11 de julio de 2019
11.07.2019

Bolleras de cómic en Alicante

Viñetas de tortas y bollos es una iniciativa para la visibilización lésbica - Diez artistas españolas y latinoamericanas colaboran en sus páginas

10.07.2019 | 22:54
Bolleras de cómic en Alicante

El martes se celebró en la Sede de la Universidad de Alicante una mesa redonda para presentar el cómic Viñetas de tortas y bollos, con la presencia de las ilustradoras Teresa Castro, Miriam Persand y Carla Berrocal. El cómic, que llega a Alicante gracias a la iniciativa del Vicerrectorado de Responsabilidad Social, Inclusión e Igualdad y del Vicerrectorado de Cultura, Lenguas y Deporte –al que pertenece el Aula de Cómic–, forma parte de un proyecto mayor llevado a cabo por las ONG Mugen Gainetik, que trabaja en Centroamérica, y Gehitu, del País Vasco. Su próximo objetivo a largo plazo es crear un proyecto similar con viñetas que versen sobre la realidad de las personas trans, buscando visibilizar y normalizar aquellas voces del colectivo LGBT que han sido silenciadas.

Las viñetas, cuyo eje vertebrador es visibilizar a las lesbianas, remiten a veces al pasado y a la situación de las mujeres del otro lado del charco. Además, según nos cuenta Teresa, al tener total libertad a la hora de crear sus ilustraciones, las diez autoras han tratado temas diversos entre los que se encuentran la denuncia del machismo y del racismo.

La historieta de Carla, titulada La salida, muestra cómo vivían las mujeres de la época de Franco su sexualidad; en concreto, las excursiones que hacían para encontrar esa libertad que se les negaba en las grandes ciudades, donde vivían escondidas e invisibilizadas. Las ilustraciones de Miriam, a través de gamas de colores irreales y personajes caracterizados como pájaros antropomorfos –de manera que, al ser un personaje neutro, cualquiera se pueda identificar con él–, tratan la crisis de los treinta mediante una reflexión sobre cómo la orientación sexual es parte de la identidad de una persona, la cual se va definiendo con los años. Teresa, que presenta en sus páginas la historia autobiográfica de una pareja de mujeres que viaja a Perú y se ven obligadas a cohibir su libertad por miedo a las represalias en un país desconocido, pretende mostrar el contraste entre dos peruanas, que viven su amor por encima de las dificultades, y la historia de su propia relación. Ellas tienen la suerte de no encontrarse esta situación de represión en España.


Dos páginas de Viñetas de tortas y bollos.

Sobre el equilibrio entre compromiso social y valor artístico, las tres autoras coinciden en la importancia de la responsabilidad social del artista y su obligación moral de implicarse con la realidad que le rodea. Teresa, que se define como «artivista», resalta que «es fundamental que utilicemos el arte como un arma de cambio de la sociedad». Con su cómic buscan impregnar la cultura popular de diversidad de contenidos «para intentar dar ese espacio a personas, personajes y realidades que existen, han existido y existirán», nos cuenta Carla. Por otra parte, están de acuerdo en que es necesario analizar cualquier tipo de arte con una perspectiva crítica; de manera que se pueda evitar la censura como solución, y que se opte por una mirada formada, capaz de deconstruir todo aquello que tenga tintes machistas, homófobos o xenófobos sin necesidad de destruir.


Orgullo


Con motivo de la celebración del mes del orgullo en Alicante y teniendo en cuenta las recientes polémicas, Miriam afirma que el orgullo «dejó de significar algo reivindicativo desde que entraron en juego las marcas» y Carla añade que «tiene que haber una manifestación de corte crítico y autogestionada». «El protagonismo tiene que ser del propio colectivo», añade. Sin embargo, Teresa ve necesaria esta financiación porque de ella depende, en parte, el trabajo de los colectivos LGBT durante el resto del año. Con todo, a pesar de las diferencias en las reivindicaciones de gays, lesbianas, trans y bisexuales, las autoras coinciden en la importancia de la unión de todo el colectivo para luchar contra las discriminaciones que siguen patentes en todos los aspectos de nuestra sociedad.

La visibilización del colectivo homosexual femenino en nuestra sociedad tiene en el arte un poderoso aliado potencial. En su calidad de artistas gráficas, Miriam, Teresa y Carla destacaron varios cómics que tratan la identidad sexual lesbiana como Unas lesbianas de cuidado, obra que calificaron de «indispensable» pese a reconocer que sus personajes están muy politizados y que su contexto americano la hace algo densa para los españoles, y los trabajos colaborativos de Susana Martín e Isabel Frank, que ponen a mujeres lesbianas como protagonistas de sus historias pero no colocan su identidad sexual como núcleo del argumento.

No obstante, criticaron la que probablemente es la obra más conocida de este tipo, El azul es un color cálido, que fue llevada al cine bajo el nombre de La vida de Adèle. Precisamente el modo en el que el séptimo arte ha tratado la realidad lésbica fue un punto en común para las tres ponentes, que coincidieron en que apenas hay referentes de calidad pese a la gran cantidad de títulos sobre la temática. Destacaron Carol -cinta de 2015 que coprotagonizan Cate Blanchett y Rooney Mara con seis candidaturas a los Premios Óscar-, Lazos ardientes, On loving woman y Me siento extraña, la primera película lésbica española, rodada en 1977 con Rocío Durcal y Bárbara Rey.

También quisieron hacer hincapié en cómo se ha tratado el subtexto en diversas obras, como en Tomates verdes fritos, en cuya adaptación cinematográfica no se refleja con claridad la orientación homosexual de sus protagonistas, muy evidente en el libro, o en la reciente Wonder woman, que en los cómics es abiertamente bisexual pero en la película tiene un tratamiento al respecto muy naif.

Viñetas de tortas y bollos se distribuye gratuitamente, y es posible descargarla en internet en https://drive.google.com/file/d/1h-csl24qWj5_FqTICWG9G-8r1s1gPjL4

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook