19 de diciembre de 2019
19.12.2019

El arte oculto tras los fanzines

El festival Bello Público inaugura mañana en Las Cigarreras una exposición que saca a la luz la obra de artistas que colaboran en publicaciones underground de tirada reducida

18.12.2019 | 23:36
El arte oculto tras los fanzines

Entre ellos figuran Niño de Elche, Alicia G., Toni Cuatrero o José Ramón Bas.

El artista David Gil, el músico Carlos Izquierdo y el agitador cultural Alejandro Tévar lanzaron en 2007 el fanzine Fetiche, del que se editaron 16 números y en cada uno se incluía un objeto fetiche único (el trozo de un vinilo, el fotograma de una película...). En él colaboraron nombres como Forges, Lucia Etxebarria o Paco Mir y otras decenas de creadores alicantinos cuyas obras, dada la audiencia minoritaria de los fanzines, no llegaban al público general.

«Siempre hablábamos de hacer algo con Fetiche cuando se cumplieron los diez años y esta es una manera de hacer el fanzine con las personas pero en lugar de llevarlo al papel lo hemos traído a una sala», explican los responsables de Fetiche y comisarios de la exposición (contra) cultura Fanzine, que se inaugura mañana a las 20 horas en Las Cigarreras de Alicante, donde permanecerá hasta el 8 de febrero, dentro del festival Bello Público dedicado a la fusión de la música y la palabra.

Además de contar con un espacio específico que homenajea al fanzine, con varios ejemplos de estas publicaciones independientes de cultura alternativa o underground y un collage colectivo, la muestra ha encargado a un total de catorce artistas de la provincia que han trabajado activamente en proyectos fanzineros que expongan sus obras en la muestra, que cuenta con ilustraciones, instalaciones sonoras, murales, serigrafías, fotografías, esculturas o poesía.

«Queremos dar visibilidad a esa realidad que muchas veces se esconde en las ciudades y que por su carácter caótico termina desapareciendo», apunta Gil, para quien este mundo subterráneo siempre ha sido una oportunidad «para conocernos y conocer el trabajo de otros, que casi nunca llega a estas salas».

En Las Cigarreras se podrá ver, por ejemplo, el trabajo de Dani Bravo, que ha colgado en un tendedero las caras de los candidatos al Gobierno, aún «pendiente» de formarse; o la pieza sonora de Niño de Elche (Excrecencias), con tres horas de «ruinas, retazos, reflexiones, canciones y sonidos» del proceso de elaboración de su disco Antología del cante flamenco heterodoxo con fotos de Ricardo Cases sobre la construcción del traje del cantaor.

José Ramón Bas muestra su proyecto The, Los, Les Invisibles con niños de la calle de África, especialmente de Camerún, con quienes ha trabajado en un fanzine y del que ha surgido una exposición fotográfica; Carlos Izquierdo ha deconstruido un piano, paradigma de la música occidental, para construir escultóricamente «otras formas de concebir la música y desmitificar este instrumento», que expone junto a un texto proyectado escrito en un fanzine; David Gil ocupa 12 metros de pared con serigrafías que hablan de dioses, We used to be God; y Alicia G. fusiona poesía y fotografía. Detrito, D. Vanderh, Sandra Zajac, Toni Cuatrero, Llorenç Barber y Montserrat Palacios, Eixa e Ignacio Córdoba también participan en la muestra.

Dentro del festival, hoy (21 horas) en La Escuela Mistos se presenta el libro El hechizo del groove, con exposición de ilustraciones de Jaume Mira y actuación de Arim.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas