09 de octubre de 2019
09.10.2019
Entrevista Josep Vicent, director artístico del ADDA y director de ADDA simfònica

«El concierto del sábado va a ser histórico. Una celebración conjunta como sociedad»

Josep Vicent, director artístico del ADDA y director de ADDA simfònica, ha destacado que un concierto como el del día 12 siempre es un reto

09.10.2019 | 04:15
Desde 2015 Josep Vicent es Director Artístico y Musical del ADDA y de su orquesta estable.

Nos gustaría conocer su visión sobre la música al servicio de la sociedad y, en particular, de cómo puede ayudar ADDA Simfònica ante una catástrofe como la de la Vega Baja.

La música tiene, como ha demostrado históricamente, una enorme capacidad de conexión con el ser humano. Tiene un poder de generar ilusión, de generar puentes, que está absolutamente probado y es por eso que ponerla al servicio de cualquier situación en la que queramos que la gente sienta empatía hace que el hecho de ayudar pueda tener un trasfondo celebrativo. Y eso es lo que pretendemos, que uno sienta que pueda ayudar a través del placer de sentir el sonido con el cuerpo y con el alma.
 

¿Es la primera vez que la orquesta colabora en algo así?

Desde el nacimiento de ADDA Simfònica como una orquesta estable hace una temporada, la agrupación ha intentado estar siempre permeable a una acción social, paralela siempre a su actividad artística en temporada, en continua colaboración con la necesidades de la sociedad. Hemos realizado muchos conciertos benéficos, y diferentes actividades para acercar la música a instituciones que se dedican a ayudar a la gente: residencias para niños o para mayores con problemas de movilidad, hospitales... Es una actividad que consideramos prioritaria para una institución como es una orquesta sinfónica, que es una herramienta de movilización cultural y social.
 

¿Cómo recibieron la propuesta y cuáles son las sensaciones generales?

Siempre es un reto poner en pie un concierto como el del día 12, pero también es un momento absolutamente mágico, porque desde el principio hemos sentido que las instituciones impulsoras e implicadas como INFORMACIÓN, la Diputación, Ayuntamiento, Cruz Roja, Casa Mediterráneo, el ADDA... Han tenido una absoluta empatía poniendo todo lo que está en sus manos para hacer que el día 12 sea una auténtico revulsivo, y seguro que eso se va notar.

La sensación general es de agradecimiento y también de predisposición a vivir un momento muy especial, porque además un espacio de disfrute cultural, también va a ser una noche muy emotiva, un momento de ayudarnos los unos a los otros y de sentir que en el fondo, todos nosotros, seres humanos, a pesar de nuestras enormes diferencias, somos una gran hermandad.
 

¿Cómo fue el proceso de elección del programa?

Elegir el programa fue un proceso bonito, fui limitando las opciones a partir de una serie de premisas. Quería que fuera una música absolutamente emotiva, que proyectara una sensación de triunfo frente a la adversidad, pero a la vez una profunda sensación de consciencia y de transformación de una situación difícil. Como un gran Réquiem que deriva en un sonido de victoria.

Fue así como llegué a la fuerza de esta quinta sinfonía de Tchaikovsky, que ha sido símbolo histórico de la resistencia y de la capacidad regenerativa.
 

Siempre se habla de la música y su efecto curativo... ¿De qué manera la Sinfonía número 5 de Tchaikovsky puede llegar al corazón de la Vega Baja?

El mensaje que va a transmitir esta pieza tiene como símbolo la premonición del destino, en algunos momentos incluso con un carácter casi trágico, para acabar transformándose en una auténtica marcha triunfal. Hay un término que se utiliza mucho para esta obra que es «per aspera ad astra» qué significa, a través del esfuerzo (o la tragedia), el triunfo.

Valdría en breve hablar simbólicamente de una victoria del ser humano a través de la resistencia. Esta obra fue muy popular durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la gente necesitaba una música que les mantuviera positivos e ilusionados frente a la adversidad. Esta sinfonía fue interpretada continuamente durante la ocupación de Leningrado, cuando los ciudadanos querían transformar el temor en una ilusión nueva hacia el futuro.
 

La iniciativa ha tenido una buena acogida por parte de las instituciones... ¿Se espera también entre el público?

No tengo ninguna duda de que nuestro público va a acudir masivamente para hacer que este proyecto de recaudación para la reconstrucción tenga un enorme sentido, no solo simbólico, también efectivo.

De hecho, a falta de unos días para el concierto, toda la platea del auditorio está llena y eso significa que sobrepasamos ya las dos terceras partes del aforo. Estoy seguro que va ser un lleno, sold out total.
 

¿Cómo está preparándose la orquesta para el gran día? Imaginamos que a contrarreloj...

Cuando se trabaja en la construcción de una nueva partitura, en los ensayos o en la puesta en pie de las soluciones técnicas para afrontar una nueva música está, por una parte, la profesionalidad, pero por otra también la inspiración que se esté sintiendo, lo que hace que se afronte el proyecto con una capacidad creativa aún mayor.

En este caso en concreto hay una enorme inspiración, porque somos todos conscientes de que se trata de un concierto útil y dirigido de una manera directa a ayudar, lo que significa que el trabajo está siendo satisfactorio y maravilloso ya en el proceso de ensayos y ese es el ambiente que estamos viviendo.

Por supuesto, también a contrarreloj, porque se trata de una sinfonía absolutamente monumental, son muchos minutos de música, prácticamente una hora, en un ritual infinito y lleno de energía.
 

¿Qué pueden hacer aquellas personas que quieren colaborar pero no pueden asistir al evento?

La ayuda está al alcance de todos. Desde el ADDA, y pactado con todos los colaboradores del proyecto, se ha abierto un número de cuenta para la fila cero, que también está disponible en instanticket, para que todo el mundo pueda echar un cable aunque no puedan ir al concierto.
 

Por último... ¿Por qué debe asistir el público al concierto «Músicas para la reconstrucción» el sábado?

Hay tantos motivos por los cuales aconsejo, recomiendo y pido que todo el mundo sea parte de este día 12... No es un concierto desde el escenario hacia el público, es una celebración conjunta como sociedad, porque cuando la sociedad demuestra madurez es cuando es capaz de exceler por encima de las necesidades básicas para, a través de la cultura, pensar en generar puentes de solidaridad, y esta es la oportunidad del sábado.

No va a ser solo un concierto magnífico con una orquesta que suena absolutamente brutal, y que además está en un punto de inspiración maravilloso, sino que se trata de sentir esa hermandad que entre todos vamos a generar como sociedad, dándonos garantías de que estamos hombro con hombro cuándo es necesario.

Es un día que histórico y, obviamente, no nos lo podemos perder.
 

Datos del concierto

«MÚSICAS PARA LA RECONSTRUCCIÓN»

  • Sábado, 12 de octubre, 2019. 20:00 h. ADDA.

  • Concierto benéfico a favor de los afectados por la DANA.

  • Sinfonía número 5 de Tchaikovsky. Interpreta:

  • Orquesta ADDA Simfònica. Dirige: Josep Vicent

  • Compra tus entradas aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas