12 de julio de 2019
12.07.2019

Sol Picó lleva su vida a Nueva York

El documental De rodillas corazón inaugura hoy el Dance on Camera Festival en el Lincoln Center

11.07.2019 | 21:42
Un fotograma del documental De rodillas corazón, dirigido por Susanna Barranco y que resume el seguimiento personal y profesional de la bailarina y coreógrafa alcoyana Sol Picó.

«Es una dosis de sinceridad absoluta», asegura la artista sobre el trabajo, que recoge las experiencias vitales y profesionales de la bailarina y coreógrafa alcoyana.

Lo que empezó siendo una conversación de café mientras esperaban a los niños, se convirtió en un proyecto y después en una realidad. Tanto que el documental De rodillas corazón inaugura hoy el Dance on Camera Festival en el Lincoln Center de Nueva York. Sol Picó todavía no se cree que haya sido capaz de mostrarse en esta «dosis de sinceridad absoluta», que afronta con pudor y con muchas emociones encontradas.

Esta película, con guion y dirección de Susanna Barranco, muestra a la bailarina y coreógrafa alcoyana en algunos de sus mejores momentos, después de recibir el Premio Nacional de Danza, y en algunos de los peores, cuando tuvo un problema grave en la rodilla mientras bailaba en el escenario. También en la celebración de su 50 cumpleaños y las reflexiones en torno a una profesión que es tan vital para ella como dependiente del físico con el tiempo como mayor enemigo.

«Susanna me comentó la posibilidad de hacer un documental mientras esperábamos a los niños en el colegio y, la verdad, es que nos lo tomamos como en broma», asegura Sol Picó desde el aeropuerto antes de volar hacia Nueva York. «Al final fue tomando forma y empezamos a trabajar».

La directora y guionista del documental siguió los pasos de la bailarina durante casi dos años. «Me ha seguido con la cámara mucho tiempo y creo que ha hecho un trabajo excelente. Me veo y me da un poco de pudor, pero es una historia bastante auténtica, hay bastante de verdad y creo que te puedes ver reflejado porque ves un trabajo diario de superación, de ilusiones, de cosas buenas y cosas no tan buenas».

La cámara ha sido testigo de ensayos, de momentos de soledad en el camerino, de reflexiones, de actuaciones. «Ha viajado conmigo a París y por diferentes escenarios de España; coincidió también con la celebración de mi 50 cumpleaños... Han sido acontecimientos importantes para mi vida y mi trayectoria».

De rodillas corazón, que ha recibido ayudas de la Televisió de Catalunya y À Punt, habla además del futuro. «El mundo de la creación es muy bonito y aquí se muestra a la gente cómo se trabaja, se recogen testimonios de los artistas, habla de cómo llevar una compañía en nuestro país... Es una dosis de sinceridad absoluta, no hay trampa ni cartón».

Su 50 cumpleaños es un momento destacado de la película. «Tengo 50 años y ya está. Es así, es un trabajo físico que tiene un límite y hay que saber hasta donde llegar. Luego tengo además la otra parte de creación maravillosa que depende de mi cabeza y lo puedo traspasar a otros cuerpos», asegura Sol Picó. «Es verdad que he basado mi carrera mucho en mi propio trabajo como bailarina y me sigue emocionando, por eso es una difícil decisión. Pero de momento estoy preparando otro solo».

Esta noche, después de la proyección para inaugurar el Dance on Camera Festival, tiene previsto bailar en el Lincoln Center. «Al verlo pasé por un abanico de emociones, si soy sincera. Y ahí queda. Pero es un regalo para la vida».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook