, entre junio y agosto, en el Principal, donde se estrenará el 25 de septiembre, dentro de la programación de Alacant a Escena, según anunció la subdirectora del teatro alicantino, María Dolores Padilla, que destacó que Maror Produccions recibirá 4.200 euros como caché y 4.500 euros como incentivo a la producción.

«Estuvimos barajando varios textos del mismo autor, pero este tenía algo que me cautivó y es contar algo muy profundo, porque habla sobre la muerte, la incertidumbre, casi sobre el fin del mundo, y contarlo desde un territorio de ficción me pareció interesante», destacó Iván Jiménez.

«Es una especie de distopía, en la que la presidenta huye para sobrevivir... un texto lleno de simbología que lo vamos a abordar desde el terreno de la comedia». Pero el director del montaje advierte: «La comedia no está en el texto en sí sino en las pausas, en el contexto, juega mucho a lo contrario de lo que se dice y se hace, dentro de que es una comedia negra y profunda».

Todo un reto


Para Mila García, que da vida a esta presidenta de ficción, el personaje es todo un reto. «Pensé que nunca me iba a llegar un tipo de personaje así, nunca he hecho nada parecido aunque llevo 30 años en teatro», aseguró la actriz, que vuelve a su zona de confort «que es la comedia».

Un reto que también asume Elena Candela, «porque confío en este equipo, no podía ser mejor», aseguró la actriz que dejó constancia de «la alegría» que supone que la Residencia Estruch «tenga continuidad».

Diego L. Juan da vida al piloto-robot, «a veces más humano que los humanos de verdad que viajan en el avión», en un mundo «que nos va deshumanizando y en el que aparece alguien que dice que hay sentimientos, sensaciones, incluso sexo... es muy divertido».

Para el actor y director de Maror, Tomàs Mestre, esta residencia «es una de las iniciativas fundamentales para mantener el tejido profesional de las artes escénicas en nuestra ciudad y nuestro entorno más inmediato».

Con La langosta no se ha posado, esta compañía afronta su cuarta producción y la primera en castellano. «La obra es de un autor que descubrimos a raíz de haber ganado el Premio Born y que estrenará dos obras este año y una tercera de teatro breve». Para Mestre, es un autor «que va a ser reconocido, un autor con una creación basada en la filosofía».

Después de las ocho semanas de ensayo en la sala Nuria Espert y la última ya en el escenario del Principal, llegará el estreno y la incertidumbre sobre el recorrido de la obra. «Pocas veces ocurre que tengamos una perspectiva de siete meses, lo cual nos hace respirar con cierta tranquilidad, es una pausa activa, que tiene que ver con la difusión de cara a los programadores, porque nuestro objetivo es que pueda moverse por diferentes escenarios». Sin descartar, eso sí, solicitar las ayudas que estén disponibles desde la Generalitat.

Cuarto montaje para Maror Produccions


Con esta obra de Francisco Javier Suárez Lema, La langosta no se ha posado, Maror Produccions afronta su cuarto montaje desde que la compañía echó a andar en 2015. El primero fue El crèdit, de Jordi Galcerán, que dirigió Sergi Belbell. Le siguió Porta'm al Bosc, de Joan Ramon Gironés y dirección de Mercé Vila Godoy.  El último fue Els dies de la nit, que se presentó en la Muestra de Autores de Alicante en 2019. Ahora, Maror afronta el que será su primer montaje en castellano y que supondrá el estreno mundial de esa obra sobre los escenarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook