26 de junio de 2019
26.06.2019

Siete activistas con discapacidad, recuperadas del olvido en un libro

La psicóloga Calvo Novell reúne a mujeres que mejoraron la vida de todos gracias a su lucha

25.06.2019 | 19:45
Helen Keller en 1904.

Siete mujeres activistas y luchadoras, que además tenían una discapacidad notable, han sido recuperadas del olvido en un libro que repasa una trayectoria vital apasionante y un gran legado pese a que la historia les ha tratado injustamente. Diversas Mujeres Diversas. Historias de resiliencia, empoderamiento y olvido, de la Fundación Cermi Mujeres y editado por Cinca (2019), es el título de la psicóloga alicantina Carmen Calvo Novell, que durante los últimos 30 años ha trabajado en el Centro de Recursos Educativos de la ONCE de Alicante.

Ana Sullivan, María Blanchard, Hellen Keller, Gabriela Brimmer, María Theresia Von Paradis, Harriet Martineau y Rosario Acuña y Villanueva son estas «grandes» de entre los siglos XVIII y XX escogidas por «la audacia con la que tuvieron que abrirse hueco en la sociedad en que vivieron» y por su lucha por los derechos humanos, de las mujeres y los discapacitados, entre otras facetas. «Quería un libro de mujeres con discapacidad que en algún momento de sus vidas fueran conocidas y donde se reflejara su lucha personal y social para mejorar la vida de los ciudadanos y las ciudadanas», relata la autora.

Calvo Novell comenzó a escribir sobre la vida de la activista social estadounidense Helen Keller y su maestra, Ana Sullivan, y sin darse cuenta se encontró en el camino «con otras» para cerrar el círculo en siete, «un número mágico».

Helen Keller, que hablaba inglés, francés, alemán, griego, latín y griego, quedó sordociega a los 19 meses (1881) por una enfermedad infecciosa y para su educación sus padres contrataron a una institutriz, Ana Sullivan, con problemas visuales parciales. «Es la historia de una maestra empeñada en que una discapacidad no impida realizar los sueños de una persona. Sullivan ayudó a Keller a todo, y supo aflorar su talento excepcional para superar los obstáculos y llegar a aparecer en las revistas de la época como un ejemplo de superación», agrega. Keller destacó por sus poemas y escritos contra las injusticias en Estados Unidos, por ejemplo contra los capitalistas que se lucran de las guerras, y además de formar parte de un sindicato de trabajadores en la industria, creó una fundación sobre la salud de los soldados al regreso de los conflictos.

También activista a favor de los derechos de los afroamericanos, figuras como Albert Einstein o Charles Chaplin alabaron el papel de ambas y las dos fueron enterradas en la catedral de Washington.

Rosario Acuña (1850) nació en una familia de Madrid acomodada y a los 4 años padeció problemas visuales, por lo que fue educada por su padre, quien fomentó en ella un pensamiento crítico que, al fallecer éste, hizo que surgiera una personalidad anticlerical y feminista. Autora de obras teatrales, fue la primera mujer a la que la censura le cerró un teatro, el Alhambra de Madrid para su drama anticlerical El padre Juan, y también fue la primera en hablar en una velada poética en el Ateneo madrileño (1884).

Otra de las protagonistas es la santanderina María Blanchard, pintora de las vanguardias del XX en París con un destacado papel al inicio del cubismo aunque no se le reconoció en España, lo que hizo que renunciara a su primer apellido, Gutiérrez, para quedarse con el de su madre. Padecía cifoescoliosis, una curvatura anormal de la columna que le hacía parecer pequeña y encorvada, y debido a lo mal que fue tratada en España se desplazó a París donde «fue una más», según Calvo Novell, con Picasso, Juan Gris y otros.

La parálisis cerebral con que nació la mexicana Gabriela Brimmer (1947-2000) le impedía mover nada más que el dedo gordo del pie izquierdo pero no fue óbice para ir a la universidad, escribir poesía y fundar la Asociación de Derechos de las Personas con Alteraciones Motoras.

Calvo Novell fue directora del primer centro provincial de niños y niñas autistas de Alicante (1979-83) y su libro cuenta con ilustraciones de María Dolores Mulá y la foto de portada es de Pepe Calvo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook