02 de julio de 2019
02.07.2019
Punto y aparte
Cantante y escritor

Ismael Serrano: «Me gusta contar historias en el formato que sea»

Acostumbrado a sintetizar historias para hacerlas canciones, Ismael Serrano publica El viento me lleva (Grijalbo)

01.07.2019 | 20:53
Ismael Serrano: «Me gusta contar historias en el formato que sea»

El libro se recrea en lo cotidiano y en los pequeños detalles para hablar «de gente pequeña».

P ¿Qué es El viento me lleva?
R Un libro de relatos que habla de gente que encontré en mis viajes y en el que sus protagonistas son gente sola que lucha contra la adversidad y que acaba entendiendo que nunca es tarde para emprender el viaje pendiente.

P ¿Y hacia dónde lleva a Ismael Serrano el viento?
R Uno siente que está en permanente viaje y que el viento lo arrastra de un lado para otro sin parar. El titiritero no sabe nunca hacia dónde lo llevan. Así entiendo yo el oficio del cantautor, con la guitarra al hombro y viajando, en mi caso, desde hace más de veinte años aunque la difusión de la música que uno hace no cuente con muchas plataformas.

P Ahora pasa de la guitarra al hombro al libro bajo el brazo.
R Sí, pero están conectados. El universo de los relatos se conecta con las canciones. Cuando escribes relatos puedes darle más capas a los personajes, extender ese universo. A mí me cuesta sintetizar para hacer una canción y los relatos me permiten huir un poco de eso y del rigor y la estructura de una canción.

P Amar, asustar, soñar, suspirar... utiliza mucho esos infinitivos en el libro.
R Definen el tono del libro. Es gente que sueña, gente que ama, gente que suspira...

P Pues necesitamos gente así.
R Sobre todo lo que necesitaríamos es no claudicar porque en todos los relatos uno trata de abrir la ventana a la esperanza.

P Habla de la capacidad que requiere sinterizar para escribir una canción, pero ¿cómo abordó el escribir este libro?
R Me dirijo a la misma gente aunque estos relatos puedan llegar a un público más amplio. Creo que escribir canciones y escribir relatos tiene que ver con un diálogo con uno mismo porque al final uno proyecta los miedos, las frustraciones, los anhelos, los sueños... y para mí es el mismo ejercicio terapéutico.

P ¿Era de cuentos?
R No tanto, fíjate. En un principio tenía pensado que los cuentos fueran más cortos y que fueran sobre mi gira o como una suerte de anecdotario a la manera de Galeano que son relatos cortos y tienen que ver con la oralidad, pero luego evolucionó para conectar más con la tradición de los cuentos latinoamericanos de Cortázar o Borges.

P ¿Por qué edita el libro ahora?
R Responde a una necesidad porque a mí me gusta mucho contar historias sobre el escenario. Tengo algo de cuentacuentos y en los conciertos me gusta introducir mis canciones. Me gusta convertir el recital en un relato y hacía tiempo que me apetecía escribir, probar y tener ese reto. Ha sido una experiencia satisfactoria y muy chula. La música me apasiona, pero lo que me gusta es contar historias en el formato que sea.

P ¿El libro está basado en hechos reales?
R Hay una parte real y otra de ficción.

P ¿Por qué la mayoría de los personajes no tienen nombre?
R No quería poner nombres porque no quería que tuvieran anclaje con la realidad. Fue un propósito y a veces, incluso me costó, pero quería mantenerlo como reto.

P ¿Las siete historias coinciden en...?
R En que son historias de soledades, de soledades que se encuentran y que de alguna manera están conectadas aunque no son conscientes de ello porque no afecta a su cotidianidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook