31 de enero de 2020
31.01.2020

El quinteto de viento Spanish Brass como solistas

Josep Vicent dirige hoy a la orquesta ADDA Simfònica en obras de Leonard Bernstein, Christian Lindberg e Igor Stravinsky

31.01.2020 | 00:08
Leonard Bernstein.

Alicante, ADDA, 31 enero 2020. 20 horas

ADDA Simfònica Spanish Brass, solistas Josep Vicent, director


Leonard Bernstein (Lawrence, Massachusetts,1918-Nueva York,1990) Candide, obertura

El pianista, director de orquesta y compositor norteamericano realizó en 1954 la música de la película La ley del silencio, del director Elia Kazan, de la que Bernstein efectuaría una suite para orquesta, Candide, estrenada el 1 de diciembre de 1956 en el Teatro Martin Beck de Nueva York. El libreto de esta comedia musical es de Lilliam Hellmann, quien se inspiró en la conocida novela de Voltaire. En 1959 se estrenaría en Londres y se volvió a representar en Nueva York en 1973. El musicólogo Michel Parouty califica Candide como un «clásico» del género donde destaca en la obertura su resplandeciente fanfarria inicial «que nos conduce a un animado pasaje, con frases ascendentes y descendentes y un aire jocoso, a la que sigue una nueva sección de un lirismo encantador que cita el dúo O happy me, introducido por la flauta». La coda, llena igualmente de alegría, finaliza en un resplandeciente fuego de artificio.


Christian Lindberg

(Danderyd,1958)

Memorias desde una nube

?El pasado 6 de diciembre estuvo Christian Lindberg en Alicante dirigiendo la orquesta ADDA Simfònica e interpretando al trombón una de sus obras. En esta ocasión escucharemos con el quinteto de viento Spanish Brass, Memorias desde una nube, una obra del músico sueco, estrenada en Amberes bajo su dirección en 2010. La inspiración especial es un poema de Baudelaire, L'Albatros así como la ciudad de Barcelona, «una de mis favoritas en el mundo», escribe Lindberg.

El autor describe el primer movimiento como «un estudio sobre perturbaciones armónicas, donde un tango normal esta envenenado con notas que no pertenecen en absoluto a las armonías que construyen la pieza». El segundo movimiento es un recuerdo de una tarde en Barcelona con su familia, contemplando «un crepúsculo totalmente mágico». En el tercero recuerda a un enorme Lizard venenoso, y en el cuarto se refiere a los instrumentos de metal que se burlan, como hacen los albatros en el poema de Baudelaire.


Igor Stravinsky

(Oranienbaum, Rusia,1882- Nueva York, 1971)

La consagración de la primavera, cuadros de la Rusia pagana en dos partes

?Con esta obra Stravinsky transformó totalmente su lenguaje armónico y se impuso como uno de los creadores más radicales de un nuevo universo sonoro. Fue una obra rupturista en su época, con experimentos en la tonalidad, métrica, ritmo, acentuación y disonancia, que ha marcado la creación musical del siglo XX para otros muchos compositores. En Crónicas de mi vida relata Stravinsky como se le ocurrió la idea de La consagración de la primavera cuando todavía estaba trabajando en la finalización de la partitura de El pájaro de fuego. Cuenta que tuvo de repente la visión de un gran rito sagrado pagano, con los viejos sabios sentados en círculo observando la danza de la muerte de una joven a la que sacrificaban para ganarse el favor del dios de la primavera. La mayor parte de la partitura fue escrita en la localidad suiza de Clarens durante el invierno de 1912-1913. Se estrenó, por los Ballets Rusos de Diaghilev, en París, en el Teatro de Champs Elysées el 29 de mayo de 1913. La dirección musical corrió a cargo de Pierre Monteux y la coreografía del ballet fue del gran Nijinski. El escándalo fue monumental porque el público estaba acostumbrado a una tradición de ballet estetizante, y tanto la música como la coreografía rompían los moldes establecidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook