30 de enero de 2020
30.01.2020

Ídolos, las caras de la historia

El MARQ reúne por primera vez más de 200 piezas de estas figuras milenarias antropomorfas procedentes de una veintena de museos de España y Portugal

29.01.2020 | 23:36
Ídolos, las caras de la historia
Ídolos, las caras de la historia

La muestra se ha organizado junto al Museo Arqueológico Regional de Madrid.

«Los proyectos de esta envergadura tienen éxito porque son interesantes y rigurosos». Lo decía ayer Jorge Soler, director de exposiciones del MARQ, durante la presentación de Ídolos. Miradas milenarias, una muestra única que ha reunido por primera vez 226 de estas piezas antropomórficas procedentes de una veintena de museos de España y Portugal. La exposición, que ha comisariado Soler junto a la catedrática de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Henares, Primitiva Bueno, se ha organizado junto al Museo Arqueológico Regional de Madrid, donde se verá a partir de mayo, tras su clausura en Alicante el 19 de abril.

Ídolos realiza un recorrido por la imaginería propia del Neolítico y el Calcolítico, ofreciendo «una geografía de piezas que afecta a la mitad meridional de la Península Ibérica», según Soler. Unas figuras que presidían todas las relaciones sociales y que representaban a dioses o seres trascendentes.

Después de un «intenso trabajo» de dos años, se ha conseguido la primera muestra de estas piezas de la Península Ibérica de materiales como hueso, piedra, marfil y hasta oro. «En Europa es un ámbito ya trabajado, solo que aquí tenemos la mayor cantidad y variedad de figuritas, y el mayor conjunto de materias primas ricas. Y aquí se pueden ver ahora», destacó Primitiva Bueno. «Era un reto difícil porque las piezas estaban poco estudiadas, pero podemos contemplar en ellas cómo se querían hacer ver a sí mismos los grupos humanos desde 5.000 años antes de Cristo hasta el 2.000».

Según la catedrática, estas figuras muestran «como se vestían, qué peinados llevaban, cómo se adornaban, cómo se hacían, quién las hacía, el papel de las mujeres y cómo se trasladaron de generación en generación».

«Hemos ido caminando desde una arqueología romántica a una arqueología científica que nos da los datos de dónde estaban y con qué contexto, y ese salto es una de las mayores aportaciones de este trabajo».

Para Primitiva Bueno, una exposición «no es solo mostrar piezas bellas y ricas, es trasladar el nivel de investigación de un país donde se ha dado un salto cualitativo poniendo la arqueología de la Península Ibérica como una de las más importantes para reconstruir la historia antigua y cómo se proyecta en Europa». Un pasado «al que podemos mirar a los ojos a través de estas figuritas que tienen más de 4.000 años».

Un innovador montaje


La exposición se centra en dos salas y el pasillo que las antecede, con un innovador montaje, «un proyecto de enorme impacto porque conjuga en el espacio expositivo un riguroso y actual discurso científico -apuntó Jorge Soler-, un excelente diseño, unos cuidados medios audiovisuales, una potente gráfica y un cúmulo de recursos didácticos».

En el pasillo de acceso se pueden ver imágenes en tres dimensiones, «que nos permiten retrotraernos a las primeras esculturas humanas», que desde finales del siglo XIX se denominan ídolos. La primera sala ofrece el significado de estas expresiones milenarias por bloques para abordar a través de las piezas «las tipologías, los cuerpos, los rostros y sus significados». La segunda sala incluye «los contextos, los poblados, las cuevas, los megalitos, los yacimientos más destacados del territorio peninsular». Entre ellos, el dolmen de Montelirio en Sevilla y sus piezas de oro, «unos restos de gran valor y que hemos podido traer».

También se detiene en los hallazgos en Alicante. «Los ídolos oculados del Fontanal de Onil, que es un conjunto espectacular; los ídolos de la Cueva de la Pastora de Alcoy, uno de los enterramientos más importantes de la Comunidad Valenciana, o la Cova d'En Pardo».

La exposición se complementa con un catálogo en el que han intervenido una treintena de especialistas.

El director del MARQ, Manuel Olcina, hizo hincapié en la colaboración «con uno de los museos arqueológicos de mayor prestigio de nuestro país» y destacó que es la primera exposición que se monta «en unas salas renovadas».

También resaltó «la calidad científica y el atractivo montaje; cuando confluyen ambos factores, el resultado es la satisfacción plena del visitante».

Puertas abiertas


«El camino que abrimos con Ídolos supondrá un antes y un después en las relaciones entre la Diputación y la Comunidad de Madrid», aseguró la diputada de Cultura, Julia Parra, que anunció que el sábado y el domingo habrá jornadas de puertas abiertas en el MARQ para ver esta exposición, que es «un producto de gran calidad cultural», realizado con «un modelo colaborativo a seguir».

Para la consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera, «lo más importante es la colaboración de instituciones porque la cultura es el más poderoso elemento de unión».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook